ArtículosIniciosemana del 23 de JUNIO al 29 de JUNIOSusana Seleme Antelo

Democracia versus continuismo

Que en Bolivia haya cientos de perseguidos, presos, enjuiciados y más de 700 exiliados, víctimas del acoso político con carátula judicial, expresa la negación a la pluralidad política, a la disidencia, al derecho a la crítica, en suma, al respeto de los Derechos Humanos en democracia. Si aquellos existen es porque se oponen al pensamiento único autoritario del régimen de Evo Morales.

A la liberación por falta de pruebas del cívico tarijeño Felipe Moza, y del periodista de Riberalta Jorge Melgar, tras cinco años de detención, deben sumarse los 39 imputados del complot oficialista contra las autonomías bajo el título ‘separatismo-terrorismo’. También, Leopoldo Fernández detenido hace casi de 6 años y las demás personas enjuiciadas por ser opositoras. Así como el gobernador Rubén Costas, marcó la diferencia en el G77, cuando dijo que podía ser la voz de exiliados, presos sin proceso y perseguidos injustamente, la alianza opositora Samuel-Ernesto, debe exigirle a Morales una amnistía política general. Solo así, aquellos podrán ejercer sus derechos y se podrá corregir las fallas de la administración de justicia, que anda coja o amputada pues está cooptada por  el poder político.

En ese orden, uno de los mayores desafíos de las elecciones de octubre es si Bolivia pasa a formar parte de las democracias que respetan la alternabilidad política y la independencia del poder judicial. O se instala definitivamente en la órbita de las autocracias continuistas de Venezuela, Nicaragua y Ecuador. Como en Bolivia, sus presidentes quieren ser perpetuos. Lo dijo Morales desde el principio, hace más de 8 años: “llegamos para quedarnos”.

El autoritarismo mesiánico lo emulan sus acólitos, como el ministro de Economía, Luis Arce Catacora, en declaraciones al periódico ‘El País’, de España. “Estamos ya en el medio plazo, vamos a llegar al noveno año. Creo que este modelo se va a quedar… Después de derrotarlos políticamente (a los empresarios cruceños) les dijimos: empresario que quiera trabajar con el Gobierno, bienvenido. El que no, se enfrentará con nosotros”. La derrota a la que alude Arce es el ya mencionado complot contra los autonomistas. A su turno, los representantes del sector productivo y exportador de Santa Cruz aclararon que la bonanza que vive el país es gracias al incremento extraordinario de los precios de materias primas, a partir del 2006. Y no a las políticas del régimen que los somete a la inseguridad jurídica y a cortapisas en la exportación de sus productos, entre otros atropellos.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario