ArtículosClaudio Ferrufino-CoqueugniotIniciosemana del 29 de OCTUBRE al 4 de NOVIEMBRE

MONÓCULO – El fin del capitalismo

¿No era que el 21 de diciembre festejaríamos el fin del capitalismo? ¿O Choquehuanca hará su fiesta privada de victoria al mismo tiempo que Evo danza con Goldman Sachs? Parece que hay un pequeño desfase entre lo que se dice y se hace. Problemas del “plurilismo”, no del pluralismo, supongo. Los capitalistas de Wall Street querrán brindar con Coca-Cola, y Evo tendrá que reconocer a la Coca-Cola, y no a la coca, como icono universal. Todo sea por riqueza. Ideología, ideas -si las hay-, discursos, pueden dejarse de lado cuando de potentados o reinas se trata. En suma, no hemos cambiado y el pongueaje espiritual es cosa difícil de destetar.

Mientras tanto me entretengo en mirar caricaturas y leer mofas acerca del gobierno en Facebook. Recuérdese que durante la República de Weimar surgió una corriente satírica de excepción, ya eternizada, en literatura, dibujo, pintura, café-concert, y demás. Los nazis terminaron con eso. La catalogaron genéricamente como arte degenerado. El poder detesta sobre todas las cosas que se burlen de él. Por eso desean mostrarse castos, impolutos, incólumes, víctimas de la sinrazón, de lo artero de aquellos que no comprenden a los grandes hombres. Pinochet jugaba a intachable y miren al vulgar ratero.

Yo que alistaba mi traje local, entre hispánico y nativo, para echar sahumerios y señales de humo a mis compatriotas con las buenas nuevas estoy ahora confundido. ¿Tendré que desempolvar la etiqueta con la que asistí a juicios y reuniones? ¿Archivar preciosos awayos que separé de mi colección para vestir a la familia? ¿Desterrar cualquier rastro de la bebida maldita de casa? ¿Tomar ron con mate de coca? Qué hacer. Me dejaron con los crespos hechos. Ahora entro al ordenador y veo el precio de los bonos bolivianos en la Bolsa.

Unos amigos chamanes, de Oaxaca y Chiapas, no están menos confundidos que yo. Y Russell Means, el gran activista sioux que acaba de morir, no sabe qué le dirá a Manitú de la terrible traición de sus congéneres al sur, de donde, según los amautas, vendrían los guerreros luminosos a limpiar la tierra. Creo que leí demasiado El Eternauta de Oesterheld, y veo marcianos y héroes por todo lado. O alguien me jugó una mala pasada y me introdujo en un culebrón de Paulo Coelho del cual no puedo salir.

El canciller venía preparando el agasajo de la nueva era. Puso a los mayas de su lado, sin preguntarles, claro, que polvo hace mucho son. Se distribuyeron invitaciones y aunque dudo que alguien sensato asistiese, se siguió hablando de eso. Creo que lo solucionan con unas Cokes en frente de cámaras, para sellar su adhesión a la economía de mercado y la libre empresa. Tal vez con suerte podrán tomarse fotos con Zuckerberg y mencionar que el asunto de regular el Face es “cosa del pasado”, como se dijo a los Borbones en ocasión anterior y ahora poco respecto a la conquista. La política de congraciarse, de jugar por la imagen a como dé lugar. Francia tuvo el imperio napoleónico; Bolivia el camaleónico.

Creo que hay descuido sin embargo en los pasos caóticos con que tropiezan. Dejan rastros para los que no se necesita un lebrel; resaltan a simple vista. Y la vida enseña, a pesar de tantos desdenes, que surge el momento de rendir cuentas. El otrora poderoso Lula, a quien hasta ahora no se ha tocado porque hizo avanzar el Brasil, tendrá que jubilarse de la política. La corrupción del llamado mensalão todavía no lo alcanza, o no de lleno, pero pone una caterva de exsalvadores de la humanidad, guerrilleros y románticos de izquierda amigos suyos en el banquillo de los ladrones (burlándose de sus propios muertos).

¿A quién creer? Que sigan anotando nombres y apellidos y resaltando los tintes pseudo revolucionarios de la triste realidad. Choquehuanca tendrá que postergar el fin del capitalismo para el otro año. ¿Acerca del aguinaldo de los amautas?… Métanle nomás.
25/10/12

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba