ArtículosInicioMarcelo Ostria Trigosemana del 14 de NOVIEMBRE al 20 de NOVIEMBRE

Sobre las encuestas

Se ha generalizado la idea de que en el proceso electoral estadounidense todas las encuestas han resultado equivocadas: predijeron el triunfo de la candidata demócrata Hillary Clinton frente al republicano Donald Trump, pues le adjudicaban algunos puntos más en las preferencias de los votantes. Esta equivocación —se afirma— se la compara con las predicciones —también fallidas— en los casos de la derrota de Keiko Fujimori en el Perú, del Brexit en Gran Bretaña y del plebiscito sobre el acuerdo de paz en Colombia.

Lo que no se dice —o no se quiere decir— es que las encuestas, en el caso de las elecciones en Estados Unidos no se equivocaron en el caudal de votos a nivel nacional: la candidata Clinton obtuvo en toda la nación más votos que el ahora presidente electo Trump: 60.839.497 para la demócrata Clinton y 60.265.847 votos para el republicano Trump.

Lo que no se tomó en cuenta y en esto es que hay una falla —intencionada o no— de los que hacen las encuestas en Estados Unidos: no consideraron, pese a saberlo, que en las elecciones el triunfo no solo depende del mayor caudal de votos a nivel nacional, sino del número de electores en el Consejo Electoral que se obtiene ganando estados individuales en la federación norteamericana. Clinton tuvo más votos en su favor, pues triunfó en estados populosos, como California y Nueva York, pero Trump, con unos puntos atrás nacionalmente, capturó más electores sumando victorias en estados más pequeños que, en conjunto, superaron a Clinton en el número de miembros en el mencionado Consejo Electoral del sistema norteamericano.

En efecto, se adjudicaba solo unos puntos de diferencia entre los candidatos; puntos que se equiparaban al margen de error de toda encuesta. Y fueron precisos, pues esa diferencia se dio, pero no fue suficiente para que la candidata obtuviera la presidencia de Estados Unidos. Es más: fueron pocas -o ninguna- las sorpresas en los resultados de los llamados “estados bisagra”: Florida, Ohio, Carolina del Norte, Pensilvania, Virginia, Georgia, Michigan, Arizona, Colorado, Iowa, Nevada y Nuevo Hampshire. Y, en los demás, se cumplieron las predicciones.

Lo anterior sugiere que lo apropiado —y ciertamente honesto— habría sido que los encuestadores desglosaran sus predicciones estado por estado. Eso, por lo que se percibe ahora, hubiera mostrado otro panorama.

Por lo demás, si el sistema electoral de Estados Unidos deforma o no la voluntad ciudadana, o si es justo o no, es asunto de otra discusión.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba