ArtículosIniciosemana del 4 de AGOSTO al 10 de AGOSTOSusana Seleme Antelo

El Debate Político

“Sin debate no hay política”, pues “hacer política es, en gran medida, debatir”, apunta Fernando Mires. “Un debate es una lucha de posiciones”, de ahí la necesidad de diferenciar a los oponentes, que pueden ser enemigos, y entre estos hay poco debate o no debaten. Pueden ser adversarios o enemigos parciales,  o contradictores, que tienen puntos comunes pero  difieren en otros, sostiene Mires.

Para el jefe del régimen y candidato Evo Morales, todos los que terciarán con él en octubre próximo, son enemigos totales. Siguiendo a Mires, “Sin el reconocimiento del otro, no hay debate”  y por lo tanto, no habrá debate, pues Morales no reconoce a ningún ‘otro’ político, o los manda a debatir “con su abuela” como a Samuel Doria Medina. Ya ha debatido con sus afines, dicen, cuando la sociedad boliviana es más muchos plural que los ‘afines’.

Tampoco debatirá tras de la última encuesta publicada, que lo ubica como ganador con 52% y con 26 senadores de 36. Pero los números confunden ¿cómo obtiene 72% en esa cámara, más de 2/3, si el total de votos le da 52%?El análisis de la misma mereció ver detalles que hacen a la realidad política, más allá de las cifras. Sobre todo, porque una encuesta es una opinión respetable, pero es una verdad coyuntural. En cambio una verdad de hecho, es que Morales bajó 12 puntos: de 64% que obtuvo en 2009, a 52, a  pesar de los bonos, del doble aguinaldo y de la propaganda oficialista a costa de nuestros impuestos. Los ha bajado, pese al contrabando de autos, más que chutos, ilegales; del auge del narcotráfico –chico y grande- merced a los cultivos de hoja de coca en expansión,  a cargo de cocaleros y sus entornos informales. Ha bajado 12 puntos en 5 años de extraordinaria bonanza económica,  gracias al aumento de los precios del gas, sin que se haya creado trabajo productivo formal, estable y generado desarrollo social, que no es igual a crecimiento. La pobreza golpea sin importar datos macroeconómicos, muy neoliberales, por cierto.

Morales puede ganar las elecciones sin debate, pues maneja todos los poderes del Estado, amén de las nuevas promesas del 6 de agosto.Hubiera sido saludable que se debatiera sobre el fin de la “confrontación”, que anunció en esa fecha, para lograr una amnistía que libere a los presos del montaje terrorista-separatista, a los de Porvenir,  a todos los perseguidos y que beneficie a más de 700 exiliados políticos.  Sin debate político se resiente la calidad de la democracia, que también es calidad de vida pues implica libertad de conciencia.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close