ArtículosIniciosemana del 15 de DICIEMBRE al 21 de DICIEMBRESusana Seleme Antelo

ENTREVISTA: La política antes que la mano dura

1) ¿Qué opina de la noticia mundial sobre el deshielo en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos?

Ante todo, que no es lo mismo un demócrata que un republicano en la Casa Blanca.  Bueno, no cualquier demócrata, sino Barak Obama. Él hace la diferencia, pues es el primer afronorteamericano en llegar a la presidencia de Estados Unidos, país de mayoritaria y violenta población racista hasta no hace muchos años. En parte lo sigue siendo, pero tiene a su favor que es una democracia tan sólida que puede destapar los horrores que cometió la CIA sin que se derrumbe su centenaria institucionalidad democrática. Obama, prefirió el  diálogo  político, es decir la política,  a seguir el legado de sus predecesores republicanos y también demócratas como la guerra, el espionaje y el bloqueo económico. Cambiar las armas por las relaciones político-diplomáticas frente a Cuba es inteligente,  y tan trascendente como el deshielo, con Rusia y China, hace años, con presidentes republicanos, cierto.

2) Este deshielo no es solo obra de Obama…

Desde luego, el diálogo es siempre entre dos o más diferentes, en este caso: Raúl Castro y Barak Obama, en las antípodas ideológicas.  Con el Papa Francisco como el mejor mediador  jamás pensado, y Canadá como sede de las conversaciones, se tejió un acuerdo, con el que, estoy segura,  nadie pierde, todos ganan. Requería valentía de ambas partes, pero más de Obama que tienen un congreso en contra con mayoría republicana y no pocos cubanos que viven en Estados Unidos que rechazan la decisión. Castro no tiene esas limitaciones: se acepta y nadie chista. “La Perla de las Antillas” a 90 millas de Miami, tras el triunfo de la Revolución  y adopción del comunismo, expulsó a millones de cubanos al exilio en Estados Unidos.  Y llegaron en estos más de 50 años, en avión, en balsa, a nado, o cruzando la frontera mexicana, con odios de ida y vuelta, descomunales y profundas heridas políticas, familiares, sociales  y económicas.

3) Pero el deshielo diplomático no rompe el bloqueo ni la Ley Helms-Burton

Claro que no lo rompe, pero será una cuestión de tiempo que ojalá no alarguen mucho más los republicanos. Esa ley fue una decisión legislativa con el señuelo de lograr “la libertad y la solidaridad democrática cubana”, que contemplaba la perversa internacionalización del bloqueo. Nunca se cumplió a cabalidad y se fue rompiendo por diversos ángulos por solidaridad, entre otros países, de España sobre todo, y por intereses comerciales.

4) Este deshielo no cambia ni ideologías ni principios, segúo, sino difedrente.  nuevoi perad mocepta y piunto decusnes de exiliados cubanos llegados en avin se desprende de los discursos simultáneos  de los presidentes Castro y Obama.

No los cambia  porque no era ese el objetivo, como no cambiaron Estados Unidos, ni Rusia ni China en su tiempo. A pesar de las pesadas cargas de la historia, con Raúl Castro creo que se pueda hablar de una Cuba que va hacia un nuevo período, no necesariamente postrevolucionario, sí distinto. No solo liberó a Alan Gross, sino también a un agente preso hacía 20 años, y a 53 detenidos políticos. A cambio,  Obama liberó a los tres que quedaban presos en Miami desde 2007. En apego a la dialéctica,  el cambio se impondrá, como en todo devenir histórico, más tarde o más temprano. Quizás así,  la democracia en Cuba que no necesita más adjetivos que el respeto a las diferencias, se logre para beneficio de su pueblo, porque sus condiciones materiales de existencia habrán cambiado.

5)  A la luz de este acontecimiento ¿qué pasará en los países que abrazan el Socialismo del Siglo XXI? Hace unos días el vicepresidente habló de Comunismo.

Como le dije este acuerdo político-diplomático no desmonta ideologías. En todo caso,  más de uno, entre ellos, Evo Morales, el Vice y otros en América Latina,  tendrán que poner las barbas en remojo porque el rabioso discurso antiimperialista sonará destemplado. Nunca quisimos  a los ‘gringos’, dirán. Tampoco los queremos hoy, machacarán,  pero a todas luces, parece nomás que son  necesarios. Esa es su hegemonía.

Fuente: ElDía

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario