ArtículosClaudio Ferrufino-CoqueugniotIniciosemana del 29 de SEPTIEMBRE al 5 de OCTUBRE

No votar

Se ha vuelto un juego macabro, más que ridículo. En Bolivia no existe democracia; jugar a que sí ni siquiera alcanza la talla de sueño: pura ilusión. El partido gobernante ha hecho lo que sabe, nadie esperaba otra cosa, y la mal llamada oposición solo forma parte del ya decidido engranaje. En realidad, los opositores apuestan a que por cualquier enlace fortuito puedan participar del expolio, del despilfarro, con la conciencia “limpia” de haber tratado de evitarlo.

Debemos ser honestos. La democracia, nos quedó grande. No hay discusión político-ideológica, no hay pensamiento ni creación, todo gira en torno al provincialismo que ha explotado el MAS (no otra cosa sabía hacer con sus limitaciones de inteligencia), al manejo de lugares comunes y discursos estructuralmente (y gramáticos) de extrema pobreza. Líderes perfectos para un perfecto país. La supuesta intelligentsia, que siempre se queda muy corta comparada con afuera, ha visto bien ejercer de sirvienta. La vergonzosa actuación de ex mandatarios y otros nos da la pauta, y la clave, de lo que pasa: ausencia total de recurso humano. Somos un carromato que se arrastra por el lodo, tirado por bueyes o por ciudadanos qué más da, si es lo mismo.

¿Qué corresponde a un pueblo en semejante situación? Luchar, o, lo que resulta sencillo, adecuarse al rol de mirón y de pongo, uno asociado con lo otro. Una tercera opción, que requeriría de poderoso estómago y frialdad de hielo, está en dejar que las cosas sucedan, que la situación actual, cuya eternidad no la garantiza ningún achachila, ni Tupak Katari que estás en los cielos, se decante y permita el asomo de otra obsesión, de otro jerarca antediluviano en una cultura que no aprendió a escribir. En el país de los asnos la mula es rey y ley.

Quizá se deba insuflar una gota de optimismo, creer que no vivimos una tragedia sino un carnaval, que la mascarada tiene que servir para divertirse. Lo que quede luego de la fiesta, si algo queda, que se lo reparta el más fuerte. Total, de canibalismo se ha fundado Bolivia, y no hablo de Ayo Ayo y su emblemático sangriento folklore, hablo del día a día, de lo real confuso y lo real insólito, de la falta de conocimiento que tenemos de nosotros mismos y del eterno vagar en la oscuridad por la incapacidad de producir un fuego.

¿Primitivos, cavernarios? Llámenlo como quieran pero no lo cataloguen racialmente porque no sirve. Desde el servil Rodríguez Veltzé hasta el prometeico y mandón cacique que ha jurado chicotear al que se desvíe del camino, todos somos iguales, mal endémico: bolivianos, bolis, bolitas, boludos, o como nos digan porque nada estará de más y cada epíteto podrá ser justificado con un argumento. No es cuestión de indios ni de razas malditas. Esta sombra llamada país guarda el rango de mancha colectiva. Lo sociológico o antropológico que lo explique tendrá que caer en obsoletos lombrosianismos. No veo por dónde lo sepamos explicar con claridad. La abarca o la corbata son elementos de camuflaje, no otra cosa. Hay un conjunto diverso, y no es el mejor, hermanado por la estulticia y parido contra natura.

Hasta el MAS con el aura hipotética de eternidad no es original. A Evo Morales y la banda de rejuntados los inventaron otros, de afuera, muchos que hoy quieren lavarse las manos. Por ahí hay un jesuita de dudosa sexualidad y confirmada apetencia por los aymaras; también vascos fracasados en fuga con ánimo de otra Conquista; europeos mezquinos y bizcos, que ven todo de costado. Zoológico informe, retrato cubista, que sin concepto puso los ojos donde debían ir las orejas y la boca en el trasero. Experiencia social o experimento, salió a las patadas. El monstruo ahora tiene vida propia y tal vez fallezca de muerte natural. Sirve como material de ciencia-ficción. Puede producir locura o indiferencia. Ese, el voto válido, elegir cómo vivir en el desastre. El otro, el voto en las urnas, inútil. Mejor enviarlo a Maduro como solidaridad revolucionaria, al paraíso carente de papel higiénico.
29/09/14

_____
Publicado en El Día (Santa Cruz de la Sierra), 30/09/2014

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario