VIDEOS
TUMPA
Compilados del Programa Radial:
JUVENTUDES ICEES
Espacio de actividades:
Boletín ICEES:
de publicación quincenal.
Más y mejor Internet para Bolivia
SUSCRIBASE
Para recibir las publicaciones del día:

ESCRIBA SU EMAIL:

Revisa tu bandeja de entrada luego de escribir aquí tu email.

TWITTER
síguenos ahora:
VIDEOS
URGENTE
embarazos precoces:
Gestión nacional y departamental
El Presidente es desaprobado por 49 de cada 100 bolivianos
IDENTIFICACIÓN ÉTNICA EN BOLIVIA CENSO 2001
PEDÍ MÁS EDUCACIÓN
Si te pega
NO TE QUIERE
CENTRO DEPORTIVO LAS PALMAS
haz tu seserva ahora:
Agregate
en las redes sociales
conectados ahora:

A LOS CRUCEÑOS DE HOY
Alcides Parejas Moreno

Hace pocos días releí uno de los poemas más bellos y significativos que se han escrito en la lengua castellana. Se trata de la “Balada para los poetas andaluces de hoy”, de Rafael Alberti (1902—1999), uno de los grandes de la llamada Generación del 27. La lectura de este poema me ha sacudido profundamente, pues aunque Alberti se dirige a los andaluces de la segunda mitad del siglo XX, pareciera que el poeta nos estuviera hablando a los cruceños de hoy, en este año del Señor de 2012.

Qué cantan, qué miran, qué sienten los poetas andaluces de hoy, reclama la voz del poeta, que enseguida responde que cantan, miran y sienten como hombres, pero insiste de manera apremiante: “Dónde están los hombres”, porque cuando cantan, miran y sienten “parece que están solos”. Esta realidad a la que se enfrenta el poeta y a la que hace enfrentarse a los lectores hace que eche un grito adolorido que le sale de lo profundo del alma: “¿Es que ya Andalucía se ha quedado sin nadie?/ ¿Es acaso que en los montes andaluces no hay nadie?/ ¿Qué en los mares y campos andaluces no hay nadie?”. Y Para aguijonear todavía más, después de decir que los poetas andaluces cantan, miran y sienten como hombres se pregunta “¿Pero, donde están los hombres?”.

Hace más de cien años ——desde el Memorando de 1904—los cruceños tomamos conciencia de nuestra marginalidad e iniciamos el largo y penoso camino de afirmación de lo nuestro, de visibilizarnos en un país en el que la llanura sólo era tomada en cuenta por algún poeta despistado. Gracias a los hombres de la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos (fundada en 1903), el proceso se inició a partir de la historia. Esto hizo que la comunidad cruceña se mirara al espejo y poco a poco tomara conciencia de sí misma y a partir de esa singularidad luchara para ocupar un sitio dentro de la vida republicana y, sobre todo, ser protagonista del momento histórico y proyectar su futuro. En estos cien años los cruceños hemos aprendido —gracias a la heroicidad de los que nos han precedido en el tiempo— que si queremos ser protagonistas de la construcción de nuestro futuro tenemos que hacerlo nosotros mismos contra viento y marea; que somos bolivianos porque nos da la gana y, sobre todo, y como consecuencia de lo anterior, que primero es Santa Cruz.

El proceso, con sus altas y bajas, con sus victorias y sus fracasos, siguió su curso, hasta que llegó el momento en el que los cruceños nos visibilizamos ante Bolivia y el mundo y tomamos las riendas de nuestro presente y futuro. Aprendimos que trabajando desde Santa Cruz y con el empuje cruceño, lo estábamos haciendo para todo el país. Y creo que así lo empezó a entender una buena parte de la ciudadanía boliviana. Sin embargo, en estos últimos cinco años los cruceños y lo cruceño, hemos empezado a caer en un abismo insondable que nos está llevando a echar por la borda la maravillosa herencia que nos han legado con sangre y sudor nuestros antecesores en la historia. Parafraseando al poeta andaluz, los cruceños de hoy cantamos con voz de hombre, “pero, dónde están los hombres?”; con ojos de hombre miramos, “¿pero dónde los hombres”?; con pecho de hombre sentimos, “¿Pero, dónde los hombres”.

El maravilloso poema de Alberti termina con una voz de esperanza, pues él es un andaluz para quien Andalucía es primero. “Cantad alto. Oiréis que oyen otros oídos./ Mirad alto. Veréis que miran otros ojos./ Latid alto. Sabréis que palpita otra sangre”. Yo también quiero terminar este artículo con el optimismo del poeta del Puerto de Santa María. Si bien es cierto que de pronto miramos a nuestro alrededor y vemos cruceños cansados, pero sobre todo desencantados, asediados por la desesperanza y la frustración, que están al borde de la rendición y a punto de vender su progenitura por un plato de lentejas, es hora de reaccionar. Nos oyen otros oídos, nos miran otros ojos, palpita otra sangre.

Primero Santa Cruz. No renunciemos a lo nuestro; no renunciemos a nosotros mismos.


SÍGUENOS EN FACEBOOK
Tipo de Cambio
cambio a $us.:
Compra: 6,96 Bs. Venta: 6,86 Bs. UFV: 1,99538 Bs.
Artículos
anteriores
EL GAS NUESTRO DE CADA DÍA Y PUTIN
Ismael Schabib Montero
Programa de Liderazgo en Medio Ambiente – Universidad de California, Berkeley
REPORTE PGnet No. 403: TAREA PRIORITARIA: FORTALECER EL ESTADO NACIONAL
Saul J. Escalera
Nuevas clases medias y elecciones en América Latina
LOS BUENITOS DE “LA IZQUIERDA”, LOS MALOTES DE “LA DERECHA”
Ismael Schabib Montero
Ayotzinapa, metástasis de la cadena Coca-cocaína
Jimmy Ortiz Saucedo
LA PRESENTACION DEL PRESUPUESTO
Armando Méndez Morales
Archivos oficiales confirman la complicidad de Fidel Castro con la dictadura de Videla
Agenda digital y energética
Boris Santos Gómez
¿SOLO CULTURA MULTICOLOR?
Manfredo Kempff Suárez
Bolivianismos en la politiquería corrupta
Winston Estremadoiro
Camino a la soledad
Marcelo Ostria Trigo
Tributo a una biblioteca envidiable
Enrique Fernández García
LA BIBLIOTECA ITINERANTE DEL EXILIO
Manfredo Kempff Suárez
Evo: yo soy el más macho
Maria Galindo
Al pueblo no le importa la democracia
Jimmy Ortiz Saucedo
Reflexiones poselectorales
Marcelo Ostria Trigo
El ilusorio derrumbe del socialismo
Enrique Fernández García
La caballería boliviana en son de yaraví
Winston Estremadoiro
¿Y QUÉ SERÁ DEL SATÉLITE?
Manfredo Kempff Suárez
Autonomía Regional: ¿Qué hacemos?
Esteban Farfán Romero
Los desafíos del tercer mandato
Flavio Machicado Saravia
Las elecciones en Brasil y la relación con Bolivia
Winston Estremadoiro
La caída del precio del petróleo
Marcelo Ostria Trigo
Las guerras internas de Alberto Laiseca
Colaboradores
De Artículos
  • Alain Muñoz
  • Alcides Parejas Moreno
  • Alejandro Chafuen
  • Álvaro Jordán
  • Álvaro Riveros Tejada
  • Andrés Gómez Vela
  • Andrés Oppenheimer
  • Ángel Sandóval
  • Antonio Sánchez García
  • Armando Méndez Morales
  • Baldomero Vásquez Soto
  • Boris Santos Gómez
  • Carlos Alberto Montaner
  • Carlos Dabdoub Arrien
