ArtículosIniciosemana del 14 de JULIO al 20 de JULIOSusana Seleme Antelo

Las abuelas queremos debatir

La ocasión nos la da el jefe del régimen, Evo Morales, que como el héroe del Topater, nos faltó el respeto a las abuelas,  mujeres en edad adulta o de la tercera edad, siempre disminuidas en la escala humana. “¡Qué se rinda su abuela, carajo!” le contestó Eduardo Avaroa al chileno que le instó a rendirse. Él debe ser eximido pues perdió la vida defendiendo un Litoral olvidado. Morales no, pues espeta la frase sin ‘ajo’, al menos públicamente, al candidato presidencial y opositor político, Samuel Doria Medina, quien lo invitó a debatir como correspondería a una democracia plural.

 “Vaya a debatir con su abuela”, con la gente que “escapó” del país y “privatizó empresas públicas” fue su descomedida respuesta. La mayoría no escapó, son exiliados políticos de su régimen autocrático. La frase, un desplante ya habitual en él en este “proceso de cambio” al revés, como el reloj de Palacio Quemado,  desnuda su rechazo al debate político. Lo desterró hace 9 años, apenas llegado a la presidencia,  cuando antes lo buscaba a diestra y siniestra. Desde el poder lo impidió a chicotazo limpio, adentro, y con los llamados movimientos sociales afuera que, como en batalla campal, frenaban el ingreso de la oposición al Parlamento de la entonces República de Bolivia. Así alimentó y alimenta su ego político, intolerante, soberbio y fiel a la cultura patriarcal, que le da cuerda al menoscabo de las abuelas, entre ellas, la madre de su madre.

En su segundo mandato con 2/3 a su favor, nunca hubo debate político en un espacio que debe ser intercambio y confrontación de ideas sobre economía, inversión, políticas públicas y desarrollo humano, presupuesto general del Estado, relaciones internacionales y derechos humanos, entre otros asuntos. Con Morales, ahí solo hubo ‘levanta manos’ oficialistas.

En este tiempo de campaña electoral dispendiosa, amén de la acumulada años antes, es imperativo recordarle a Morales que él privatizó el Desarrollo Humano en Bolivia: esperanza de vida, educación e ingresos. Es el peor de América Latina, a pesar de la bonanza gasífera, cuyos recursos despilfarró como propios, siendo de todos.  Los derrochó en suntuosidades, en lugar de invertirlos para ‘vivir bien saludablemente’; en educación como ‘oportunidad para desarrollo de capacidades de hombres y mujeres’; en ‘trabajo y salario digno’ que cubra la reproducción de la familia y sus abuelas. Nosotras, las abuelas lúcidas y demócratas, aunque hoy denigradas, queremos debatir con el anticonstitucional  candidato Evo Morales.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close