ArtículosDario Monasterio SuárezIniciosemana del 10 de FEBRERO al 16 de FEBRERO

El pacto fiscal 50-50

50-50 pacto fiscal

La Ley Marco de Autonomías y Descentralización (LMAD) norma el pacto fiscal y pone como plazo máximo al Gobierno para la presentación de una propuesta consensuada: “seis meses después de publicados los resultados oficiales del próximo Censo”, plazo que feneció este 31 de enero.

En junio, en la Feria del Libro de Santa Cruz presenté el libro Descentralización y pacto fiscal en Bolivia, que concluye con una propuesta específica de distribución de recursos.

Esta propuesta se basa en teorías de federalismo y descentralización fiscal, pero está adaptada a nuestra realidad y al proceso dialéctico e irreversible de descentralización, autonomía y o federalismo en Bolivia.

Proceso que se inició a fines de la década de los 50 con el pago de las regalías hidrocarburíferas; continuó en la década de los 90 con la Ley de Participación Popular (LPP), que descentralizó recursos fiscales a municipios y universidades; y avanzó en la década pasada, en lo estrictamente fiscal, con el pago del IDH (2005), a pesar de los retrocesos posteriores.

A 20 años de la LPP y con la información estadística intercensal anterior y posterior a esa ley, pudimos concluir que la descentralización de recursos fiscales, gracias a una mejor identificación de las necesidades del ciudadano, mejora la calidad de vida de la población medida en indicadores de educación, salud, saneamiento básico e infraestructura de la vivienda, según el método de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI).

Con esa experiencia municipal, positiva y comprobada, el próximo paso del proceso es descentralizar más los recursos, haciendo copartícipes a los gobiernos departamentales, lo que les permitirá que dejen de depender ‘peligrosamente’ del rentismo y de factores externos que son los que determinan el precio de los hidrocarburos y, por consecuencia, el pago de las regalías.

¿Cuál debería ser el porcentaje de los Impuestos Nacionales a ser distribuidos entre los gobiernos departamentales? La teoría de descentralización fiscal recomienda que estas “transferencias sean utilizadas donde la provisión de bienes y servicios públicos generen beneficios para los residentes de otras jurisdicciones.”

Así, sobre la base histórica de la población migrante en Bolivia, la coparticipación a las gobernaciones departamentales debería ser del 15%.

Esto, sumado al 10% de un Fondo de Compensación a ser distribuido a los departamentos y municipios más pobres; a los actuales 20% de municipios y 5% de universidades públicas; nos da como resultado la propuesta del pacto fiscal 50-50: 50% para las entidades territoriales autónomas y un 50% para el Gobierno central.

El gobierno central insiste en evadir la discusión del pacto fiscal, situación que además de ilegal es un grave error político porque con este acuerdo tenemos la oportunidad histórica de compensar las desigualdades en la provisión de bienes y servicios públicos para lograr una mejora, ya comprobada, de la calidad de vida de todos los bolivianos y una real y profunda reducción de la pobreza.

Fuente: ElDeber

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba