ArtículosInicioManfredo Kempff Suárezsemana del 6 de JUNIO al 12 de JUNIO

EL DOBLE JUEGO POR CONVENIENCIA

Queda a la vista de que el MAS está en un doble juego en Santa Cruz y que todas sus acciones las realiza a su interés y conveniencia. Ese no es un asunto de extrañar dentro de la actividad política donde casi todo vale para alcanzar los objetivos, pero hay que hacerlo notar para que S.E. y sus estrategas no crean que los cruceños somos tan ingenuos, tan «de campanario», como para no darnos cuenta de sus propósitos.

Una es la actitud del Gobierno con el sector productivo del departamento y otra muy distinta con sus autoridades políticas. Los halagos al empresariado son enormes, pero no como para que se confíen plenamente. En los hechos los «madamases» se guardan armas y las utilizan cuando son necesarias. Los cupos a las exportaciones son un garrote poderoso y permanente así como la amenaza de la toma de propiedades productivas que se solucionan un día para volverse a producir después. Es decir que hay una buena relación con los empresarios, pero bajo condiciones («ganen plata pero no hagan política»).

Otra es la relación del MAS con la Gobernación y muy especialmente con su gobernador. Ahí salta a la vista la absoluta intolerancia del actual Gobierno con quienes no les aceptan sus imposiciones ni su temperamento. Mientras se muestran amigos con quienes les son sumisos, son terriblemente intolerantes y llegan a perder los estribos ante alguien que no doble la cerviz. Entonces muestran la otra cara, aquella de la molestia, de la rabia, contra una ciudad y una región como Santa Cruz, que no piensa tragar resignadamente el purgante que le quieren embutir.

El gobernador Costas se ha erigido en la pieza a derribar. Han tenido suficiente tiempo los masistas como para darse cuenta de que con él en la Gobernación no podrán cumplir con el jurado propósito de grandeza incaica que exige S.E. y que, por tanto, se lo debe anular.  ¿Cómo se liquida a un adversario en los tiempos del Pachacuti? A través del «fiscalato». No hay nada más ocurrente ni limpio, ni aséptico, porque todo se soluciona sin tiros ni palos: a la cárcel por mandato de la ley. Los fiscales se han convertido en «el maravilloso instrumento del poder».

Existen más de 20 procesos en contra de Rubén Costas y se han reactivado con inusitada violencia después del referéndum que perdió el MAS. La derrota ha indignado a S.E. y ha empezado a exigirles, a quienes cree responsables del fracaso, que se reivindiquen. Por lo tanto se le ha abierto las puertas a la jauría y ahora resulta que el gobernador, denunciado por la Procuraduría y el Ministerio Público, por presuntas irregularidades en la adquisición de unos vehículos, está sometido a arraigo, pago de fianza, y obligación de firmar un libro cada 20 días en la Fiscalía. Es una forma de acobardarlo.

¿Los inventores del «fiscalato» son los que van a llevar a cabo la «Cumbre de Justicia» en Sucre? ¿Ellos van a arreglar el problema judicial? Dios nos libre a quienes vivimos tan lejos de Él tan cerca de las fiscalías. Eso más para colmo de nuestros males.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba