ArtículosInicioManfredo Kempff Suárezsemana del 7 de DICIEMBRE al 13 de DICIEMBRE

S.E. Y MACRI

Hace bien S.E. en viajar el próximo jueves a la transmisión del mando en Argentina, cuando asumirá la presidencia Mauricio Macri y se despedirá de la Casa Rosada la “hermana” Cristina Kirchner. No ir hubiera sido un error diplomático imperdonable que hubiera afectado mucho a Bolivia. Finalmente el nuevo mandatario platense ha tenido demasiadas cosas de qué ocuparse como para guardar rencor porque S.E. afirmó, fallando totalmente en sus cálculos políticos, que las elecciones las ganaría Daniel Scioli, y que, de no ser así, el advenimiento de Macri sería algo insoportable.

E. olvida rápidamente sus agravios pero no los que recibe. Quiere decir que ofende sin pensarlo, por compromiso con sus compañeros populistas, y luego cree que no ha pasado nada. Lo hemos visto con frecuencia en Bolivia y fuera del país. Lanza afrentas y es como si lo hiciera con alguno de sus colaboradores a los que, se dice, trata muy mal. Con el mandatario argentino no sucederá lo que pasó con el presidente Obama, que simplemente no le quiso estrechar la mano la última vez que se encontraron. Claro que el hombre más poderoso del planeta recibe injurias de S.E. todos los días y alguien se lo dirá riendo durante el “happy hour”. Somos machos los bolivianos cuando sabemos que nadie va a gastar ni un misil para castigarnos.

El presidente Macri aprecia a Bolivia, sabe cuál es la importancia que tienen nuestras relaciones y está convencido de que, contrariamente a las aciagas afirmaciones del embajador Basteiro, el negocio del gas con nuestro país será fundamental durante los próximos años. Y no sólo eso, sino que el intercambio comercial puede crecer mucho con la incorporación plena de Bolivia al MERCOSUR, además de una lucha común contra el narcotráfico que será medular. Por supuesto que Macri no olvidará la inmensa cantidad de compatriotas que viven en Argentina y que tanto aportan a la sociedad con su trabajo.

Esperemos entonces que S.E. llegue a Buenos Aires con su mejor semblante de acuerdo a la ocasión, aunque sea para despedir a la “hermana” Cristina, su gran amiga, y extrañar al “hermano” Nicolás, que estará muy aporreado luego de las elecciones parlamentarias. S.E. tiene que cultivar una buena amistad con el presidente Macri, como debe hacerlo con todos los mandatarios vecinos y alejarse un poco de la mala influencia caribeña y de las fantasmales visiones que le transmite el Vice y de tanta tontería pasada de moda que escucha hablar en sus proximidades.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba