ArtículosInicioJimmy Ortiz Saucedosemana del 7 de ABRIL al 13 de ABRIL

MORALEJA DEL CONFLICTO POR LEY MINERA

() Noticia: Enfrentamientos causan dos muertos y 40 heridos (El Deber 01-04-14).- Dos muertos y más de 40 heridos es el trágico desenlace de los enfrentamientos entre mineros y la Policía ayer por la tarde. Los cooperativistas bloquearon varias carreteras entre La Paz, Oruro, Potosí, Sucre y Cochabamba para exigir que no se modifique el proyecto de ley minera que ahora analiza la Asamblea.

() Comentario: La aprobación de la ley Minera es otra página negra de la historia boliviana. Siguen sumando los muertos de Evo Morales, pese a que Su Excelencia prometió que «este sería un gobierno sin muerto» (youtube 3-10-07). ¡Y ya van más muertos que en el gobierno de Goni!

Tardaron 3 años en elaborar la ley, no consensuaron con todos los sectores involucrados; pese a que el Presidente dijo lo contrario (Cambio 18-03-14). Se mostró una descarada imposición del poder Ejecutivo con el Legislativo: «El Jefe de Estado pidió al Legislativo que la futura norma se apruebe sin modificación» (Cambio 18-03-14). Siguiendo la tradición, los opositores no fueron tomados en cuenta en los debates parlamentarios

Extrañamente no fueron leales con sus aliados, los cooperativistas mineros, modificando el anteproyecto que fue presentado con bombos y platillos por el Presidente, lo que causó la protesta generalizada del sector.

Fue aquí donde se mostró la peor cara del conflicto. La forma antidemocrática e incivilizada que se tiene en Bolivia para dirimir controversias, principalmente en el occidente del país: bloqueos de carreteras dañando a un pueblo inocente, violencia verbal de uno y otro lado, dinamita coca alcohol muertos y heridos, policías tomados como rehenes y graves acusaciones entre representantes policiales, declaraciones contradictorias entre ministerios.

Violaciones a la Constitución, a los derechos humanos y a la Carta Democrática Interamericana de la OEA. Finalmente la impunidad total; nadie será sancionado por todas estas barbaridades, como siempre.

Es triste constatar que en este país las políticas públicas se diseñan en las calles. Este es un país donde los violentos tienen más posibilidades de conseguir sus reivindicaciones que los ciudadanos pacíficos y civilizados. En el Estado cocalero son más efectivas las dinamitas que las razones.

Enseñanzas mínimas que debiéramos aprender de este conflicto:

– No queremos más muertes por la violencia política, ya basta con los muertos diarios  de la inseguridad ciudadana, de un Estado que no cuida a su pueblo.

– Las leyes deben nacer en función del bien común. No se pueden hacer leyes a medida de sectores determinados, así no es posible construir un Pacto Social duradero y justo.

– Las leyes deben tener el debate que la democracia exige, en el parlamento. No es posible persistir con las leyes empaquetadas, que se imponen desde el Ejecutivo al estilo de la política tradicional. Estas leyes después no se cumplen, o su cumplimento causa conflictos. Consenso es la palabra mágica de la democracia.

– Los bloqueos tienen que ser frenados en seco. Ellos se han transformado en un verdadero deporte nacional. Lógicamente que esto será difícil, puesto que Evo Morales fue uno de sus más notables propulsores. Una ley específica debiera penalizarlos drásticamente. Los perjuicios económicos y sociales que ellos causan son inconmensurables. Ya basta de tanto abuso y prepotencia.

Un apunte final, espero que este conflicto no hubiera sido una cortina de humo para tapar el escándalo en que se encuentra metido Garcia Linera. Me parecen raras algunas cosas: Fencomin es un baluarte masista. El Presidente apoyó firmemente la ley. Una facción del parlamento masista la modifica. ¿para jochear los petos? Los policías fueron mal pertrechados al bloqueo minero. Los dos muertos tienen disparos en la cabeza (El Potosí 3-04-14). ¿Todo esto es casualidad? Yo se que es mucha villanía pensar así, pero de villanías vivimos últimamente.

(20140408)

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba