ArtículosInicioJimmy Ortiz Saucedosemana del 8 de JUNIO al 14 de JUNIO

La tierra es competencia departamental

La Constitución Política, rechazada con 65 % en Santa Cruz, tiene una serie de imposiciones. Su tortuosa concepción y aprobación, no le permitieron ser un verdadero Pacto Social, consensuado con todas las naciones que componen el Estado.

Tiempo atrás me pronuncie sobre el discriminatorio artículo 238 inciso 3, que da ventaja al Presidente y al Vicepresidente de la República, de no tener que renunciar; como todas las otras autoridades, para postularse a ser reelectos.  ¡Hasta los curas tiene que renunciar, pero ellos no!

Hoy me referiré al tema de la tierra. La Constitución establece en su artículo 298: “Son competenciasprivativas del nivel central del Estado, inciso 17 Política general sobre tierras y territorio, y su titulación”. Adicionalmente su artículo 297 inciso a, define como competencia privativa: “aquellas cuya legislación, reglamentación y ejecución no se transfiere ni delega, y están reservadas para el nivel central del Estado”.

En buen romance, el centralismo es el único que tiene poder sobre la tierra, en el Estado Plurinacional. Las diferentes naciones que la componen, son simples mirones de palo, sobre un tema que es fundamental para su desarrollo económico y social. Son naciones de pliqui, simples satélites de un centralismo miope que ha hecho de este país la cola del Tercer Mundo.

Para traducirlo a términos de esta Constitución, las tierras tienen que ser competencia privativa departamental, como corresponde a un Estado Plurinacional y autonómico verdadero.

Santa Cruz conquistó su independencia el 14-02-1825, con la retirada del Brigadier Francisco Xavier Aguilera y la entrada del Colorao Mercado. Cuando decidimos ser parte de Bolivia el 6-08-1825; después de 260 años de existencia, lo hicimos con 1.600.000 km² de territorio. Éramos más grandes que la Bolivia actual, no entramos chutos a ser parte de esta comunidad de naciones. Con ese territorio hemos contribuido a la creación de Beni, Pando, parte de La Paz e incluso de Perú, Brasil, y Paraguay.

En la época colonial nuestros ciudadanos solicitaban tierras al Cabildo, títulos que eran firmados por el Gobernador, sin necesidad de consultarle al Rey.

Las tierras son nuestras por derecho propio, no necesitamos el tutelaje colonialista de nadie para decidir sobre ellas. Esta es una reivindicación que tiene que ser encarada por nuestras autoridades, instituciones y líderes regionales. No somos colonia de nadie.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario