ArtículosInicioManfredo Kempff Suárezsemana del 17 de OCTUBRE al 23 de OCTUBRE

«LA ESPAÑA GRANDIOSA…»

La corriente indigenista que recorre Latinoamérica desde hace algunos años – con frenético énfasis en Bolivia – no ha logrado que los cruceños dejemos de amar a España, salvo, tal vez, algunos que han estado muy influidos por el sentimiento anti-español del MAS, a raíz de la atrevida sugerencia que tuvo S.E., nunca más repetida, de que se modificara la estrofa del himno de Santa Cruz que dice: «La España grandiosa, con hado benigno, aquí plantó el signo de la redención…».

No sólo que los cruceños ignoramos el impertinente propósito de S.E., sino que en aquel año de 2009, se produjo un acto de desagravio en la plaza de Armas, al himno escrito por Felipe Leonor Rivera hace más de un siglo, donde estuvieron presentes el Comité Pro Santa Cruz, la Brigada Parlamentaria, el Concejo Municipal, y otras instituciones. Por entonces, el Presidente del Comité, Luis Núñez expresó que el himno «lo cantamos con amor y con orgullo…» y la presidenta del Comité Cívico Femenino, Julia Gutiérrez de Parada, fue más allá: «el himno es nuestro y de nadie más…».

Quienes dicen repudiar el racismo y promulgan leyes contra la segregación y discriminación, resultaron ser empedernidos enemigos de España, dizque por habernos descubierto, conquistado, explotado y colonizado. Esto, como si América no se fuera a descubrir jamás, como que sin Colón  los americanos nos íbamos a quedar por los siglos de los siglos cubiertos de taparrabos, chupando mangos, comiendo yuca, y procreando seres que no llegarían ni a los 30 años.

Se llegó a decretar el 12 de octubre como Día de la Descolonización, a maldecir la fecha en vez de celebrarla, para proclamar el final del sistema colonial y el rechazo a la «invasión» hispana, cruel y rapaz, según los etnocentristas andinos. A tal extremo llegó el sinsentido que S.E. proclamó que ni siquiera el idioma español era bienvenido y que se publicaría un Diccionario de la Real Academia Nativa de la Lengua. Jocoso anuncio donde sobra cualquier comentario al respecto.

De ahí que el gobierno del MAS deteste el mestizaje al extremo de querer borrarlo hasta de la etnografía nacional. Se engrandece al indio en una nación mestiza, porque mestizos somos todos de alguna manera. El mestizaje del español con quechuas, aimaras, y tribus guaraníes, es un hecho. Como los pueblos originarios de Iberia lo fueron, sin quejarse y con orgullo, con romanos, ligures, suevos, vándalos, visigodos, judíos y árabes. Además de que en España se mezclan hoy miles de bolivianos desocupados que tienen el pan que no encuentran aquí. ¿Tiene sentido, entonces, tanta estupidez?

Curiosamente en Bolivia no son los indios quienes más denuestan a España, sino los mestizos encumbrados. Al parecer así tiene que ser lo que ahora vienen a llamar el Abya Yala, es decir la América precolombina. Que yo recuerde, en mis años de colegio no escuché nunca hablar de Abya Yala. En aquellos años se festejaba el 12 de octubre como Día de la Raza, lo que no provocaba protestas ni resentimientos y más bien alegría. Es justamente ahora, cuando están en el poder quienes dicen detestar el racismo y la discriminación, que con Abya Yala y algunos ritos de dudoso origen, aparece el odio contra España, se difama a Colón, se quiere borrar de la Historia a los conquistadores, y se blasfema contra la Iglesia y su significativo aporte cultural y de defensa de los nativos americanos.

Sabemos que estas proclamas racistas se deben a una posición ideológica del régimen actual, que es parte de su sustento político, porque cree fortalecerse alentando la división del país entre indios, mestizos y blancos. Hasta la Constitución Política del Estado ha sido contaminada de erróneas interpretaciones y su preámbulo es una acabada muestra de equívoca cursilería histórica.

Toda esta tontería pasará el día en que la Constitución se modifique acudiendo al buen criterio, pero además cuando la poderosa maquinaria propagandística del Gobierno sea desmontada. No creemos que el daño que se ha producido sea irreversible, aunque sabemos que tendrá un costo importante volver a armonizar la vida entre los bolivianos, empezando por reconocer nuestro origen mestizo producto de la remota unión de españoles e indígenas.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba