ArtículosInicioMarcelo Ostria Trigosemana del 8 de AGOSTO al 14 de AGOSTO

Panorama preocupante

No hay señales que indiquen que el mundo se está acercando a una verdadera era de paz. Se dice, en cambio, que ha comenzado la tercera guerra mundial y que nada hace presagiar que los peligros se disipen. Por el contrario, los vaticinios son preocupantes, tanto en el panorama mundial como en el regional. Ni los grandes espectáculos, como el de la fastuosa inauguración de los juegos olímpicos de Río de Janeiro, alcanzan para tapar los problemas. Pasadas las competencias deportivas, las amenazas persistirán.

Y va a recrudecer —no es un presagio sino una evidencia— la mala vecindad en nuestra región; así lo demuestran los acres duelos verbales entre presidentes y funcionarios que alejan el entendimiento inspirado en la paz activa —no en la mera ausencia de guerra— o sea paz con cooperación. Lamentablemente, por la virulencia declarativa, no se avizoran diálogos constructivos que superen las diferencias y enconos, como lo que separa a Bolivia y Chile.

Otra contribución a las tensiones crecientes en nuestra región es el reciente entredicho por la presidencia rotativa del Mercosur que va a dejar una huella de resentimiento, lo que no es bueno para una marcha conjunta en un proceso de integración. La discrepancia manejada con el insulto solo tiene un destino: el fracaso de un emprendimiento integracionista. Ya lo advierte el ex canciller uruguayo Didier Opperti: “Venezuela se deslegitima totalmente e insiste con un discurso violatorio de las mínimas reglas de educación y respeto», y ello no va a eliminar las objeciones a que Venezuela  asuma la presidencia de ese organismo.

Bolivia, por su parte, espera ingresar en el Mercosur, mientras el presidente Maduro, en su peculiar estilo, insulta. En estas circunstancias, el presidente de Bolivia afirma: “Maduro estamos contigo”. Con esto solo se atiza el fuego, y el panorama se hace más preocupante, alejando la posibilidad del pronto ingreso de Bolivia a este grupo.

Mucho de lo anterior y de otros problemas, resultan de excesos y agresivas declaraciones de quienes creen que esta es la manera de defender intereses nacionales y causas legítimas. Para superar, por ejemplo, el entredicho del Mercosur, se tendría que empezar por moderar el lenguaje, abandonar el enfrentamiento cerril —el que como está demostrado es el estilo que prefiere el presidente venezolano— y, por supuesto, abrir las economías. De otra manera, se avivan resentimientos y se provoca el fracaso de emprendimientos conjuntos.

La paz se construye en armonía y con tolerancia, no con destemplanza.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba