Álvaro JordánArtículosIniciosemana del 30 de ABRIL al 6 de MAYO

Fascismo o Humanismo Superior

La humanidad toda y, en ella, cada individuo en particular, nos encontramos todos cada día más inmersos en una horrenda borrachera de poder que socaba nuestra dignidad, nuestra ansias de libertad, nuestras esperanzas de felicidad y amenaza nuestra existencia.

A partir de la crisis del poder, resultado del agotamiento del sistema productivo capitalista , ya sea éste privado o estatal, como expropiador del excedente del trabajo ajeno, se viene consolidando una desembozada fascistización de los Gobiernos del Planeta en un esfuerzo por lograr la protección de sus riquezas y privilegios.

En la medida que estos gobiernos ajustan sus políticas para preservar su sistema de explotación, lanzan a la calle nuevos ejércitos de desocupados, como sucede con España, Italia y Grecia, consolidando nuevos Estados ultraconservadores. En la medida que quieren ajustar sus abastecimientos energéticas, aprovechando los reclamos populares contra las satrapías árabes, se consolidan nuevos gobiernos militares al servicio del sistema de expropiación de los excedentes, como en Egipto, Libia y todos los de la llamada Primavera Árabe. Los Estados “democráticos” de Norteamérica y Europa invaden pueblos miserables como Afganistán con el pretexto de combatir el terrorismo de Osama Bin Laden, pueblos de culturas milenarias, como el de Irak, con el falso pretexto de controlar la expansión de las armas nucleares, desenmascarando su militarismo colonial.

En América, las luchas de los pueblos por mejores condiciones de vida se ven atrapadas por las falsas ofertas democráticas de caudillos militares a nombre de renovadas propuestas de socialismo, como los gobiernos militares del Comandante Hugo Chávez y el Comandante guerrillero Daniel Ortega. La fracasada izquierda tradicional logra camuflarse con un nuevo ropaje de humanismo indigenista y ambientalista para imponer nuevas estructuras del capitalismo estatal, como en Bolivia.

Renacen los viejos problemas coloniales, irresueltos, como es la ocupación de las Malvinas por Gran Bretaña, la ocupación del Litoral Boliviano por Chile, la disputa por el mar territorial entre Perú y de nuevo Chile, nuevos puntos de fricción fronteriza a causa de la eliminación por Colombia de refugios de terroristas en los territorios de los gobiernos izquierdistas de Ecuador y Venezuela. Se reabre el conflicto del archipiélago de San Andrés entre Colombia y Nicaragua.

Se crean nuevos roces fronterizos entre Nicaragua y Costa Rica. Y tampoco se debe olvidar la formación de milicias populares y paramilitares en Venezuela y Bolivia.

En el periodo de Lula, en el Brasil, el presupuesto militar creció en un 50% . En Bolivia, País declarado constitucionalmente como pacifista, ha programado para el año 2012 un presupuesto del Ministerio de Defensa del 25,1 % y del Ministerio de Gobierno del 23,6%, haciendo un total del 48,7% mientras que sólo asigna para el Ministerio de Educación un 4,1% y para el ministerio de Salud y Deportes un 8,4%, con lo que el Estado plurinacional de Bolivia está
mostrando su carácter represivo y violento, recordemos la matanza en Pando, la invasión de hordas paramilitares a Santa Cruz, los muertos de la Calancha, entre otros; es el menosprecio por la educación de un pueblo analfabeto, que es mayoritario en el campo y los anillos de pobreza urbana, y a la atención de la salud, cuya miseria de cuerpos moribundos y desparramados en los pasillos de los hospitales agreden toda conciencia humana, además de su despreocupación por el sector productivo y alimentario al asignar sólo el 1,2 % al primero y 6,6% al segundo, en un pueblo con una informalidad que alcanza el 80% de la fuerza laboral.

Sin embargo, el poder hegemónico se ve cada día más debilitado a causa de la creciente escasez de los recursos naturales, y la crisis del 2008 mantiene su agresividad, la economía de los Estados Unidos de Norteamérica apenas se sostiene a costa del incremento de los desocupados y de los recortes del gasto público. La Unión Europea hace malabarismos para intentar desesperadamente sostener la unidad que se desmorona. Francia y Alemania están planteando el establecimiento nuevamente de las fronteras nacionales para impedir la masiva migración interna que se produce a causa de la crisis de España, Grecia e Italia. Se plantea la posibilidad de reintroducir las monedas
nacionales. Los índices de crecimiento promedio están estancados y el crecimiento de China ha empezado a disminuir.

América Latina es la región que todavía tiene índices de desarrollo aún envidiables, aprovechando que el achicamiento de las reservas de las materias primas, las han encarecido, beneficiando a los países productores de éstas, los que son precisamente los de América Latina. Pero también la crisis los amenaza, ya que el achicamiento de la producción mundial disminuirá su demanda y se avizora una disminución de los precios de éstas y con ello, su crisis.

Ante el empequeñecimiento de los recursos, ante los irrefrenables y amenazantes reclamos populares por trabajo y contra la delincuencia y ante la falta de propuestas de políticas que den solución a la crisis del sistema cada vez más militarizados, la única alternativa posible, de contenido humano, es la sustitución del poder decadente, sostén de las riquezas ilegitimas, por una nueva cultura que reivindique la defensa de la paz, que preserve la libertad, respete la riqueza de las diferencias y su equilibrio con la naturaleza.

Una nueva política humanista, del Humanismo Superior, requiere una economía que reconozca el derecho de cada ser viviente al disfrute personal de las riquezas del mundo, para ello es indispensable una distribución equitativa del producto de su trabajo, que nadie se apropie del resultado del esfuerzo personal. Es una necesidad existencial para preservar la vida, con bienestar y en equilibrio con el medio.

El bienestar humano está estrechamente vinculado al equilibrio con la naturaleza. El humanismo superior desprecia toda política servil que no respete la dignidad humana, por lo tanto rechaza el adulo hipócrita a la “Madre Tierra”. Con la naturaleza, la que es mucho más integradora que “La Madre Tierra”, debe existir una relación de equilibrio horizontal, la naturaleza debe ser querida como nuestra hermana, de cuya existencia depende la nuestra, es una herencia sagrada de nuestros ancestros kandirenses.

Las diferencias irreconciliables entre los intereses de distintos sectores económicos, sociales y culturales exigen una reestructuración administrativa al servicio de las bases, sustentadas en el diálogo y respetuosa de las diferencias, con lo que se hace indispensable la desaparición de la verticalidad del poder y su reemplazo con una autoridad surgida y controlada desde abajo.

Estos cambios no violentos se van haciendo cada día más factibles, gracias el acelerado incremento del conocimiento, facilitado por su intercambio mundial en tiempo cero y por el vacío que va surgiendo como resultado del creciente debilitamiento del poder que nos agrede.

Solo está faltando la organización, la que la humanidad no se atreve todavía a encarar con decisión para consolidar la era del Humanismo Superior.

En las tierras del Libertador Grigotá, 1º de Mayo del 2012

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba