ArtículosInicioManfredo Kempff Suárezsemana del 26 de ENERO al 1 de FEBRERO

AVASALLAMIENTO CULTURAL

Está claro que el avasallamiento cultural que alienta el actual Gobierno en todas las regiones del denominado Estado Plurinacional seguirá creciendo como la marea y que la meta es imponer sus personajes, ídolos y creencias, a quienes viven en las ciudades y no se han enterado todavía del nacimiento de una nueva Historia de Bolivia, donde españoles, criollos y extranjeros son mirados como obstinados intrusos o simples asaltantes. Ni siquiera a quienes lucharon en las guerras de la Independencia se les quiere reconocer mérito, si por supuesto no se trata de algún líder indio y preferentemente aimara. Esto se ve con mayor fuerza en los territorios andinos.

Estábamos creídos los cruceños que tendríamos inamovibles las estatuas a don Ñuflo de Chávez, Bolívar, Warnes o Mercado, pero resulta que el contagio de los originarios etnocentristas también está queriéndose asentar en nuestras plazas y luego será en nuestras calles. Aquí no se trata de “criterios personales” de algún despistado ni de esas cosas casi sin importancia que ha querido señalar el Vice en su conocido tono “envolvente”. Esto de cambiarlo todo viene directamente de S.E. Él ya tuvo la osadía de sugerir la supresión de una estrofa del himno cruceño porque ensalza a “la España grandiosa”, lo que hemos rechazado por  ser la estrofa más significativa y vibrante.

En el caso de La Paz, los masistas están desesperados por borrar el nombre y la escultura de don Pedro Domingo Murillo. Dijeron primero que la antigua Plaza de Armas debería llevar el nombre de Tupac Katari, pero ahora la candidata a la Gobernación paceña, Felipa Huanca, aparece declarando que, de ganar (lo que además puede suceder), la plaza se llamará Bartolina Sisa. Se podría pensar que existe algún reparo histórico contra el protomártir Murillo, colgado por alzarse contra la Corona, pero más parece que se ambiciona ese hermoso espacio para ofrendarlo a un héroe originario y mucho mejor si se trata de un rebelde contra los “k´aras”.

Antes que los masistas mostraran la hilacha, antes de su “revolución democrática y cultural” ya teníamos en Santa Cruz, en lugares muy destacados, las rotondas del  Chiriguano y la Madre India. Lo cierto es que no necesitamos que S.E. ni nadie azuzara nuestra sensibilidad social para hacerles homenaje a los indígenas que poblaron la llanura cruceña. Sin embargo, ya aparecieron los instigados, los inocentes o los pícaros que quieren ganar indulgencias del poder, pidiendo que el Chiriguano cambie su hermoso y representativo nombre. ¿Después van a hacer lo mismo con la Madre India? Es algo que no se debe permitir.

S.E. ya provocó indirectamente un serio problema entre el gobierno municipal de Buenos Aires y la colonia italiana de allí, cuando obsequió a la ciudad una costosa estatua de Juana Azurduy de Padilla (heroína nuestra y también argentina) para que se la colocara en lugar de Colón, en la tradicional plaza que lleva su nombre. Es difícil entender cómo la señora Presidente ordenó que desmontaran la tan querida estatua de la plaza Colón ubicada detrás de la Casa Rosada, de vista al río. Y claro, Colón, colonia, colonizar, colonizador, es algo que irrita a los anticolonialistas, que gritan ahora furiosamente reclamando reparaciones históricas.

No deberemos ceder en el caso de la tradicional rotonda del Chiriguano. Protejamos lo que nos identifica como ciudad mestiza. Los viejos paceños van a defender el nombre de Murillo, sin duda. No sabemos si lo harán los jóvenes que poca importancia le dan a estas cosas de la historia. Tampoco defenderán a Murillo los alteños. Pero los paceños saben que si cae Murillo, caerán los emblemáticos Colón en El Prado, Isabel la Católica en la Avenida Arce, y el propio Alonso de Mendoza. En estos cinco años que quedan por delante muchos rostros nuevos esculpidos en piedra o bronce podrán verse en las ciudades bolivianas. Y no importa siempre que ocupen lugares que no sean arrebatados a otros. ¿Estamos dispuestos los cruceños a que derriben mañana a nuestro fundador el capitán don Ñuflo de Chávez? ¿Lo estarán los paceños con que humillen a don Alonso de Mendoza?

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close