ArtículosHumberto VacaflorIniciosemana del 23 de JUNIO al 29 de JUNIO

Temores argentinos y bolivianos

Los temores argentinos en estos días no dan respiro.

El más inmediato de los temores es que los 900 millones de dólares que debería enviar ese país a sus acreedores terminen siendo embargados antes de llegar a las manos de sus destinatarios.

¿Qué hacer? ¿Pagar o no pagar?

Otro temor es el hecho de que en julio Argentina tenga que pagar 15.000 millones de dólares por los vencimientos de medio año. Este monto, dice la señora Cristina es “absurdo” porque representa la mitad de las reservas del BCA.

Pero hay un temor mayor, que fue mencionado por el Financial Times de Londres: Argentina debe pagar 70.000 millones de dólares a fin de año. Es decir más del doble de las reservas del BCA.

Algo que se tiende a olvidar en el gobierno de la señora es que las renegociaciones hechas en 2001 y 2005 fueron aplazamientos de las fechas de pago, aplazamientos que ahora se cumplen.

Los fondos “buitres”, contra los que se pronunció el presidente Evo Morales, son solamente los tenedores de los papeles de la deuda argentina, comprados en el mercado secundario, en operaciones totalmente legales. Que no hayan aceptado la última renegociación no los hace buitres, los hace solamente unos acreedores previsores.

El jueves 19 de junio, el Banco Central de la República Argentina dispuso el freno de los pagos por todas las importaciones. La noticia fue publicada por todos los medios, entre ellos una nota de primera página de Ismael Bermúdez: “El riesgo país trepó varios puntos. El Banco Central frenó el pago de importaciones y aún así no pudo evitar la caída de las reservas.”

Desde Bolivia se observa este drama con nerviosismo. Al fin y al cabo Argentina pagó el año pasado 2.400 millones de dólares por el gas natural boliviano, cuando los ingresos totales, sumados los pagos de Brasil, sumaron 6.533 millones.

El problema boliviano es qué hacer con el gas: si enviarlo de todos modos o retenerlo para consumo interno o para quemarlo.

La situación no es para llorar ni para reír. Es para preocupar.

Cuando pasen estos nervios se podrá saber si Argentina estuvo pagando normalmente o, como dicen nuestras fuentes, tiene un rezago de varios meses.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close