ArtículosIniciosemana del 4 de AGOSTO al 10 de AGOSTOSusana Seleme Antelo

Más oscuridad judicial

La subordinación del poder judicial parece no tocar fondo tras años de indeseable manoseo político. De ahí su crisis y el por qué “la justicia no solo cojea sino que suele tener ambas piernas amputadas” como afirma la venezolana Paulina Gamus. Hay quienes opinan que siempre fue así, lo que no nos exime de exigir la imprescindible independencia de poderes, para mejor suerte de la democracia presente y futura. Que la institucionalidad democrática hace rato pasó a mejor vida, lo atestigua el ‘golpe de Estado’ al Consejo de la Magistratura, que a su vez reflota la inconstitucional tercera reelección del jefe del régimen Evo Morales.

El juicio a dos magistradas por resoluciones menos dañinas que otras muchas, habla una vez más de la politización de la justicia. Su objetivo ahora es desbrozar, antes de las elecciones de octubre próximo, el camino para la reelección indefinida de Morales. Las Magistradas están condenadas de antemano por ejercer su función constitucional de control a las decisiones del gobierno, y el juicio pasará a la historia antidemocrática y autoritaria de Morales, que ha sumido a Bolivia en tiempos de oscuridad judicial.

Lo que nadie previó en este oscuro tiempo, es la confesión del presidente-candidato que pone en duda su discurso de “descolonización”. En entrevista concedida al programa “No mentirás” en PAT (29.07.14) Morales afirmó que “Al margen de la voluntad del pueblo”, decidió volver a candidatear por “… algo que me hizo sentir la Reina de España cuando nos visitó. En una reunión dijo: ‘Evo, tienes que acabar tu obra’ ”.

Es de suponer que Doña Sofía no sabía entonces -octubre 2012- que el jefe del régimen no podía ser candidato una vez más, pues la Constitución aprobada por su partido, en 2009, lo impedía. Ya había sido candidato electo consecutivamente dos veces, como permite la Ley. No obstante, que Morales le haya tomado la palabra a la reina Sofía deja mal parada su política descolonizadora, en relación a la conquista por parte del reino de España, calificada como la “invasión” de 1492 y su posterior dominación. Si la machacada tónica de descolonización pretende borrar un supuesto pasado solo de sombras ¿por qué recurrir a la reina de España para tratar de justificar su ilegal candidatura en este 2014? El engaño descolonizador también se desnuda por la poca presencia de indígenas en las listas del oficialismo, y porque la “estrategia envolvente” del Vice, ya aplicada para urdir esta tercera elección de Morales, sigue oscureciendo la justicia.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close