ArtículosIniciosemana del 26 de NOVIEMBRE al 2 de DICIEMBRESusana Seleme Antelo

El poder se pudre y huele como la peste

O como relata Shakespeare en “Hamlet”, cuando el príncipe se entera que su padre ha muerto de manera extraña y que su madre se ha casado con su cuñado. La verdad le fue revelada por el fantasma del rey asesinado por su padrastro y nuevo esposo de la reina. El dramaturgo le hace decir a Hamlet la famosa frase “Algo se pudre en Dinamarca”. Y no se equivocaba: la ambición por el poder y un amor adultero, indujo a cometer el crimen.

Tampoco nos equivocamos quienes afirmamos que en la Bolivia plurificciones la corrupción huele a podrido, según se confirma hoy, tras sospechas de larga data, una vez descubiertas poderosas redes delincuenciales incrustadas en instancias judiciales, ministeriales y otras como el manejo de bienes incautados al narcotráfico.

El gobierno plurificciones del presidente Evo Morales se ha hecho el distraído ante hechos que involucran directamente a sus personeros de arriba a bajo. Ya se sabe que el entuerto recién descubierto de detención, encarcelamiento, extorsión y robo a cuatro manos de las muchas propiedades de un inversionista norteamericano, Jacob Ostreicher, no es un hecho aislado.

Ha destapado otros de grueso calibre. El destape no ha sido gracias al gobierno de Morales, como ya se jactan todos sus miembros, sino al interés del gobierno de Estados Unidos –el FBI, según informes de prensa- por la suerte de su conciudadano, víctima de una banda de extorsionadores y delincuentes, integrada por funcionarios públicos.

La visita del actor Sean PEN a su conciudadano Ostreicher, no fue fortuita: se debió a esas laboras de inteligencia, y sirvió para comprobar el deplorable estado de salud del “gringo” como le dicen, tras 19 meses de detención, en una calamitosa cárcel en Santa Cruz, como lo son todas en Bolivia. Sus propios acusadores, Fernando Rivera Tardío y Denis Rodas Limachi, son nada más ni nada menos que directores jurídicos del ministerio de gobierno, hace cinco años.

Entretelones más o menos, se sabe que Rivera Tardío obligó a que un juez que dictó la libertad de Ostreicher hace meses, que la anulara bajo la amenaza de ser destituido del cargo, según la propia declaración del juez ante una comisión que investiga los hechos. Rivera y Rodas, ya en prisión, fueron detenidos en Tarija, mientras asistían a una audiencia conclusiva del complot terrorista-separatista contra ciudadanos del Oriente, la llamada ‘Media Luna autonomista’.*

Tampoco es fortuito que Rivera y Rodas, sean los acusadores que han mandado a la cárcel y al exilio a 39 personas sindicadas de terrorismo y separatismo sin prueba alguna, y extorsionados sin medida ni clemencia por el famoso fiscal Marcelo Sosa y otros compinches que camina como Pedro por su casa.

El complot terrorista al desnudo.

Hace mucho tiempo se sospechaba que las bombas puestas contra la casa de un senador oficialista y del cardenal Julio Terrazas, en abril de 2009, fueron colocadas por agentes de un comando de elite del ministerio de Gobierno. Hoy está confirmado por el que fuera testigo clave del gobierno, Ignacio Villa Vargas, conocido como el Viejo.

De la explosión de esos artefactos, sale el título ‘terrorista’ con el que se involucra ciudadanos de Santa Cruz, Beni y Pando. En la mencionada audiencia conclusiva, celebrada en Tarija en violación al derecho de juez natural, pues los hechos ocurrieron en Santa Cruz de la Sierra, Villa Vargas, incriminó públicamente a agentes del ministerio de Gobierno y la Policía como autores del complot contra la autonomía y su dirigencia. Los autores de los atentados fueron los agentes de Inteligencia Walter Andrade y Marilyn Vargas, alias ‘Karen’, a quienes Villa Vargas acompañó como chofer.

Se tenía sospechas y el ‘Viejo’ confirma ahora, que esos agentes fueron los responsables del allanamiento al Hotel La Américas de Santa Cruz, la madrugada del 16 de abril de 2009 y del asesinato extrajudicial, en ese lugar, del grupo mercenario de Eduardo Rózsa, Árpad Magyarosi y Michel Dwyer, con aval del entonces ministro de Gobierno, Alfredo Rada.

El Viejo, testigo ya desechado, está procesado porque hace tiempo reveló haber sido ‘comprado’ por el gobierno. En Tarija confesó que fue contratado por el agente del ministerio de Gobierno, Luis Norberto Clavijo, de quien recibía Bs. 7.000 al mes mientras estuvo infiltrado en el grupo de Rózsa. Aquella madrugada de abril, el agente Clavijo le habría dicho “Matamos a Rozsa… Me llamaron del teléfono del muerto”.

Mientras el Viejo relataba que fue torturado con cigarrillos apagados en brazos y piernas, que le sacaban la uñas con pinzas y lo amenazaban con secuestrar a su hijo, el famoso fiscal Sosa –según testigos oyentes y presentes en la audiencia-miraba a Vila Vargas y se pasaba el dedo por el cuello. Ante ese ademán, Villa Vargas preguntó “¿Que me quiere decir con su dedo el fiscal Sosa?”.

El húngaro Elöd Tóásó, sobreviviente de la masacre del Hotel La América, también denunció haber sido torturado, y pidió su libertad. Además se presentó un pedido de juicio contra el fiscal Sosa por secuestro y los presos, trasladados de la cárcel de La Paz a Tarija pedían trato más digno, pues el resto de detenidos en esa cárcel local no quieren que permanezcan ahí. Existe hacinamiento, desde luego, los hostigan y les impiden usar sus baños.

Los dos directores jurídicos de marras, también son los que presentaron, en 2011, la denuncia contra los dirigentes del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) por supuesto secuestro del canciller David Choquehuanca. Fue durante la VIII marcha en defensa del TIPNIS, mientras los autores de la brutal represión en Chaparina contra esos indígenas, están libres de polvo y paja y el ministro de entonces, es embajador de Bolivia ante Naciones Unidas.

Conclusión preliminar

¿Cuándo acabará este sainete que también huele podrido, como la peste, y lleva más de tres años con ciudadanos detenidos sin sentencia y sometidos a la humillación individual y familar? Como el autonomista y exprefecto de Pando Leopoldo Fernández, detenido hace 4 años en una maniobra orquestada por el oficialismo y que costó vidas. O como el senador Roger Pinto, asilado en la embajada de Brasil hace meses, por haber denunciado estos y otros entuertos.

Si los ministros de gobierno y los ‘jefazos’ no sabían los teje-menejes nada santos de sus funcionarios, y como éstos ejercían presión para revertir fallos judiciales que favorecían a distintos imputados, es que son unos ineptos, y deja en ridículo a la ministra anticorrupción. ¿Qué controla? O peor aún, que sabiéndolo porque so sus autores intelectuales , pongan cara ‘de yo no fui’. Sabemos también que era parte del macabro plan de “robarle el alma a los k’aras’, a cualquier precio, corrupción incluida. Salvo el pillaje grosero, supongo, sabían todo.

Como la peste negra o la bubónica, que mataron físicamente a miles y miles de personas, la corrupción en la administración pública no manda al otro mundo a ningún corrupto, y sin embargo, enmascarada, descubierta o no, es una peste política. Asesina la credibilidad y la confianza de la ciudadanía en los gobernantes y descalifica la práctica política como servicio responsable, transparente y con rendición de cuentas ante la sociedad.

Durante estos 7 años de ejercicio del poder, la corrupción es un comportamiento casi habitual, que no inmuta a los poderosos hombres del Estado Plurificciones, pluri-corrupción. Disfrazados de demócratas e impolutos, en los hechos son tributarios de dictaduras electoreras que anulan la independencia de poderes para manejar el poder judicial a su libre arbitrio. No en vano anularon la del poder judicial, para manejar al administración de justicia a su libre arbitrio.

En otras palabras, para evitar que exista un poder que ponga freno a los excesos del poder y garantice una justicia independiente con jueces y fiscales probos, que detengan abusos de toda índole. Como los aplicados a la oposición política, vía delitos contra los Derechos Humanos, civiles y políticos, amén de graves hechos de corrupción, como los que giran en torno al narcotráfico y al contrabando.

Después del escándalo hoy develado, tendremos chivos expiatorios a granel. Sin embargo, los autores intelectuales de tantos agravios y humillaciones a ciudadanos bolivianos y extranjeros, seguirán haciéndose los distraídos y la corrupción, como la peste seguirá colándose por todos los resquicios del poder político.
Pienso en ¡Imagine! de John Lennon: vivir sin tener que matar o morir, en busca de la paz, y en cambio, Bolivia tan cerca del gobierno sin ética ni estética de Evo Morales y sus hombres!

*La autonomía que propugna Santa Cruz desde hace más de un siglo, siempre fue una roca incómoda para todos lo gobiernos. Para el de Morales y sus hombres, centralistas antidemocráticos que buscan el poder total, fue un imperativo destruir a su dirigencia a como de lugar. De ahí la sentencia cruceña de que la autonomía no divide a país, sino al poder centralista.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba