ArtículosInicioMarcelo Ostria Trigosemana del 31 de AGOSTO al 6 de SEPTIEMBRE

La Carta Democrática Interamericana en desuso

Las normas jurídicas que no se aplican por un tiempo caen en desuso. Esto sucede con la Carta Democrática Interamericana, destinada a proteger la democracia en América y cuyos signatarios reconocieron que “los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus Gobiernos la obligación de promoverla y defenderla”, y que “la democracia es esencial para el desarrollo social, político y económico de los pueblos de las Américas”.

Una sola vez se intentó aplicar la Carta. Fue en la crisis política de Honduras, manejada con desacierto por el entonces secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien, luego, ante un insulto del presidente venezolano Hugo Chávez, prefirió ignorar otros atentados contra el sistema democrático. Habrá que recordar que la solución de esta crisis vino con la participación, ajena a la OEA, del ilustre expresidente de Costa Rica, Oscar Arias.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, sigue con el sesgado rumbo de su predecesor. Con la línea prochavista, expuesta cuando fue canciller uruguayo en el Gobierno del Frente Amplio, tampoco ha propiciado que se aplique la Carta Democrática Interamericana ante la desembozada dictadura del chavismo en Venezuela.

Los Gobiernos de América hasta ahora guardaron un ominoso silencio, pese a que se autoproclaman defensores de la democracia y de los derechos humanos; y se han rendido a la preferencia de los populistas por Unasur, cuyo secretario general, el ex presidente colombiano Ernesto Samper es un aliado del chavismo. Samper afirmó: “El Consejo Nacional Electoral es un organismo independiente del Gobierno venezolano”. “El sistema electoral venezolano es muy eficaz y está muy vigilado”; “Por supuesto que Venezuela es una democracia” (declaraciones de E. Samper. El País, Madrid, 11.07.2015). Y, para colmo, ya justificó la expulsión de colombianos: “Hace un año denunciamos el peligro de la intromisión de paramilitares colombianos en Venezuela; hoy se confirma que es una realidad” (citado por Ewald Scharfenberg. El País, Madrid, 28.08.2015).

  1. El Consejo Permanente de la OEA y los cancilleres de los países de Unasur se reúnen con el solo propósito de buscar una salida a la crisis provocada por el chavismo con la expulsión de colombianos residentes en Venezuela. Eso está bien, pero nada sobre el despotismo que sufren los venezolanos. Mientras tanto, la Carta Democrática Interamericana, ya en desuso, sigue olvidada en los anaqueles de las Cancillerías de sus signatarios
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba