ArtículosIniciosemana del 14 de JULIO al 20 de JULIOSusana Seleme Antelo

¿Para qué la unidad política?

En la actual Bolivia preelectoral, la unidad política de la oposición debió haber sido la única premisa para propiciar el cambio político, frente al continuismo autoritario del régimen que preside Evo Morales, hace casi 9 años. Ese  ideal de cambio debió ser común en la oposición y en aras a él, se debió sacrificar cualquier proyecto personal o discordia particular.

Solo con 4 candidaturas enfrentadas al oficialismo, se puede hablar de dispersión frente al enemigo principal: Evo Morales. Al parecer, de los 4 frentes opositores, 2 podrían tener poco peso electoral. Son el Movimiento sin Miedo de Juan del Granado y la cruceña Adriana Gil -víctima ella del canibalismo político oficialista, al margen de sus problemas familiares- y el representante indígena por el Partido Verde, Fernando Vargas. Unidad Demócrata(CUD) con el binomio Samuel Doria Medina-Ernesto Suárez, y la Democracia Cristiana(DC) con Jorge Quiroga y Tomasa Yarhui, disputarán los votos de grandes sectores de población opositora. Lo harán cada uno por su lado, en vez de habérselos disputado juntos al presidente-candidato inconstitucional del oficialismo, Evo Morales.  Que CUD es más de centro, frente a la candidatura democristiana,  que es de derecha, son diferencias no antagónicas.

¿Para qué se pensaba en la unidad política de las fuerzas democráticas que multiplican, en vez de dividir? Era la unidad posible para el cambio, concepto político que se debe rescatar después de la banalidad a la que fue relegado por el régimen de Morales. Era el cambio para el futuro democrático deseado, y si no para ganar, pues el Tribunal Electoral está secuestrado, lo mismo  que el padrón de votantes, sí para evitar 2/3 del Movimiento al Socialismo (MAS) en el Parlamento. Merced a esa mayoría, el régimen colonizó la sociedad civil y la esfera pública, y restringió las libertades que impiden el pluralismo político, como en Venezuela y Ecuador. (“La muerte lenta de la democracia.”  El País, Madrid16.7.14)

La unidad política debió pensarse para enfrentar al presidente disfrazado de demócrata, que ejerce por sí y para sí todos los poderes sin contrapesos. De ahí la cooptación total del Estado que, lejos de ser pluri, es un régimen populista-corporativo de transportistas, cooperativistas mineros, cocaleros, nuevos ricos y demás afines.

La oposición aun dividida ¿será capaz de establecer vasos comunicantes pre y postelectorales para lograr una favorable correlación de fuerzas democráticas en el Congreso? La unidad pol ﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽sicilivia ir de mal a peor.  a peoro, da por Vdeka, ongrio a los representates legales de la instituciítica podía evitarle a Bolivia ir de mal a peor.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close