  • Carlos Guzmán Vedia
  • Carlos Hugo Barbery Alpire
  • Carlos Miranda Pacheco
  • Carlos Schlink
  • Carlos Toranzo Roca
  • Carlos Valverde Bravo
  • CEPAL
  • Christian Riavale
  • Claudio Ferrufino-Coqueugniot
  • Comité Cívico Femenino de Santa Cruz
  • Comité pro Santa Cruz
  • Daniel A. Pasquier Rivero
  • Dante N. Pino Archondo
  • Dario Monasterio Suárez
  • David Horowitz
  • Eduardo Escobar
  • Enrique Fernández García
  • Enrique Velazco Reckling
  • Erika Brockmann Quiroga
  • Esteban Farfán Romero
  • Fernando Prado Salomón
  • Fernando Salazar Paredes
  • Fernando Savater
  • Flavio Machicado Saravia
  • Francesc Arroyo
  • Francesco Zaratti
  • Francisco José Ballesta
  • Franklin E. Alcaraz Del C.
  • Fundación Konrad Adenauer
  • Fundación Milenio
  • Fundación UNIR
  • Gary A. Rodriguez A.
  • Gastón Solares Ávila
  • Gonzalo Chavez
  • Guillermo Capobianco Ribera
  • Guillermo Mariaca
  • Guísela López Rivas
  • H. C. F. Mansilla
  • Harold Olmos
  • Héctor E. Schamis
  • Humberto Vacaflor
  • IBCE CIFRAS
  • Ismael Schabib Montero
  • Iván Arias Duran
  • Jacqueline Patiño
  • Jean Pierre Lavaud
  • Jesús Yavari Cortez
  • Jimena Costas
  • Jimmy Ortiz Saucedo
  • Joaquín Monasterio Pinckert
  • Jorge Espinoza Morales
  • Jorge Lazarte
  • Jorge Márquez
  • Jorge Muzam
  • José Brechner
  • José Gramunt de Moragas
  • José Luis Parada
  • José Luis Santistevan
  • Juan Carlos Zuleta Calderón
  • Juan Claudio Lechín
  • Julio Cesar Gil Quiroga
  • Luis González Quintanilla
  • Luis Nassif
  • Luis Yáñez Valdez
  • Maggy Talavera
  • Manfredo Kempff Suárez
  • Marcelo Ostria Trigo
  • Marco Zelaya
  • Maria Galindo
  • Mario Panique
  • Mario Vargas Llosa
  • Mauricio Medinaceli Monrroy
  • Nicholas D. Kristof
  • Nicomedes Suárez Araúz
  • Oscar Díaz Arnau
  • Patricio Navia
  • Paúl A. Coca Suárez Arana
  • Pedro Shimose
  • Percy Añez Castedo
  • Pilar Rahola
  • POPULI
  • Rafael Puente
  • Richard Osinaga Muñoz
  • Roberto Barbery Anaya
  • Roberto Burgos Cantor
  • Rodolfo Mier Luzio
  • Rodrigo Araya Allerding
  • Romano Paz
  • S.R.A. Gutiérrez
  • Sara Cuevas V.
  • Saul J. Escalera
  • Sergio Antelo Gutiérrez
  • Sergio Villa
  • Sol de Pando
  • Susana Seleme Antelo
  • Sylvia Chafuen
  • Walter H. Zuleta Roncal
  • Walter Reynaga
  • Walter “Puka” Reyesvilla
  • Wilson García Mérida
  • Winston Estremadoiro
  • Yoani Sánchez
  • VISITAS:
    IPs contadas:
    free counters
     
    Instituto de Ciencia, Economía, Educación y Salud
    Direccion:
    Av. Mutualista N° 2285 Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
    Teléfono: (591-3) 3481805
    Email: contacto@icees.org.bo
    copyright © ICEES 2014
    Hosting
    www.scz.com.bo