ArtículosDaniel A. Pasquier RiveroIniciosemana del 18 de MARZO al 24 de MARZO

Imperceptible línea entre realidad y alucinación

onu-evo-cocaQue la realidad es y existe ha sido tema central en la filosofía desde los primeros tiempos. Si duda, basta cruzar una calle sin mirar a izquierda ni derecha. Con un poco de suerte, el puñado de huesos rotos le demostrará empíricamente que la realidad se impone implacable, y que tiene sus leyes. De nada sirve negarla con interpretaciones subjetivas, a veces intelectualoides o simplemente caprichosas. Solo se la puede controlar en parte, después de conocerla, y bien: constituye ese mundo que nos rodea, al que pertenecemos y nos atraviesa en todas las dimensiones.

Hacerla a un lado, vivir como si no estuviera allí, o desfigurarla de tal modo hasta convertirla en irreconocible o inentendible, es señal de enfermedad mental, ya que es el cerebro la base sobre la que operan nuestros sentidos y sobre cuya información opera la inteligencia. Existe otra posibilidad. Que se actúe bajo la acción de sustancias que alteran temporalmente el normal funcionamiento de la estructura cerebral (drogas, en sentido coloquial), lo que explica que de vez en cuando hay personas volando, se creen pajaritos, hasta que salen por la ventana. No tendrán tiempo para tomar conciencia de que están aterrizando, de que los seres alados son capaces de mantenerse en el aire ni, mucho menos, de concluir físicamente que el golpe significa la presencia de la gravedad, lo real.

Reflexiones motivadas por sucesos desconcertantes recientes. La ONU, capítulo sobre el Control y lucha contra el uso de estupefacientes, ha dejado establecido que el masticar (acullicar) hoja de coca dentro del territorio donde tradicional o ancestralmente se ha practicado queda fuera de las restricciones de la Convención de Viena 1961. También aclaró, para evitar desviaciones en la interpretación, que se mantenían firmes las restricciones a la promoción y comercio de coca fuera de Bolivia. Lo mismo es válido, por extensión, para Perú y Colombia, los otros cultivadores de coca.

No se entiende cómo Evo, en el mismo foro, “intente interpretar de otro modo” la resolución, tratando de convencer de que la hoja no contiene cocaína, que ésta es producto de la manipulación industriosa del hombre con sustancias precursoras, y que la va a exportar a todo el mundo en diferentes productos. Está demostrado hasta el cansancio: la cocaína, como otra docena de alucinógenos, está presente de manera natural en la hoja de coca. La formación de los miembros del foro sobre el tema está por encima de la capacidad de sugestión o dotes de orador del presidente. No va a convencer repitiendo lo que no es verdad. Va a perder prestigio, él y la propuesta del país. Pierde credibilidad, cuando es fundamental mantenerla para contar con el apoyo, necesario, de la comunidad internacional en la lucha contra el narcotráfico, destino final de la coca excedentaria, que es, para colmo, casi toda la que está fuera de los Yungas. Esto no es de ahora. Bolivia está en ligas mayores del narcotráfico. El 2010 figuraba junto a Burma y Venezuela, el 2011 lo hace con Colombia y México. Sin embargo, Evo defendió el éxito de la estrategia boliviana (en realidad, masista y cocalera) frente al narcotráfico pero, al mismo tiempo, reconoce que ha fracasado, “hay más droga, hay más violencia y hay más lavado de dinero”. Habla como Jefe de Estado, no como presidente de los cocaleros, a los que por supuesto les está yendo mejor que nunca.

Reclamar el apoyo internacional, ¿no es una contradicción? A la Unión Europea se le contesta con chiquilladas cuando reclaman por los resultados del famoso estudio sobre, cuánta coca hace falta para el acullico en el país. Cómo tener “buenas relaciones con toda Europa”, cuando es una vergüenza seguir retrasando ese estudio financiado por la UE y con plazo vencido hace años. En Viena, suelta un panegírico al libertador de Latinoamérica, insepulto en Caracas, sin mencionar que puso a disposición de la lucha contra el imperialismo y el capitalismo la inmensa renta petrolera venezolana, a costa de la propia Venezuela. Sin mencionar que lo acumulado era gracias a los precios exorbitantes del petróleo pagado por los capitalistas, no era fruto de la gestión del nuevo libertador, cuya huella todavía fresca está marcada por su radicalidad, e imitada por otros “hermanos”, donde no cabe la disidencia, la oposición ni el juego democrático en la vida institucional. Olvidó el detalle, estaba en la Austria capitalista y en Francia capitalista e imperialista.

Realismo o alucinaciones preocupantes. El “presidente encargado” de Venezuela, nueva figura no constitucional, no se sabe si a sugerencia de Chávez o de Castro, mirando al cielo y juntando las manos ante un anfiteatro lleno de seguidores, transmite lo que le ha llegado, se supone, desde el más allá. Su padre, su hermano, su caudillo, está en el cielo, al lado de Cristo, y allá, con su mano, “de alguna manera” ha influido para que sea elegido un Papa latinoamericano: aplausos, gritos histéricos, solo falta el gallo para cortarle el cuello y tomar su sangre, rememorando época y estilo de Papá “Doc”.

¿Es la realidad paranormal? La experimentada seguramente por el TCP ante la consulta constitucional sobre la legalidad del prorroguismo presidencial. Con la CPE abierta, allí donde se lee “serán tomados en cuenta”, refiriéndose al período previo a la aprobación de la nueva CPE, entiende “no serán tomados en cuenta”, y el Evo está habilitado para un tercer período. Lo cual él mismo había adelantado a todos, quizás por ondas electromagnéticas, que la consulta era inútil, que no hacía falta, ¿ya sabía el resultado? Se entiende la preocupación de Sebastián Piñera cuando insiste “Chile cumple y respeta los tratados, lo firmado”.

Parece un mal contagioso. El Vice se lanza a la conquista de la energía nuclear. Cuenta, probable, con que los cientos o miles de bachilleres formados bajo los parámetros del “vivir bien”, insertos en la nueva ley de educación, alcanzarán niveles de conocimiento adecuados para usar dicha tecnología, ¿con alguna ayudita de los iraníes? Ese plan secreto, es posible, se lo pueda esclarecer en consulta al ahora ¿embalsamado? libertador, falta buscar el “medium” o la droga adecuada. La realidad, en definitiva, puede estar muy cerca, ¿o serán puras alucinaciones?

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba