ArtículosIniciosemana del 29 de JUNIO al 5 de JULIO

A propósito de «Boquerón»

Boris Gomez Usqueda

Sólo para recordar la historia: la batalla de Boquerón fue la primera de la Guerra del Chaco, entre Bolivia y el Paraguay (septiembre 1932). Seguramente ese hecho -doloroso por cierto- fue tomado también en cuenta para bautizar un pozo petrolero, “Boquerón Norte” BQN N-X4D (Yapacaní, Santa Cruz), donde preliminarmente la administración estatal indicó que con ese hallazgo la producción de hidrocarburos en el país se triplicará y los beneficios serán de 1.700 millones USD adicionales para los próximos años.

Bueno. Ojalá así sea. Y se reducirán las subvenciones al diésel.

Todo esfuerzo es importante. No olvidemos que luego de diez años de administración se sigue trabajando con una legislación energética anticuada y que no responde ni siquiera a la nueva Constitución (2009).

Muy poco dinero internacional en exploración muestra poco interés externo en áreas hidrocarburíferas bolivianas.

El factor más importante: la ausencia de legislación moderna que permita incentivos fiscales a exploración/producción.

No hay muchas compañías internacionales realizando trabajos (con serias inversiones) en exploración excepto Pdvsa y Gazprom (cinco años tardó en activar el proyecto Petroazero, cabalmente por el enmarañado proceso legal interno).

Hoy Bolivia produce 60 MMmcd de gas natural (70% extraída de campos gasíferos San Alberto, Sábalo y Margarita, Tarija) y con fórmulas de venta de gas elaboradas en contratos de la década de los noventa han permitido a Bolivia tener cierta “soltura” contable pese a la baja del precio del barril/petróleo.

En Bolivia no hubo grandes descubrimientos de reservorios en petróleo y gas, cabalmente por la poca inversión real en esa etapa de la cadena de hidrocarburos.

Se debe continuar con los esfuerzos: quizá la mejor señal sería que el Parlamento prepare una nueva Ley de Hidrocarburos, una nueva Ley de Electricidad para este año.

Es importante tener en cuenta el contexto en el que se desenvuelve la industria: durante enero de 2015 hubo una reducción de 182 millones USD en ingresos por exportación de gas, comparativamente con enero de 2014.

La recaudación IDH cayó en 115 millones USD en el primer trimestre de 2015, respecto a similar período anterior.

En relación con costos de exploración/producción: son variables. Dependen mucho de la geología y del terreno. Hay procesos de exploración/producción costosos: requieren más pozos perforados para desarrollar volúmenes de gas/petróleo comerciales. Podría ir entre 20 a 100 millones USD por pozo, con facilidad. La tecnología desempeña papel fundamental en estos procesos. Cuando Bolivia ingrese a procesos de exploración/producción de fracking (gas/petróleo no convencional) los costos serán astronómicos comparativamente a los actuales, obviamente los réditos serían importantes. Queda mucho por estudiar y analizar y apenas el 25% del territorio está explorado. Hay mucho por hacer aún.

BQN N-X4D aportará desde 2017 para refino: 13,2 millones de litros diésel/mes; 6,6 millones de litros gasolina especial/mes; y 23,5 toneladas métricas/día de gas licuado de petróleo (GLP): informes preliminares indican que tiene 28 millones de barriles (MMBbl) de petróleo. Es petrolero y no gasífero, lo que es al revés en el país que produce más gas que petróleo. Es de profundidad de 2.500 metros.

En el país se produce 81,6 millones de litros diésel/mes y se importa un total de 71,4 millones de litros. Lo que hace una oferta mensual de 153 millones de litros; pero habrá que ver si hay capacidad de transportar esos nuevos líquidos del pozo hasta el centro de refino y si hay la posibilidad de refinar. Esos temas están pendientes.

Desde la perspectiva del consumo de diésel es buena noticia: para este año autoridades del Estado proyectaron un gasto de 658 millones USD para subsidio para atender la demanda interna. Sería importante que el ahorro por compra de diésel, estimado en 916,86 millones USD entre 2017/2026 sea destinado a una planta de conversión de gas a diésel para exportación (GTL) y para compensar a Tarija.

La baja de los precios del barril/petróleo obligó a todos los países productores de gas/petróleo a tomar medidas proactivas no sólo para captar inversiones, en un ambiente adverso, sino para producir más y evitar reducciones de sus presupuestos.

La producción de petróleo podría triplicar y llegar a 10.000 barriles/día en 2017. Hoy Bolivia está en 4.480 barriles/día.

Habrá que seguir empujando un nuevo marco normativo energético.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba