ArtículosInicioIsmael Schabib Monterosemana del 6 de JULIO al 12 de JULIO

GRACIAS SANTA CRUZ DE LA SIERRA POR SER TAN BELLA

La Santa Cruz que vimos en la TV, la que se mostró al mundo entero durante la misa que oficio ayer el papa, fue una ciudad bella, llena de sol; gracias al sol,  que parecía esquivo un poco antes del acto litúrgico, lució radiante; gracias al cielo por ser “el más puro de América”; gracias al viento por llevarse la nubes y que hizo ondear las banderas de diversos colores que asemejaban mariposas, que hizo mecer los arboles sin llegar a ser muy intenso; gracias a los arboles por dejarse mecer por  el viento y a sus coquetas hojas verdes, pese al invierno.

Gracias a las avenidas modernas y amplias donde se concentró la gente; gracias a los imponentes edificios  que sirvieron de marco del cuadro espectacular que vimos; gracias a la estatua del “Cristo” y al arte que hizo resaltar las alas donde se cobijó el Papa, alas soportadas por majestuosos  horcones tallados, gracias por la cultura que representan.

Gracias a la gente que tuvo la iniciativa de que la misa sea en ese lugar. El mejor de la ciudad para que se desarrolle un acto de esa naturaleza.

Gracias a los colores que lució la gente en sus ropas, a las banderas y los colores de la naturaleza que se conjugaron creando una armonía casi perfecta.

Gracias a los que tuvieron la iniciativa de que en algún momento de la misa se hable en los idiomas nativos representativos de nuestra población, el Aimara, el Guaraní y el Quechua; gracias  porque en la misa se habló el idioma que nos une en Bolivia y que hablamos casi todos, el Castellano.

Gracias al arte, a la Música Barroca. Gracias a los músicos por mostrarnos a los que vivimos en esta ciudad como una sociedad que avanza culturalmente.

Gracias Santa Cruz porque en esa inmensa marea humana que se presentó para escuchar al papa, había diversidad de gente, negros y blancos, un poco menos negros y un poco menos blancos; ricos y pobres, un poco menos ricos y un poco menos pobres, sumidos en una muestra de respeto y fe,  de auténtico recogimiento espiritual. Esa diversidad que mostró Santa Cruz es la Bolivia total, la Bolivia que amamos.

Gracias querido papa por elegir el nombre de Francisco, por darle vida nueva a la Iglesia Católica; gracias por visitarnos y crear estas circunstancias.

Gracias Santa Cruz de la Sierra porque la imagen que recorrió el mundo es la de una Bolivia alegre, optimista, la de una Bolivia multifacética.

Gracias Santa Cruz de la Sierra por hacernos sentir orgullosos de ser bolivianos. Gracias querida ciudad por ser tan bella ¡Bendita seas Bolivia! ¡Bendita seas Santa Cruz de la Sierra!

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba