JUVENTUDES ICEES
Espacio de actividades:
Boletín ICEES:
de publicación quincenal.

SUSCRIBASE: ESCRIBA SU EMAIL

TWITTER
síguenos ahora:
VIDEOS
URGENTE
embarazos precoces:
Gestión nacional y departamental
El Presidente es desaprobado por 49 de cada 100 bolivianos
IDENTIFICACIÓN ÉTNICA EN BOLIVIA CENSO 2001
CENTRO DEPORTIVO LAS PALMAS
haz tu seserva ahora:
Agregate
en las redes sociales
CONECTADOS EN EL MUNDO

EL ARCHIVO DE LA VERDAD DEL CLIMA DE CFACT: 2014
Sylvia Chafuen

(CFACT: Committee For A Constructive Tomorrow, www.CFACT.org; Washington DC)

Estimados amigos,

Una sociedad libre y próspera requiere ciencia bien fundamentada, abundante energía y un medioambiente limpio.

Los grupos radicales de presión de los Verdes están actualmente teniendo mayor éxito que nunca al utilizar los medios para enlodar el discurso público en estas áreas claves con información falsa y engañosa.
Lamentablemente, en la era de Obama, están escribiendo con demasiada frecuencia su peligrosa ideología en la política pública de EUA.

El evitar la propaganda y la mala información y llegar directamente a los hechos es esencial para la misión de CFACT.

CFACT ha publicado (en inglés) su archivo de la verdad del clima y de la energía y el medioambiente de 2014 en su página web.

Estos archivos de la verdad son especialmente importantes en un momento en que el IPCC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, por su sigla en inglés) de las Naciones Unidas y el National Climate Assessment (Evaluación Nacional del Clima) de la administración Obama han sumado publicidad y confusión acerca del calentamiento global, y estamos en medio de una época electoral donde tanto los ciudadanos como los candidatos necesitan conocer la verdad sobre estos importantes tópicos.

Los hechos son cosas muy poderosas.

Constructivamente,

David Rothbard
Co-Fundador y Presidente

EL ARCHIVO DE LA VERDAD DEL CLIMA DE CFACT

(Traducido del original en inglés por Sylvia Chafuen del ICEES)

La realidad científica es que prácticamente cada reclamo – desde la A hasta la Z – de los promotores de las alarmas climáticas causadas por el hombre está disminuyendo o yendo en la dirección opuesta a la realidad.

  • De acuerdo a datos satelitales, las temperaturas globales se han mantenido estables por casi 18 años, y la literatura revisada por pares ahora está reduciendo las cifras de las predicciones de un futuro calentamiento.
  • En EUA, ningún huracán de Categoría 3 o mayor ha tocado tierra desde el año 2005 – el mayor lapso de tiempo desde la Guerra Civil.
  • Los tornados fuertes F3 o mayores han estado disminuyendo desde la década de 1970.
  • El hielo del mar Antártico está con una expansión récord y el del Ártico se ha recuperado en las últimas décadas.
  • A pesar de los reclamos de que la nieve es “ cosa del pasado”, las nevadas en las temporadas frías han estado aumentando.
  • El ritmo de aumento del nivel de las aguas marinas ha sido estable por más de un siglo, con una reciente desaceleración.
  • Las sequías y las inundaciones no son históricamente inusuales, ni causadas por el hombre, y no existe ninguna evidencia de que actualmente estemos teniendo ningún clima inusual.
  • Las muertes debidas a condiciones climáticas extremas se han reducido en forma dramática.
  • A los osos polares les está yendo muy bien, con su número en aumento desde los años ’60.

Las bases de la ciencia del clima

Preguntas y Respuestas

El CO2 es un gas de efecto invernadero y ha estado en constante aumento. ¿Cómo se puede negar el calentamiento global?

El CO2 no es la cola que menea al perro. El CO2 es un gas traza esencial y sin él la vida en la Tierra sería imposible. El CO2 fertiliza algas, árboles y cultivos para proveer alimentos al hombre y a los animales. Inhalamos oxígeno y exhalamos CO2. Niveles ligeramente más altos de CO2 atmosférico no pueden de ninguna manera suplantar las numerosas fuerzas, complejas e interrelacionadas, que siempre han determinado el clima de la Tierra.

Como ha apuntado el Dr. Philip Scott, Profesor Emérito de la Universidad de Londres: “El punto fundamental siempre ha sido este. El cambio climático siempre ha sido regido por cientos de factores, o variables, y la misma idea de que podemos manejar el cambio climático de una manera predecible, entendiendo y manipulando de manera marginal un factor elegido políticamente (CO2) es una mala orientación.”

Aún los activistas del calentamiento global en RealClimate.org reconocieron esto en un artículo del 20 de septiembre del 2008, donde dijeron que “El aumento real de la temperatura es una propiedad emergente que resulta de las interacciones entre cientos de factores.”

¿No han mostrado los últimos pocos años que el calentamiento global es peor de lo que pensábamos?

A medida que aumentan las evidencias del mundo real de que los reclamos del calentamiento global están fallando, los activistas del clima han aumentado desmesuradamente los impactos futuros del cambio climático, declarando que es “peor de lo que pensábamos”. Pero una predicción o proyección para dentro de 50 a 100 años no es una “evidencia”.

Si el CO2 no es el principal conductor de las temperaturas globales, ¿Cuál lo es? ¿El Sol?

Cuando la pregunta se refiere a las temperaturas globales, la respuesta es ni el Sol ni el CO2. Es el Sol, los volcanes, la inclinación del eje de la Tierra, el vapor de agua, el metano, las nubes, los ciclos oceánicos, los platos tectónicos, los cambios en las corrientes oceánicas, el polvo atmosférico, la circulación atmosférica, los rayos cósmicos, partículas como hollín o polvo volcánico, bosques y pastizales, cambios en el uso de tierras urbanas y otros. El cambio climático está regido por cientos de factores, no solamente por el CO2.

¿Cómo se puede ignorar a miles de científicos que afirman que el calentamiento global producido por el hombre es una seria amenaza?

La idea de que existe un “consenso científico” no es sostenible. Los científicos que son escépticos respecto a un “peligroso cambio climático producido por el hombre” lo han estado diciendo durante muchos años. Muchos de los científicos destacados que anteriormente creían en el calentamiento global producido por la actividad del hombre anunciaron que estaban reconsiderando la ciencia que apoyaba esta suposición.

El científico James Lovelock, del movimiento ambientalista “Gaia”, había sido un “alarmista” sobre el cambio climático durante años. Ahora dice: “El problema es que no sabemos lo que está haciendo el clima.

Otros científicos como el Dr. Leonard Bengtsson, la Dra. Judith Curry, y el principal autor del IPCC, el Dr. Richard Toll, se están volviendo más escépticos sobre los reclamos respecto al clima.

En el 2010 un informe documentaba que más de mil (1000) científicos internacionales disentían sobre los reclamos del calentamiento global causado por la actividad humana. Muchos de ellos habían sido científicos del IPCC.

El científico climatológico Mike Hulme desmanteló la demanda presentada por la ONU y los medios de comunicación de que “miles de científicos están de acuerdo”. Demandas de que “2500 de los científicos más renombrados han llegado al consenso de que las actividades del hombre están teniendo una influencia significativa sobre el clima” son erróneas y engañosas.” El caso científico clave para determinar que el CO2 estuviera conduciendo al calentamiento global, como muchos otros casos en el informe del IPCC, “se alcanza solamente en base a una docena de expertos en este campo específico de detección y de atribución de estudios; otros autores del IPCC son expertos en otros campos.” Otros científicos son excluidos o simplemente, no se les consulta.

El Dr. William Schlesinger está de acuerdo con la visión del clima de la ONU pero ha admitido que solamente el 20% de los científicos del IPCC de la ONU tratan el tema del clima. En otras palabras, el 80% de los miembros del IPCC de la ONU son expertos en otros campos y no tratan o no tienen pericia en el cambio climático como parte de sus estudios académicos.

¿Cómo puede rechazar a la National Academy of Sciences y a otras organizaciones científicas donde todas están de acuerdo en que el calentamiento global producido por el hombre es una amenaza?

Los que proponen que el calentamiento global es producido por el hombre muchas veces apuntan que la National Academy of Sciences (NAS) (Academia Nacional de Ciencias) y la American Meteorological Society (AMS) (Sociedad de Meteorología Americana) han emitido declaraciones aceptando el tal llamado “consenso” sobre el punto de vista de que las emisiones producidas por el hombre conducen al cambio climático. Sin embargo, ni la NAS ni la AMS han permitido que alguna vez sus miembros científicos votaran directamente sobre estas afirmaciones. Un par de docenas de miembros de los directorios gobernantes de las instituciones producían las afirmaciones – y luego emitían comunicados de prensa.

Los directorios gobernantes están inmersos en la política y buscan más fondos para “investigación” que promueva los puntos de vista corrientemente aceptados. El total de los científicos actualmente miembros nunca llega a votar sobre las afirmaciones de los activistas y, en muchos casos, desconocen completamente, hasta que es demasiado tarde, que los directorios las han emitido. Muchas de estas organizaciones se han visto enfrentadas a una rebelión abierta de sus miembros científicos escépticos por tales acciones: la American Chemical Society (Sociedad Americana de Química), la American Physical Society (Sociedad Americana de Física), y el International Geological Congress (Congreso Internacional de Geología).

El 97% de los científicos dice que el cambio climático producido por el hombre es real.

La afirmación de que “97% de los científicos está de acuerdo” se basa en parte en una encuesta a la cual 77 científicos respondieron de forma anónima. La encuesta comenzó buscando la opinión de 10 257 científicos. Sin embargo, solamente respondieron 77. De esos 77 científicos, 75 respondieron la encuesta para conformar el mítico “consenso” del 97%.

En 2013 y 2014 emergieron otras afirmaciones de un supuesto “consenso” climático del 97% impulsando al Dr. Richard Tol, uno de los principales autores del IPCC de la ONU, a publicar una crítica y a declarar: “El 97% es generado esencialmente de la nada, no se basa en absolutamente ninguna investigación creíble.”

La nueva afirmación del 97% por el activista del clima John Cook fue “tan amplia que incorporaba los puntos de vista de los más eminentes escépticos del clima”.

Otro investigador, Andrew Montford, comentó: “El consenso [97%] como se describe en la encuesta, prácticamente no tiene sentido y no nos dice nada del estado actual de la opinión científica más allá de la trivial observación de que el dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero y que la actividad humana ha calentado el planeta en una cierta medida inespecífica”

El análisis de Lord Christopher Monckton encontró que “solamente 41 publicaciones científicas – 0.3% de todos los resúmenes o 1.0% de los que expresaban una opinión, y no 97.1%”, en realidad avalaban la afirmación de que “más de la mitad del calentamiento global reciente es causado por la actividad del hombre”.

Bjorn Lomborg escribió: “¿Se acuerdan del consenso del 97% que hasta Obama twiteó? Resulta que los autores no quieren revelar sus datos. Siempre ha sido un documento tramposo. Prácticamente todos los que conozco en el debate estarían automáticamente incluidos en el 97%.”

Los “años más calurosos” registrados ocurrieron en los años recientes

De hecho, las temperaturas globales se han mantenido estables por alrededor de dos décadas (casi 18 años de acuerdo a los datos satelitales RSS y 19 años de acuerdo a un nuevo estudio: “New paper on the ‘pause’ says’it is 19 years at surface” (Un nuevo documento sobre ‘la pausa’ dice que son 19 años en la superficie). Mientras que el 2005 y el 2010 fueron ambos declarados como los años más “calurosos” por quienes defienden el calentamiento global, un examen más exhaustivo demostró que las afirmaciones estaban “basadas en datos de temperatura de año tras año que difieren solamente por pocas centésimas de un grado Fahrenheit – diferencias que estaban dentro del margen de error de los datos. En otras palabras, las temperaturas globales se han mantenido muy estables sin ningún signo de “aceleración”.

¿No están los EUA experimentando una ola de calor sin precedentes?

El climatólogo Dr. John Christy: “Alrededor del 75% de los estados registraron su temperatura más alta antes de 1955, y más del 50% de los estados registraron el récord de sus temperaturas frías después de 1940.” En el 2014 los EUA experimentaron un invierno cruelmente frío y un verano fresco.

El hielo del Ártico se derritió a niveles bajos récord en 2012. ¿No se debe esto al calentamiento global producido por el hombre?

Los cambios recientes en el hielo del Ártico no son “prueba” del calentamiento global producido por el hombre ni tampoco son sin precedentes, inusuales o causa de alarma, de acuerdo a expertos y a varios estudios revisados por pares. Después de tres semanas de mucha publicidad culpando al calentamiento global, la NASA finalmente admitió en septiembre de 2012, que surgió repentinamente un ciclón ártico de agosto que causó estragos en el hielo marino.

De acuerdo a la NASA: “El ciclón perdió velocidad y quedó sobre el Ártico por varios días…empujando [el hielo marino] hacia el sur, con aguas más cálidas, donde se derritió.”

En 2013 la capa de hielo Ártico creció más del 29% comparado con el verano de 2012, con 533 000 más millas cuadradas de océano cubierto de hielo que en 2012.

Los activistas del calentamiento global desde hace tiempo hacen gran propaganda de la era de los datos satelitales, que comenzaron en 1979, para afirmar un récord de bajo hielo Ártico – ignorando los datos satelitales que muestran un récord de la expansión de hielo marino en la Antártida. Más aún, el monitoreo satelital del hielo Ártico comenzó al final de un ciclo frío de 40 años (¿recuerdan las alarmas de la década de 1970 de que se avecinaría una edad de hielo?), cuando el hielo estaba probablemente en su máxima extensión en la era moderna.

Hemos tenido pánicos similares sobre el hielo del Ártico en el pasado. El 2 de noviembre de 1922 un artículo del Washington Post se tituló: “El Océano Ártico se está calentando: las focas desaparecen y los icebergs se derriten.” Agregaba que “los icebergs son cada vez más escasos y hay lugares donde las focas están encontrando que el agua está demasiado caliente.”

¿No es el calentamiento global producido por el hombre el que está causando condiciones climáticas extremas?

El climatólogo John Christy testificó ante el Congreso en 2012: “Existe falta de evidencias para culpar al hombre por un aumento de eventos extremos. No se puede culpar al CO2 de causar ninguno de estos eventos porque sucedieron en el pasado, antes de que aumentaran los niveles del CO2.” “Hay innumerables tipos de eventos que pueden definirse como eventos extremos – por lo que para el individuo emprendedor (no obstaculizado por el método científico) las estadísticas sobre el clima pueden brindarle un ambiente ilimitado y fructífero para descubrir eventos extremos ‘útiles’.”

“No existe ninguna evidencia de que los desastres están empeorando debido al cambio climático,” apunta el Profesor Roger Pielke, Jr. “Realmente no hay ninguna evidencia de que estemos en una era de climas extremos – aún si el hombre hubiera influenciado el clima o no.”

¿No es que los huracanes se estén haciendo más grandes, más fuertes, y más frecuentes debido al calentamiento global provocado por el hombre?

Los EUA han pasado nueve años (desde el Huracán Wilma en 2005 hasta el 2014) sin ningún huracán de categoría 3 o mayor que tocara tierra, el mayor lapso de tiempo por lo menos desde 1900.

Actualmente los EUA representan un récord de sequía de huracanes, donde el último huracán de la máxima categoría de 4 a 5 tocó tierra en EUA hace 22 años, en1992 [Andrew]. Para los EUA, durante las últimas cuatro décadas, “ocurrió la menor cantidad de huracanes durante cualquier lapso de tiempo de 40 años por lo menos desde los años 1800.”

La peor década para los huracanes mayores (categoría 3, 4, y 5) fue la de 1940, de acuerdo al sitio web de Real Science, que analizó datos de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA). En 2011 un nuevo estudio encontró que “la actividad global de los ciclones tropicales ha disminuido a niveles históricamente bajos durante los últimos cinco años.”

El calentamiento global, ¿no está produciendo tornados más grandes y más peligrosos?

No. De hecho, se ha visto una disminución en la frecuencia de los tornados grandes desde la década de 1950. “Desde la década de 1950 en EUA se ha visto una tendencia descendente en los tornados fuertes (F3) a violentos (F5).” El Dr. Roy Spencer, climatólogo, explicó que, de hecho, “el calentamiento produce menos tornados fuertes, no más de ellos.”

Los años 2012, 2013 y 2014 están siendo considerados en EUA como años donde el número de tornados por año en ese país han alcanzado o están cerca de alcanzar sus récords mínimos.

No existe “ningún consenso científico ni conexiones entre el calentamiento global y la actividad de los tornados,” enfatizó Greg Corbin, el meteorólogo encargado de la coordinación de alerta contra los tornados del NOAA’s Storm Prediction Center in Norman, Oklahoma. “Las estadísticas de NOAA muestran que durante los últimos 60 años se ha visto un aumento dramático en los informes de tornados débiles, pero sin cambio en la cantidad de severos o violentos,” comentó Corbin.

¿No necesitaríamos parar el calentamiento global para evitar que las ciudades se inundaran por el aumento del nivel de las aguas marítimas?

Los niveles de las aguas de los mares se han estado elevando desde que finalizó la última edad de hielo hace más de 10 000 años. Actualmente no existe ninguna aceleración en el aumento de los niveles de las aguas marítimas.

Los niveles de las aguas marinas han estado aumentando de manera natural desde aproximadamente 20 000 años y se han desacelerado durante los últimos 8000 años, desacelerado durante el siglo XX, desacelerado 31% desde 2002, y desacelerado 44% desde 2004 a menos de 7 pulgadas por siglo y, por lo tanto, no existe evidencia de algún efecto de la actividad humana sobre los niveles de las aguas marinas.

De acuerdo a las pautas de calado el nivel de los mares está aumentando MENOS que el espesor de una moneda de un níquel (1.95 mm de espesor) por año o a alrededor del grosor de un penique (1.52 mm de espesor) por año. De acuerdo a informaciones satelitales está aumentando ligeramente un poco más que dos peniques al año (3.04 mm).

Las recientes sequías en EUA, ¿no se deben al calentamiento global producido por el hombre?

 

El Profesor Roger Pielke, Jr. apunta que son necesarias escalas a través del tiempo para poder hacer un análisis significativo; “las sequías, en su mayoría, han sido de menor duración, menos frecuentes, y han cubierto menos parte del territorio de los EUA durante el último siglo.” “Las sequias de Noroeste han disminuido en los últimos 50 y más años y esto no es ser escéptico; esto es lo que afirma el IPCC”, agregó.

Aún los científicos del gobierno han admitido que las sequías recientes no se deben al cambio climático. “Esta no es una sequía del cambio climático,” dijo el Dr. Robert Hoerling, un investigador meteorólogo de la NOAA, quien fue uno de los principales autores del U.S. Climate Change Science Plan Synthesis and Assessment Report: “Las buenas noticias, enfatizó, “es que esto no es el calentamiento global. Esta no es la nueva normal en términos de sequía.”

Para aquellos científicos quienes ven la historia a largo plazo, la sequía de los EUA de 2012 fue “simplemente una señal climatológica de alarma”, como reportó E&E News en un artículo titulado “Dust Bowl and 1988 both eclipse 2012 drought, scientists say.” (El Dust Bowl y 1988: ambos eclipsan la sequía del 2012 de acuerdo a lo que dicen los científicos).

¿Y qué acerca de la sequía récord de California?

La sequía actual de California no está relacionada con el cambio climático. En California se han producido sequías mucho más severas con niveles más bajos de los “supuestos” niveles seguros de CO2. De acuerdo a los datos, “Los períodos secos del pasado han durado más de 200 años.” Los investigadores han documentado varias sequías en California que duraron 10 a 20 años, una detrás de otra, durante los últimos 1000 años – comparados con la mera duración de 3 años del actual período de sequía. Las dos mega-sequías más severas hacen que el Dust Bowl de la década de 1930 parezca poca cosa: Una sequía de 240 años seguidos que comenzó en el año 850 A.D. y que, 50 años después de finalizar esta, una nueva sequía se prolongó por al menos 180 años más.

¿No es que el calentamiento global provocado por el hombre está causando aumento en las precipitaciones pluviales?

No. Cualquier intento de relacionar al calentamiento global producido por el hombre con las precipitaciones pluviales en cualquier región es simplemente un asunto político – no científico. Los datos actuales muestran que las precipitaciones globales han sufrido una ligera disminución durante los últimos 30 años. Como resultado de esto y de otras realidades similares, los activistas del calentamiento global están buscando desesperadamente enlazar cualquiera y todos los eventos climáticos al calentamiento global.

En Australia se descubrieron activistas que culpaban la falta de lluvias al calentamiento global producido por el hombre y después – cuando hubo demasiada lluvia – también le echaron la culpa al calentamiento global producido por el hombre. Otros estudios han encontrado que tanto las temperaturas como las precipitaciones fueron más altas hace 1000 años, durante el Período Cálido Medieval.

¿No es que el cambio climático esté provocando inundaciones más graves?

Estudios revisados por pares también refutan estas afirmaciones. “¿Están aumentando las inundaciones en EUA? La respuesta sigue siendo: NO”, como dice un nuevo trabajo científico publicado por Roger Pielke, Jr. La evidencia demuestra que “las inundaciones no han aumentado en EUA de acuerdo a registros de 85 a 127 años. Esto se añade a muchísimas investigaciones que muestran resultados similares alrededor del mundo,” añadió Pielke. También es importante recordar que “las diez inundaciones más mortales del mundo ocurrieron antes de 1976”. En otras palabras, “Todas de las inundaciones más mortales del mundo ocurrieron cuando los niveles de CO2 estaban muy por debajo de las 350 ppm.”

Además, un estudio reciente llevado a cabo por el gobierno de EUA no encontró ninguna evidencia de que el cambio climático produjera inundaciones más severas durante el último siglo. De hecho, el U.S. Economical Survey encontró que en algunas regiones “las inundaciones eran menos severas cuando aumentaban las emisiones de gases de efecto invernadero.” Más aún, en este momento, “no vemos un patrón claro que nos permita entender cómo el cambio climático pudiera alterar las condiciones de las inundaciones en el futuro,” explicó el científico Robert Hirsch de USGS.

¿No está empeorando la situación de los incendios forestales?

No. “Datos tanto de EUA como de Canadá muestran que el número de incendios forestales ha disminuido en los últimos 40 a 50 años y que el número de incendios forestales fue mayor durante la alarma del enfriamiento global de la década de 1970.” De hecho, la cantidad de incendios forestales ha disminuido 10% por década. El National Interagency Fire Center de EUA ha informado que los incendios forestales ocurren actualmente “la mitad menos seguido de lo que ocurría hace 50 años.”

Investigadores españoles también han confirmado que el cambio climático no es culpable de los incendios forestales. “El cambio en la aparición de incendios que se registran en los historiales de investigación no pueden ser explicados por el cambio gradual en el clima,” según informaron. Por el contrario, “corresponde a la disponibilidad de combustible, la utilización de fuentes de energía, y a la continuidad del paisaje.” En EUA los incendios forestales también son el resultado de no despoblar bosques o de no remover árboles muertos o enfermos – principalmente debido a que las protestas de los ambientalistas y los juicios han bloqueado tales acciones.

¿Nos se están muriendo los osos polares y están amenazados con la extinción por la disminución del hielo del Ártico?

No. Los osos polares han llegado o están por llegar a su población históricamente alta. La única amenaza que enfrentan es el de las predicciones de los modelos computarizados del mundo virtual que no reflejan la realidad ni que responden a la capacidad de adaptación de estos animales.

El coordinador de Alaska para las especies en peligro de extinción explicó: “El único motivo por el cual fueron tomados en cuenta se basó en la especulación en base a modelos poco probados respecto a cuál podría ser la suerte de los osos polares en el futuro,” como si quizás el calentamiento global en algún momento les alterara dramáticamente su hábitat.

Canadian Intuit ha enfatizado: “La población de osos polares está muy, muy sana. Vivimos en un país de osos polares. Entendemos a los osos polares. Creemos de manera unánime que la población de osos polares no ha disminuido.”

La Dra. Susan Crockford, bióloga evolucionista y paleozoóloga de la Universidad de Victoria está de acuerdo. “Durante los últimos 10 000 años los osos polares han sobrevivido a varios episodios de clima mucho más cálido del que existe en la actualidad,” escribió. “No hay evidencias que sugieran que el oso polar o su fuente de alimentos esté en riesgo de desaparecer totalmente con un mayor calentamiento Ártico, a pesar de los fatales escenarios de cuentos de hadas que predicen los modelos computarizados.”

Crockford agregó: “La mínima anual que se alcanzó a fines del verano tiene poco impacto sobre la salud y supervivencia del oso polar. Lo que es más importante para los osos polares es la presencia de abundante hielo en la primavera y a comienzos del verano (marzo a junio), que es su período crítico de alimentación”.

El Dr. Olafur Ingolfsson, profesor y geólogo cuaternario galardonado de la Universidad de Islandia apunta que un espécimen fósil “confirma que el oso polar era una especie morfológicamente distinta por lo menos desde hace 100 000 años y esto básicamente quiere decir que el oso polar ya ha sobrevivido por lo menos un período interglacial.” Esto nos dice que “a pesar del continuo calentamiento actual del Ártico no deberíamos estar tan preocupados por el oso polar.”

El Profesor J. Scott Armstrong, un experto en pronósticos del Wharton School, dice que los modelos sobre osos polares tienen defectos críticos. “Enlistar a una especie que actualmente goza de buena salud como una especie en peligro requiere previsiones válidas de que esta especie disminuiría a niveles que amenazaran su viabilidad. De hecho, las poblaciones de osos polares han estado aumentando rápidamente en las últimas décadas debido a restricciones para su cacería.

El biólogo Josef Reichholf encabeza el Departamento de Vertebrados de la Colección Zoológica Nacional de Munich. “En regiones más cálidas toma mucho menos esfuerzo asegurar su supervivencia,” apunta. “¿Cómo sobrevivió el oso polar al último período cálido? El que los osos polares sobrevivan dependerá del ser humano, no del clima.”

¿No muestran los gráficos que las temperaturas actuales son las más altas en mil años?

Michael Mann, profesor de Penn State y modelador del IPCC de la ONU, sí publicó un gráfico en forma de palo de hockey que deliberadamente mostraba un aumento repentino sin precedentes del promedio de las temperaturas globales, después de diez siglos de clima supuestamente estable. Sin embargo, el Dr. Mann fue el centro del escándalo de Climategate. Su gráfico y los datos y metodología usada han sido escudriñados y desacreditados en estudios revisados por pares por varios científicos del clima, estadísticos y otros expertos.

Las últimas investigaciones revelan claramente que el Período Cálido Medieval (también llamado el Óptimo Climático Medieval) ha sido verificado y que, de hecho, fue global, no solamente limitado al hemisferio norte. El Centro para el Estudio del Dióxido de Carbono y el Cambio Global informó en el 2009 que “el Período Cálido Medieval fue (1) de extensión global, (2) por lo menos tan cálido como, pero probablemente más cálido que el Período Cálido Actual, y (3) de una duración significativamente mayor que la del Período Cálido Actual hasta la fecha.”

El Science and Public Policy Institute informó en mayo del 2009: “Más de 700 científicos de 400 instituciones en 40 países han contribuido con trabajos revisados por pares que proporcionan evidencias de que el Período Cálido Medieval fue real, global y más cálido que el actua.l Y los números aumentan cada día.”

¿No fueron exonerados los científicos del Climategate – es decir, que no hubo escándalo?

Muchos en los medios citan a las varias investigaciones del Climategate como una “exoneración” de los científicos del calentamiento global de la ONU. Pero una mirada más a fondo muestra que las investigaciones fueron nada más que un intento de la industria del calentamiento global pretendiendo investigarse a sí misma, y por supuesto pretendiendo no encontrar nada malo.

La investigación de Penn State de Michael Mann es el principal ejemplo de la farsa en la que se convirtió este proceso. Clive Crook del Atlantic Monthly lo resumió de esta manera: “La investigación de Penn State exonerando a Michael Mann sería difícil de parodiar. Tres de cada cuatro alegatos fueron directamente dejados de lado sin argumento alguno desde el inicio.”

¿Por qué se opone a que el gobierno tome medidas para solucionar la crisis climática?

A pesar de todas las evidencias y estudios presentados en este trabajo, mucha gente continúa diciendo que el Congreso y las Naciones Unidas deberían tomar acciones inmediatas para evitar más situaciones de climas extremos, aumentos en los niveles de las aguas marinas, y un “sobrecalentamiento” del planeta. La realidad es que los políticos que dicen que el gobierno “puede hacer algo acerca de” las sequías, las inundaciones, los niveles de los mares, los huracanes, y los tornados están practicando lo equivalente a la brujería medieval.

Las leyes, los tratados, y las regulaciones – sean etas de las Naciones Unidas, del Congreso de EUA, o de la EPA (Agencia de Protección Ambiental de EUA por su sigla en inglés) no pueden controlar el clima. El CO2 no controla las temperaturas globales, y las temperaturas globales actuales están bien dentro de la variabilidad natural, como está demostrado por datos en la superficie y satelitales y extensos registros históricos. Los estudios científicos y los datos también muestran que las sequías, las inundaciones, y los incendios forestales, y el clima extremo no son inusuales, sin precedentes ni relacionados con las emisiones de CO2 o el cambio climático.

¿No debería el Congreso emitir una ley de topes y canje (cap-and-trade) o un impuesto al carbono para ayudar a curar al clima?

La ley del clima que murió en el Senado controlado por los demócratas fue una ley científicamente sin sentido que la propia EPA de Obama admitió que no produciría ningún impacto en los niveles de CO2 – menos aún en las temperaturas globales.

La ley del clima solamente hubiera aumentado el costo de la energía para las familias y empresas americanas, mientras que no afectaría el clima. Un informe importante de Bloomberg News reveló que las compañías petroleras de EUA probablemente harían frente a la legislación climática “cerrando plantas de combustible, recortando gastos de capital, y aumentando las importaciones.” Bloomberg también informó que “una de cada seis refinerías probablemente cerrarían para el 2020,” y que esto podría “aumentar los precio de gasolina en 77 centavos por galón.”

Respecto a las reglamentaciones de la EPA, ¿tendrían algún impacto en el clima?

Ni por casualidad. Las reglamentaciones unilaterales de la EPA de “la puesta en peligro del dióxido de carbono” no tendrían ningún impacto sobre las emisiones globales de dióxido de carbono, menos aún sobre las temperaturas globales. Las reglamentaciones de la EPA son un puro simbolismo climático a cambio de una economía energética planificada con mayor centralismo.

Los propios datos de la EPA revelan que cualquier impacto potencial sobre el clima de las regulaciones sería “tan pequeño como para resultar indetectable.”


SÍGUENOS EN FACEBOOK
Tipo de Cambio
cambio a $us.:
Compra: 6,96 Bs. Venta: 6,86 Bs. UFV: 2,09708 Bs.
Colaboradores
De Artículos
  • Alain Muñoz
  • Alcides Parejas Moreno
  • Alejandro Chafuen
  • Álvaro Jordán
  • Álvaro Riveros Tejada
  • Andrés Canseco G.
  • Andrés Gómez Vela
  • Andrés Oppenheimer
  • Ángel Sandóval
  • Antonio Sánchez García
  • Armando Méndez Morales
  • Baldomero Vásquez Soto
  • Boris Santos Gómez
  • Carlos Alberto Montaner
  • Carlos Dabdoub Arrien
  • Carlos Guzmán Vedia
  • Carlos Hugo Barbery Alpire
  • Carlos Miranda Pacheco
  • Carlos Schlink
  • Carlos Toranzo Roca
  • Carlos Valverde Bravo
  • CEPAL
  • Christian Aramayo
  • Christian Riavale
  • Claudio Ferrufino-Coqueugniot
  • Comité Cívico Femenino de Santa Cruz
  • Comité pro Santa Cruz
  • Daniel A. Pasquier Rivero
  • Dante N. Pino Archondo
  • Dario Monasterio Suárez
  • David Horowitz
  • Diego Ayo
  • Eduardo Escobar
  • Emilio Martínez
  • Enrique Fernández García
  • Enrique Velazco Reckling
  • Erika Brockmann Quiroga
  • Esteban Farfán Romero
  • Fernando Prado Salomón
  • Fernando Salazar Paredes
  • Fernando Savater
  • Flavio Machicado Saravia
  • Francesc Arroyo
  • Francesco Zaratti
  • Francisco José Ballesta
  • Franklin E. Alcaraz Del C.
  • Fundación Jubileo
  • Fundación Konrad Adenauer
  • Fundación Milenio
  • Fundación UNIR
  • Gabriela Rivas Barrancos
  • Gary A. Rodriguez A.
  • Gastón Solares Ávila
  • Gonzalo Chavez
  • Guillermo Capobianco Ribera
  • Guillermo Mariaca
  • Guísela López Rivas
  • H. C. F. Mansilla
  • Harold Olmos
  • Héctor E. Schamis
  • Humberto Vacaflor
  • IBCE CIFRAS
  • Ismael Schabib Montero
  • Iván Arias Duran
  • Jacqueline Patiño
  • Jean Pierre Lavaud
  • Jesús Yavari Cortez
  • Jimena Costas
  • Jimmy Ortiz Saucedo
  • Joaquín Monasterio Pinckert
  • Jorge Espinoza Morales
  • Jorge Lazarte
  • Jorge Márquez
  • Jorge Muzam
  • José Brechner
  • José Gramunt de Moragas
  • José Luis Parada
  • José Luis Santistevan
  • Juan Carlos Zuleta Calderón
  • Juan Claudio Lechín
  • Juan Marcelo Columba Fernández
  • Julio Cesar Gil Quiroga
  • Luis Christian Rivas Salazar
  • Luis González Quintanilla
  • Luis Nassif
  • Luis Yáñez Valdez
  • Maggy Talavera
  • Manfredo Kempff Suárez
  • Marcelo Ostria Trigo
  • Marco Zelaya
  • Maria Galindo
  • Maria Victoria Zabala Vaca
  • Mario Panique
  • Mario Vargas Llosa
  • Mauricio Medinaceli Monrroy
  • Nicholas D. Kristof
  • Nicomedes Suárez Araúz
  • Nino Gandarilla Guardia
  • Oscar Díaz Arnau
  • Patricio Navia
  • Paúl A. Coca Suárez Arana
  • Pedro Shimose
  • Percy Añez Castedo
  • Pilar Rahola
  • POPULI
  • Rafael Puente
  • Raúl Peñaranda
  • Richard Osinaga Muñoz
  • Roberto Barbery Anaya
  • Roberto Burgos Cantor
  • Rodolfo Mier Luzio
  • Rodrigo Araya Allerding
  • Romano Paz
  • S.R.A. Gutiérrez
  • Sara Cuevas V.
  • Saul J. Escalera
  • Sergio Antelo Gutiérrez
  • Sergio Villa
  • Sol de Pando
  • Susana Seleme Antelo
  • Sylvia Chafuen
  • Walter H. Zuleta Roncal
  • Walter Reynaga
  • Walter “Puka” Reyesvilla
  • Wilson García Mérida
  • Winston Estremadoiro
  • Yoani Sánchez
  • VISITAS:
    IPs contadas:
    free counters
     
    Instituto de Ciencia, Economía, Educación y Salud
    Direccion:
    Av. Ibérica Calle 2, Edificio "Las Palmas Golf View"
    Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
    Teléfono: (591-3) 3 552629
    Email: contacto@icees.org.bo
    copyright © ICEES 2007-2017
    Hosting
    www.scz.com.bo