ArtículosInicioMarcelo Ostria Trigosemana del 19 de MAYO al 25 de MAYO

El poder eterno:unobjetivo inaceptable

“Las reelecciones indefinidas son parte de una cultura política basada en la supuesta existencia de líderes providenciales que debería ser abandonada” (Editorial de La Nación, Buenos Aires. 15.05.2014). Esta tendencia no es reciente; es antigua. Ahora la siguen los caudillos populistas que creen –y se les hace creer– que son insustituibles, indispensables e imprescindibles para su país, como pensaban los monarcas absolutos (“L’État, c’est moi”: Luís XIV), y pretenden hacer creer que es legítimo conservar indefinidamente el gobierno. Inclusive llegan a aceptar resabios del comunismo en su peor expresión, como el de la dinastía norcoreana y a dictadores feroces como el sirio Bashar al-Asad.

Habrá que recordar que en Bolivia entre 1985 y 2006, hubo seis elecciones generales, y en todas, resultó triunfante la oposición. Parecía así que se había consolidado, “la alternabilidad en el poder a través de elecciones periódicas, libres y justas…” (Carta Democrática Interamericana). Ya no se veía como inevitable aquello de que el “caballo del Corregidor nunca pierde”. Pero ya asoma el continuismo, muy parecido a la llamada “democracia del cero votos” de los años 50 y 60 del siglo pasado.

Desgraciadamente, este afán de eternización en el poder, se ha convertido en un objetivo común de los populistas. Uno de ellos –el ecuatoriano Rafael Correa– que había anunciado que no buscaría una nueva reelección en 2017, y muy pronto reveló que revisaría esa decisión, ya que evalúa la posibilidad de reformar la actual constitución que le impide buscar un nuevo período presidencial. Otros, de similares tendencias, no anunciaron nada, simplemente buscaron forzar –y aun lo hacen- la reelección indefinida.

“La alternancia se limita cuando existe la posibilidad de reelección; pero aun en este caso, se restringe el número de veces en que una persona puede ser reelecta para el mismo puesto, por ejemplo, en Estados Unidos, el Presidente sólo puede aspirar a una reelección” (Diccionario Electoral. http://diccionario.inep.org). El sistema democrático exige una sana alternancia en el poder para impedir que, con el tiempo, aparezcan tentaciones ‘prorroguistas’, siempre precursoras de regímenes autoritarios y del culto a la personalidad.

A los pretendidamente eternos de ahora, parece que no les han llegado las lecciones de la historia, pero tarde o temprano se darán cuenta que el poder eterno es inaceptable y que empeñarse en el prorroguismo se paga, a veces, muy caro.

A los pretendidamente eternos de ahora parece que no les han llegado las lecciones de la historia, pero tarde o temprano se darán cuenta de que el poder eterno es inaceptable y que empeñarse en el ‘prorroguismo’ se paga, a veces, muy caro.

(20140523)

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba