ArtículosInicioPercy Añez Castedosemana del 5 de AGOSTO al 11 de AGOSTO

Los eternos invisibles

“Los extremistas pusieron la mano y se quemaron en las llamas que ellos mismos encendieron”
Paul Johnson

La abismal diferencia entre los datos preliminares del censo que fueron emitidos en enero y los resultados que fueron publicados hace días, demuestra una clara intencionalidad política. Muchas personas e instituciones están pidiendo explicaciones y hasta el momento ninguna autoridad ha podido aclarar con argumentos técnicos la razón de semejante margen de error, un 3,49% a nivel nacional; y cómo no señalar el grotesco desfase de Cochabamba (9,29%), Tarija (5,22%), Santa Cruz (4,36%) o Chuquisaca (4,09%).

Esta manipulación afecta fundamentalmente a los más desfavorecidos, a los eternos invisibles, a la eterna periferia. Afecta a la imagen de un poder público que está dedicado en ser el rey de la improvisación, la incapacidad y el gran distribuidor de incertidumbre. Encender y enfrentar pasiones, vender humo y distraer la atención de lo importante, parece ser la mayor especialidad de los mandamases de nuestras instituciones. No quieren compadecerse de aquellas personas acostumbradas a vivir en la precariedad, en la desatención, acostumbradas a no ser vistas, a no contar.

Nos atiborran de discursos patrioteros, aluden a la inclusión y a la unidad, pero sus acciones no promueven reconciliación ni justicia, son fábrica de fricción y prejuicios. No son capaces de generar confianza, ni siquiera en temas tan delicados; en este caso, un censo de población y vivienda, que determinará la distribución de los recursos y la representación parlamentaria de al menos una década, en un país que es tremendamente pobre y que necesita, sobre todo, eficiencia y transparencia.

Nos están dando motivos para pensar que no quieren combatir la pobreza. Quizás piensan como Georges Sorel, que en sus Reflexiones sobre la violencia, afirma que hay que hacer revolución antes de que los pobres sean minoría. Por eso están a gusto liderando revoluciones gatopardianas, le tienen miedo al verdadero cambio y al progreso, necesitan pobreza para seguir deambulando enceguecidos en el poder. De nada sirve mentir: si jugás con fuego, inevitablemente, tarde o temprano, te terminás quemando.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba