ArtículosInicioPercy Añez Castedosemana del 2 de SEPTIEMBRE al 8 de SEPTIEMBRE

León XIII y sus continuadores

Gioacchino Pecci –León XIII– fue elegido papa en el año 1878 y su pontificado se extendió hasta el 1903, uno de los más largos. Fue flexible, dialogante, de aire renovador. Tiene muchos rasgos de aquel “hombre nuevo” de comienzos del siglo XX, aficionado a la ciencia, pero sin descuidar la filosofía y teología.

Negaba incompatibilidad entre ciencia y fe; más bien, llamaba a los católicos a dedicarse a las ciencias de una manera honesta y responsable, advirtiendo inteligentemente, no sucumbir ante los peligros del cientifismo, que décadas más tarde –como si de una predicción se haya tratado–, pasaría una cara factura al orden moral de occidente. De la misma manera se refería sobre la política, instaba a los católicos a involucrarse y dejar esa actitud, hasta entonces, abstencionista. No pedía la creación de un partido católico, sino que éstos participen en las estructuras existentes, decidiendo en plena libertad el partido más acorde al pensamiento de cada uno.

También, su famosa encíclica, Rerum Novarum, sentó las bases de lo que hoy conocemos como la Doctrina Social de la Iglesia, justo en un momento en que acontecían graves problemas sociales, debido al brusco cambio y dinamismo, que provocó la revolución industrial. Reprochó tanto al egoísmo explotador como al marxismo violento; habló claro y fuerte sobre el respeto a la propiedad, la justicia social y puso a la iglesia como la gran clarificadora en este campo.

Asimismo, señaló la limitación del mercado como único cohesionador social, ya que la actividad económica también necesita formas internas de solidaridad, como la lógica del don y la gratuidad, pregonada décadas más tarde por Marcel Mauss, en un genial ensayo antropológico, que alcanzó fama mundial. Todo su pensamiento, sencillo y coherente, también dejó profundas huellas en sus sucesores, entre ellos, Pío XI, Juan XXIII, Juan Pablo II, Benedicto XVI, y especialmente, pienso que en Francisco, que muy a su manera tan llena de vida, nos pide manifestarnos contra la injusticia, “no balconear la vida”, eliminar la “globalización de la indiferencia” siendo más sensibles y empáticos por las personas que alrededor nuestro no la están pasando bien.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba