ArtículosInicioManfredo Kempff Suárezsemana del 12 de ENERO al 18 de ENERO

ESTADO PREVARICADOR

No sabemos si alguien tiene dudas aún de que los prevaricadores se han impuesto en el Estado Plurinacional. Este es el tiempo de la prevaricación, que ha empezado con el mal ejemplo de los gobernantes en boga (burladores de sus responsabilidades), pasando por nuestra mil veces desdichada justicia y rematando ahora con el confuso y sibilino Tribunal Supremo Electoral (TSE) y sus ramificaciones departamentales.

Una circular ambigua, indescifrable y extemporánea, ha producido un remezón tal que se ha sentido, con aparente sorpresa, hasta en el Palacio de Gobierno. Con una resolución, que dizque interpreta a la Constitución Política del Estado, se ha borrado de un plumazo al 42% de los candidatos para las llamadas elecciones “subnacionales” que se efectuarán el 29 de marzo próximo. Dentro de la nebulosa que envuelve la resolución de marras, el TSE afirma, empero, que los suplentes que estén con toda su documentación en orden podrán ocupar el lugar de los titulares defenestrados.

La confusión es tremenda y las cabezas de los tribunales electorales se han lanzado a los medios para enredar aún más a la opinión pública. Aparentemente, los perjudicados son tanto opositores como oficialistas. Sin embargo, queda la impresión de que a los oficialistas les han eliminados los peones del ajedrez mientras que a los opositores les capujaron alfiles, caballos, torres y hasta una reina. Total que el tablero político ha quedado hecho un embrollo con reclamos por todas partes y amenazas – ¡cómo no! – de movilizaciones y huelgas de hambre.

Eso de “interpretar” la Constitución siempre ha traído innumerables problemas que hasta acabaron en golpes de Estado. Juzgar si un candidato vivió los últimos dos años en el lugar de su circunscripción electoral es una estupidez mayúscula, imposible de certificar, mucho peor cuando se lo quiere aplicar a los representantes nacionales que están obligados a vivir en La Paz.

Y cada jerarca del TSE o de los tribunales departamentales tiene su propio discurso. Doña Dina Chuquimia nos dejó absortos el domingo pasado, cuando en un programa de televisión fue incapaz de explicar por qué no se exigían los mismos requisitos a quienes candidateaban para alcaldes que a los que terciaban para gobernadores. Acabó tratando de interpretar la Constitución sin poder dar una explicación acertada y con una sonrisa nerviosa que denotaba absoluta ignorancia sobre su responsabilidad. Y así han aparecido varios portavoces que han hecho malabarismos dialécticos, hasta que, finalmente, irrumpió la voz plana, impersonal, de la presidenta del TSE, Wilma Velasco, que con una frase lo arregló todo: “La circular ya se ha cumplido”.

Pero ahí está “coagulada” Rebeca Delgado, temida por el MAS, al igual que el analista Carlos Cordero, Elizabeth Reyes, y los masistas Maldonado, Gustavo Torrico, Felix Martínez, y ese mozo atrevido con aires de estadista, prototipo del masista trepador, que es Edwin Tupa y que ha acusado nada menos que a la CIA de haber metido su mano en este desaguisado prevaricador. Tupa, para asombro de todos, ha acusado a la ministro Nemesia Achacollo de ser la peligrosa agente reclutada por la CIA para defenestrar a los masistas destacados, es decir a él. Si doña Nemesia es agente de la inteligencia gringa, S.E. debería continuar nomás con su purga interna en el partido porque ya no tendría en quien confiar. A las acusaciones contra la ministro Achacollo se han sumado otras voces de los que han quedado resentidos,heridos, por este acto de prevaricación que los propios masistas lo atribuyen a mentes perversas y torcidas de la cúpula gubernamental.

Como no podía ser de otro modo el malestar cunde entre los de arriba y los de abajo. Ante un tribunal jacobino guillotinador que al parecer tiene carta blanca para interpretar las leyes como le dé la gana volando cabezas, lo menos que podría suceder es que los afectados protesten y que la ciudadanía sienta un mal sabor de boca. Es la misma historia aciaga que empezó en enero del 2006.

No han faltado, por cierto, los pedidos de renuncia de los vocales electorales, aunque el tiempo ya no permite componer lo descompuesto. El presidente del Comité Pro Santa Cruz, Fernando Castedo, se ha sumado a estas protestas, por un elemental sentido de rechazo a la falta de criterio y transparencia que está malogrando nuestra empobrecida democracia.  El candidato favorito a la Gobernación cruceña, Rubén Costas, también ha protestado claramente contra la prevaricación. El país, el Estado Plurinacional, está mostrando una cara muy fea con esto de que autoridades nacionales desvaríen tan peligrosamente  faltando a sus funciones.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close