Alcides Parejas MorenoArtículosIniciosemana del 11 de JUNIO al 17 de JUNIO

PARA QUE SIGA SIENDO TAN SEÑORA, EXIJO RESPETARLA

Me tomo la libertad de tomar unas líneas de una de las más bellas canciones que Chabuca Granda, la peruana universal, le dedicó a Lima, “para que siga siendo tan señora”. Para que Santa Cruz de la Sierra pueda seguir siendo tan señora, exijo que todos, propios y extraños, la respeten.

No he vacilado ni un segundo en utilizar el verbo exigir, siendo un ciudadano de a pie que no representa a nadie, sencillamente por el gran amor que tengo por esta ciudad. Y no es sólo por la ciudad, porque he aprendido de los grandes de la historiografía cruceña que la historia de Santa Cruz de la Sierra es la historia de la Gobernación, y la de la Gobernación es la historia de la ciudad. Hace pocos días un joven que dirige un programa de televisión para gente de su edad me preguntó si amaba esta ciudad. Le dije que apasionadamente; como un hijo a su madre; como un enamorado a la mujer elegida; como un súbdito a una reina.

Santa Cruz de la Sierra ha cumplido a cabalidad –a pesar de todo, incluso de nosotros mismos, los cruceños—el rol que le ha deparado la historia. Lo ha hecho con altivez y cabalidad. Sin embargo, en estos últimos años la ciudad está sufriendo un ataque sistemático y artero –de parte de propios y extraños—que la están llevando a un callejón sin salida.

En la historia reciente, los cruceños fuimos los que tomamos la bandera de la autonomía. Primero luchamos por la autonomía municipal, consiguiendo la elección democrática de los munícipes, y luego a la gran aventura de las autonomías departamentales. Como la iniciativa venía de parte de los cruceños, desde el principio fue satanizada y se le puso el mote de separatistas, como tantas veces a lo largo de la historia del siglo XX. Cuando parecía que el fruto podía madurar y convertirse en una realidad, el gobierno del MAS se propuso la destrucción sistemática de todo lo cruceño. Es por eso que, entre otras cosas, prostituyó las autonomías departamentales y en forma dañina y perversa ya convirtió en aliada del centralismo. Con toda razón Carlos Dabdoub dice que actualmente tenemos una autonomía “de pliqui”.

Y vuelvo al inicio. Yo, Alcides Parejas Moreno, ciudadano de a pie que ama apasionadamente esta ciudad, exijo respeto para ella, como lo exigiría por mi madre, por mi amada, por mi reina. En primer lugar a las autoridades, que son las que todos los días borran con el codo lo que escriben con la mano. Cuando digo autoridades, me refiero a todas, porque no c reo que ninguna pueda decir que está libre de culpa y se atreva a tirar la primera piedra. Todas estas autoridades han violado la autonomía municipal, sobre todo cuando han recurrido a la “mediación” del poder central para resolver un problema que sólo compite a la ciudad y a sus ediles. Una cosa es hacer visitas protocolares a las autoridades para informar y otra pedir la intervención, como se ha venido haciendo sistemáticamente.

Exijo respeto para la ciudad porque cuando no se cumplen las leyes a cabalidad y se cometen actos de agresión entre autoridades, se está faltando el respeto a la ciudad y a los ciudadanos. Esto ocurre porque la autoridades elegidas por el voto ciudadano olvidan que se deben a la ciudad y no a los caciques de los partidos o de las agrupaciones ciudadanas. Por otra parte, es el resultado del trabajo que desde hace más de seis años está realizando el MAS (OBJETIVO DESTRUCCIÓN) y lo está consiguiendo: nos estamos peleando entre nosotros mismos. Lo vemos en la ciudad capital y en el resto del departamento.

La crisis que estamos viviendo no es sólo culpa de las autoridades, de ella participamos todos los ciudadanos, ya sea por comisión o por omisión (nomeimportismo cómodo y asesino). Soy plenamente consciente que ya no somos la pequeña ciudad de hace 50 años y vamos camino de los dos millones de habitantes, muchos recién llegados a los que la ciudad les resulta extraña y ajena; sin embargo, exijo respeto a mi ciudad de parte de todos, sobre todo de los recién llegados. Exijo respeto de todos.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba