ArtículosInicioMarcelo Ostria Trigosemana del 25 de AGOSTO al 31 de AGOSTO

El cisne negro

El editorial del El País de Montevideo del 16 de este mes, utiliza la expresión cisne negro que hoy está en boga para referirse a un hecho inesperado; esto a propósito de la trágica muerte del candidato socialista a la presidencia de Brasil, Eduardo Campos, que está cambiando el panorama electoral de ese país.

El editorial recuerda que la presidente y candidata a la reelección, Dilma Reusseff, antes del accidente de Campos era la gran favorita para ganar las elecciones del 5 de octubre de este año, inclusive en primera vuelta. Lo insospechado: apareció el cisne negro que ha puesto en duda esa predicción. Y la elegida en medio de lo que el cisne negro puede provocar tiene nombre: Marina Silva, una brasileña ambientalista carismática “que en la anterior elección produjo una gran sorpresa al obtener el 20 % de los votos y ocupar el tercer lugar, al frente del Partido Verde” y que ahora podría ser la que reemplace al fallecido candidato, encabezando la fórmula del Partido Socialista Brasileño, lo que podría ocasionar, que le robe votos a la presidente Rousseff, más que al candidato opositor, el social demócrata Aécio Neves, hasta ahora ubicado en el segundo lugar de las preferencias ciudadanas.

Acaba de aparecer otro cisne negro: En el “proceso soberanista” de Cataluña, la Societat Civil Catalana (SCC), “una asociación formada por ciudadanos a título personal, ideológicamente transversal y no partidista (…) nace para llenar un clamoroso vacío: dar voz a los catalanes que no comparten las razones de fondo del “proceso” ni el objetivo de la ruptura con el resto de España” (Joaquím Coll. Cuando sucede lo inesperado. El País, Madrid, 09.07.2014). Esto no estaba previsto por los partidarios de la independencia tan seguros de la mayoría de los catalanes.

Ciertamente en la historia hubo muchos cisnes negros que hicieron cambiar, no solamente la política, sino el porvenir de las naciones. Esto pone de manifiesto que es frecuente que el cisne negro, cuando se presenta en la escena electoral, puede cambiar radicalmente el panorama político y destruir expectativas, creando nuevas esperanzas a los que hasta entonces se veían perdidos.

Las certezas en política son débiles. Frecuentemente, por lo impensado, se destruyen las esperanzas y los designios. En efecto, los imprevistos cambian nuestras vidas y las de nuestras sociedades. Este debería ser un mensaje para que se serenen los ensoberbecidos candidatos que anuncian ufanos su triunfo con ventajas supuestamente inalcanzables.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario