ArtículosInicioMarcelo Ostria Trigosemana del 3 de OCTUBRE al 9 de OCTUBRE

Más sobre el «no» de los colombianos

Muy poco después de conocerse que en el plebiscito colombiano del 2 de octubre había triunfado el no al acuerdo firmado por el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC),  el presidente Juan Manuel Santos, rodeado de sus colaboradores y de los negociadores del acuerdo, se dirigió a sus compatriotas afirmando que no se cansaría de buscar la paz y que enviaba a La Habana a los negociadores para explorar nuevos términos de un futuro acuerdo; claro, también auspiciado por él.

Reveló, asimismo, que se propone, en esta nueva etapa, considerar las iniciativas de todos los sectores de su país. No se refirió a las objeciones, ni al por qué no tuvo antes el cuidado de recabar la opinión de quienes objetaban la negociación —no a la paz. Se advirtió, por el tono y la falta de explicaciones, un cierto dejo de soberbia y de un tardío lucimiento personal; ya se decía que sería propuesto para recibir el premio Nobel de la Paz; esto ya es impensable.

En verdad el presidente en su búsqueda de aplauso y para pasar a la historia, necesitaba a alguien con prestigio y sabiduría. Por ello, eligió como negociador a un esclarecido colombiano: Humberto de la Calle. Pero no se sabe bien qué de bueno consiguió en la larga  negociación con las FARC; en el acuerdo de casi 300 páginas, resaltan las concesiones en favor de la guerrilla.

Ahora, hay nuevas pautas: No curules parlamentarios para los guerrilleros sin ser elegidos por el pueblo, no a la impunidad por los crímenes cometidos, no a la despenalización del narcotráfico; en fin, no a incomprensibles beneficios a quienes sembraron tanto dolor y muerte.

Los cabecillas de las FARC han expresado que siguen dispuestos a lograr la paz. Saben bien que el pueblo colombiano les exige que, para lograr la paz, deben aceptar los términos de un acuerdo que se encuadre a la ley y a la práctica democrática. Saben que volver a la guerra sería demencial y que los condenaría aún más. Deben saber también que el entusiasmo del castrismo, que acogió las negociaciones en La Habana, no cayó bien a nadie. Los colombianos tampoco desean los males del populismo venezolano, que tanto acogió a los guerrilleros.

Queda por ver si el presidente Santos conserva legitimidad para corregir sustancialmente el acuerdo concertado en la Cuba de los Castro;  acuerdo que tanto defendió y que fue derrotado. En otro contexto, se habría esperado la renuncia del Jefe de Estado.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba