ArtículosClaudio Ferrufino-CoqueugniotIniciosemana del 16 de MARZO al 22 de MARZO

Il Divo (Evo)

evo futbol

Que Brasil Sambódromo, Evo (no Bolivia), Diablódromo. No se premia un grupo aymara en Viña del Mar, Chile, entonces Evo siente que debe contar con viña propia. Claro que estas sensaciones suyas bastante agudas tienen su lado económico aparte del patrioteril o del romántico. Hay réditos detrás de tablas, siempre. El líder no piensa, siente, pero palpa el vil metal mejor que nadie.

No hace mucho, hablando de la ilustre patota juvenil PODEMOS, lo oí sentir que tenía un deseo de formar parte de Europa. Hasta ahora no se me ha aclarado. Los lambiscones prefirieron taparlo y los otros no dar candela a un asunto que podría quemar. El sensualista mira mucho más allá que nosotros, mira desde adentro, desde el oscuro ojo primigenio…

Guárdese el mundo que las próximas olimpíadas se harán en Orinoca y la estatua del Generoso pasará con cincuenta pisos la del tirano norcoreano. Guarde la reina que pronto crecerá a imitación de Buckingham y a escala con mucho superior, el palacio de la realeza Morales. Y Cabo Cañaveral pasará a la historia luego que el Supremo elija el sitio para lanzamientos interplanetarios, allí mismo desde donde ahora se tiran cohetes en carnaval. Es que el mundo no ha visto nada aún. Los rascacielos de Abu Dhabi serán enanos ante el encono aymara que no solo rascará sino trepanará las estrellas. Los marcianos que no se comunican con nadie desde que murió Orson Welles, han dicho al Inca que se prepare a caminar por el haz de luz que arrojarán desde los confines del universo. Por allí aireará sus nalgas andinas, tersas como papa morada, para impactar en el no tiempo a las razas galácticas que querrán copular con él para alcanzar la Especie.

Hay un problema que no ha sentido. Que en algún lugar de otro mar hay un califa que no se anda con vueltas y decapita con cuchillos cortos. Tendrán que decidir quién es quién y si dividen o comparten el mundo. Hasta las largas pangas nigerianas se han inclinado al islámico. Falta que Evo le rinda pleitesía o que encare esta vez la imposibilidad de una vida con dos amos y mande las inconmensurables huestes alcoholizadas de Achacachi a mostrar cómo se gana una guerra con perros degollados. Mientras tanto no se sabrá con certeza si Evo manda o es segundón. Dicen que la pelea de Mayweather y Pacquiao es la histórica, pero esta entre el Califa y el Inca sería recordada hasta el fin de la Coca Cola (con Choquehuanca asistiendo en toalla y esponja). Hay que enviar una misiva al Papa para que haga los arreglos…

Evo otea el horizonte con su catalejo de ojo negro. Nadie ha podido ejercitar este arte así. Mira y siente. Los cartesianos quedaron en el basurero de la historia. Siento que llegaremos a Marte, y zaz, en Marte danzan morenada. Siento que Bolivia forma parte de Europa, y de golpe Daniel Cohn Bendit le alcanza un cetro recién creado de emperador del viejo y nuevo mundo, uno con pomo redondo y tétrica abertura al centro, la mirada del cíclope.

Troya (o la historia)… allí va Evo montado sobre un guanaco y con tremolante casco tarabuqueño, a lanzarse como Juana de Arco contra las murallas. Detrás de su carroza arrastra los moribundos cuerpos de Aquiles y Héctor alrededor de Orinoca. Apolo le tiró flechas que rebotaron en la permanente (peinado) que caracteriza al mito. Yo soy el comienzo y el fin de la historia dice el nuevo Atila. Donde pisa no crece más la hierba porque sus correligionarios cocaleros convirtieron todo en un erial.

Vuelvo a lo que me preocupa. Qué dirá el califa al respecto, porque asociar dos vanidades se hace imposible. Siento, y porque siento ustedes existen, afirma Evo en un disminuido Partenón de barro que por largo tiempo ha sido cagadero y meadero en el altiplano boliviano. Parece no importarle porque los sicofantes aplauden y el vice da saltitos de novicia rebelde.

¿Andreotti? Poca cosa. ¿Ceausescu? Peor. Evo para todo el mundo.
16/03/15

_____
Publicado en El Día (Santa Cruz de la Sierra), 17/03/2015

Imagen: Caricatura de Mencho

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Cerrar
Botón volver arriba