ArtículosInicioPercy Añez Castedosemana del 4 de NOVIEMBRE al 10 de NOVIEMBRE

Los padres helicópteros

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir en la ciudad de Pamplona al 41º congreso nacional de la enseñanza privada, que se celebró bajo el lema: “Abriendo caminos en una encrucijada educativa”. Se partió de la premisa de que educar se presenta como una verdadera carrera de obstáculos, entre los cuales tenemos: Estados omnipresentes de incansable vocación reguladora, un creciente psicologismo, esto es, explicar el comportamiento humano únicamente bajo el criterio determinista de fuerza y estímulo, y padres sobreprotectores.

El improductivo y desgastador debate en torno a leyes educativas, ese vicioso normativismo jurídico de herencia napoleónica, que nos trata de convencer que lograremos cambios positivos únicamente mediante la legislación, la creciente demagogia cientificista con la que se trata de dar razón a los comportamientos usando únicamente la psicología, son problemas conocidos y que hace falta combatir con urgencia. No obstante, me pareció muy valiente que en esta oportunidad se haya hecho mención de un factor clave y que suele pasar desapercibido: los padres.

Para Alejandro Navas, uno de los disertantes, los “padres helicópteros” o padres sobreprotectores son un obstáculo en la tarea educativa. La extrema planificación a la que someten a los hijos da lugar a personas mimadas, caprichosas, que creen tener el mundo a sus pies. Si bien es indispensable que los padres se involucren y colaboren, es dañino que lo hagan con una línea de conducta de sobreprotección enceguecida, porque quitan a los hijos tiempo para ensuciarse, golpearse y ser normales, hacen de ellos personas que difícilmente podrán solucionar sus problemas cuando estén solos. Un ejemplo son las directivas de padres, que en lugar de ser organizaciones para el trabajo conjunto entre profesor y familia, son más bien especies de lobbies de presión que perjudica el proceso de crecimiento y maduración del alumno.

Valió la pena conocer gente experimentada del mundo de la educación, alimentar un poco las inquietudes y, sobre todo, caer en cuenta de que los desafíos de la educación en España son muy similares a los de América, al menos muy similares a los de Santa Cruz. Hay que hacer frente a los problemas antes de que se conviertan en crisis. Quizá lo más urgente sea que los colegios tengan como prioridad, no solo formar alumnos, sino también familias. No es posible salir de la encrucijada si los padres, tratando de ayudar, hacen todo lo contrario.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba