ArtículosInicioMarcelo Ostria Trigosemana del 14 de SEPTIEMBRE al 20 de SEPTIEMBRE

¿Cuándo estalló la paz?

“Ha estallado la paz”, la última novela de la trilogía integrada por “Los cipreses creen en Dios” y “Un millón de muertos”, fue escrita por el catalán José María Gironella, de la que se ha dicho que, “Con una mezcla de dramatismo, de poesía y de ironía (…) desde los primeros capítulos, presenta los años inmediatamente posteriores a la guerra (civil española)”.

Parecería que el relato se orientaba a mostrar que se había superado uno de los más sangrientos enfrentamientos entre españoles: la guerra civil 1936—1939, que dejó más de un millón de muertos. Pero no fue así, el autor aclaró: “…la obra que concebí, centrada en nuestro drama nacional, no será trilogía como fue anunciado. Habida cuenta de que la etapa histórico—política iniciada en 1939 no ha concluido todavía, de que muchas de sus circunstancias perduran básicamente, he decidido dedicar a la posguerra unos cuantos volúmenes. No me pareció válido, en ningún aspecto, finalizar mi retablo un año cualquiera: 1945, 1950, 1958…” El tiempo le dio la razón: la paz no estalló, ni siquiera cuando los países del eje fueron derrotados en 1945. Siguió —y sigue— una creciente espiral de extrema violencia.

Terminada la II Guerra Mundial, se creó la Organización de las Naciones Unidas, con el principal objetivo de preservar la paz y promover la cooperación entre los Estados. Es cierto que hizo esfuerzos en este sentido, pero las organizaciones —como ya se dijo— no son, ni más ni menos, lo que sus miembros quieren que sean, y muchos países resolvieron nomás ir por la aventura de las armas.

Desde 1946, se han sucedido muchas guerras civiles e internacionales, que cobraron millones de víctimas entre civiles y militares, mientras los refugiados huyeron en busca de paz y seguridad. Fueron las guerras de Corea, de Indochina, de Vietnam, la muy cruenta entre Iraq e Irán, del Golfo Pérsico, las guerras en el Oriente Medio y muchísimas otras. Hoy un horrendo enfrentamiento interno desangra Siria. Y, como si esta matanza fuera poco, en Siria e Irak se combate a una de las expresiones de la barbarie: el Estado Islámico. América Latina no se ha librado de la violencia: Hubo guerras y guerrillas en Colombia, Cuba, Bolivia, El Salvador, Perú, Nicaragua, Guatemala, Argentina, Uruguay y un muy largo etcétera.

La paz no ha estallado, siguen muriendo muchos. ¿Qué hacer? A la larga, quizá ayude algo educar, moralizar y fomentar la solidaridad y la tolerancia para recuperar lo que se va perdiendo por la ferocidad de los hombres: el respeto por la vida.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba