ArtículosDaniel A. Pasquier RiveroIniciosemana del 16 de ABRIL al 22 de ABRIL

Brasil, OAS y la virginidad del TIPNIS

Lentamente se abre paso la verdad sobre el TIPNIS. Más de seis meses y las cosas por palacio, van despacio: la represión policial contra los indígenas de la VIII Marcha en defensa del TIPNIS tuvo lugar en Chaparina (cerca de Yucumo) el 25/9/2011 y, a pesar de que el Defensor del Pueblo en su momento incluyó la denuncia de “actos de tortura” durante la intervención policial, esto no parece haber acelerado el paso de las investigaciones. Después, todo el lío de los fiscales, que aparecen para el nombramiento y desaparecen a la hora de las audiencias para, finalmente, contemplar entre sorprendidos y resignados el febril accionar de todo el gobierno dirigido a volcar la “intangibilidad” del parque ratificada en la Ley 180.

El propio Presidente participa con su presencia entre los indígenas en la repartija de espejitos para “convencerlos” de la ventaja de estar con la construcción de la carretera por el Tramo II, que no se menciona. ¿Cuál será el compromiso, tan fuerte, que tiene el MAS o el presidente de las Federaciones de Cocaleros para comprometer de esta manera tan arriesgada su capital político y su credibilidad interna y externa? Las simpatías de la ciudadanía por la causa del TIPNIS, de las que se hizo eco y supo representar oportunamente el pueblo paceño saliendo en masa a recibir a los marchistas en octubre pasado, han quedado registradas de manera contundente y definitiva.

De repetirse durante la IX Marcha prevista que salga el 25 de abril próximo desde Chaparina hacia La Paz, tremendo carácter simbólico, podría ser definitivo para la continuidad de Evo Morales en el gobierno a partir del 2014. Y hasta pone en duda la continuidad del partido, que entró en cancha hace seis años para quedarse por 500 años.

Con su actitud en este tema el gobierno ha demostrado por enésima vez, parece que de manera más efectiva, que no aceptará de ninguna manera y en ningún momento reglas democráticas para el acceso y mantenimiento en el poder. De paso, implica una señal clara para los opositores: se organizan alrededor de una plataforma común o están decapitados políticamente antes de empezar la justa. Ante semejante evidencia, es natural que se vea desde la ciudadanía hasta como una estupidez persistir en proyectos personales cuando el reto es de esta envergadura.

OAS, la empresa brasilera metida en el conflicto gobierno-indígenas, se ha mantenido en cauteloso silencio. Su prestigio está en juego, y va camino al despeñadero. Las denuncias de sobreprecio le tocan; el delito es de quien da y no solo de quien recibe. La documentación con la denuncia corre por los estrados judiciales y, el MSM no soltará el hueso. Propone demasiadas evidencias. Por fin la empresa reconoce haber recibido el 20 % del costo de la carretera como adelanto: más de 80 millones de dólares. De esta manera contradice al propio gobierno boliviano que denuncia a OAS por incumplimiento en avances, cronogramas, de haber paralizado la obra sin autorización alguna.

Evo soltó a la luz pública, “le vamos a romper el contrato”; así salió en titulares de prensa. Entonces empieza OAS a defenderse, nada menos que con “no avanzamos porque no nos pagan”. ¿Y el adelanto? Según la gobernación del Beni, habían trabajos avanzados por la propia gobernación con otro financiamiento. Del lado del Chapare, bastantes kilómetros, según denuncia también del MSM, estaban abiertos, compactados y empedrados en gestiones anteriores y OAS cobra por “desmonte”. Aclárese. Conflicto con los indígenas, propietarios legales del TIPNIS, por un lado y, otro frente. El BNDES, banco del Brasil, ahora exige un nuevo contrato para continuar con el apoyo al proyecto (http://amazonia.org.br/2012/02/bndes-exige-um-novo-contrato-para-financiar-estrada-na-bol% C3%ADvia/). El anuncio realizado el 7 de febrero 2012 ha condicionado seguramente las declaraciones y hasta los desafíos posteriores del gobierno boliviano contra la empresa. ¡Ojo, es Brasil! Mientras corre para asegurar el resultado de la consulta “post” que pretende realizar en mayo; no es aceptable, ni soñando, una derrota. Todo es confusión, para colmo la declaración de OAS: ellos, legalmente, apoyan financieramente al Partido de los Trabajadores del Brasil, partido del ex presidente Lula, impulsor junto a Evo de la carretera… ¿La punta del ovillo?

Los nervios se pierden a veces en el momento menos oportuno. Y el ministro de la presidencia está dispuesto a demostrar que “la virginidad del parque” es un mito. Que allí se explota de todo y lo muestra con mapas satelitales, sobrevuelos, documentos con verificación de campo realizada por militares, que ya han hechos pascana definitiva en tierras y aguas del TIPNIS. Pasó al ataque de los dirigentes, por incompetentes o corruptos, con planillas y todo: después silencio, no se siguió el tema. Hasta que la presencia del ministro en el lugar fue rechazada por un Corregidor indígena que le exigió respeto, al mismo tiempo ratificaba que la IX Marcha va, sí o sí.

Por tanto, no basta romper el contrato con OAS, eso puede tener otros motivos; no basta decir que se respetará el resultado de la consulta a las comunidades indígenas, porque ya hay comunidades truchas por todos lados; no bastan las declaraciones de dirigentes “falsos” funcionales al gobierno porque se están creando organizaciones paralelas, lo de siempre.

En definitiva, la presidenta Dilma Rousseff debe jugar su carta de lucha contra la corrupción que le ha granjeado apoyo y simpatías dentro y fuera de Brasil, ayudando a desenvolver toda la madeja entre OAS/ABC/PT/MAS. ¿Lo hará? Al gobierno del Estado Plurinacional se le recomienda cordura, nada fácil, porque ya está demasiado metido en líos como para persistir en algo que huele podrido. Se tiienen que respetar la CPE y los derechos de los indígenas, que exigen la revocatoria de la Ley 222 como primera condición para iniciar el diálogo y, quizás, encontrar la solución técnica y financiera en un nuevo trazado del Tramo II que respete el corazón del TIPNIS. Aquí no tienen espacio los violentos, por el bien del país.

Ver más

Artículos relacionados

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba