JUVENTUDES ICEES
Espacio de actividades:
Boletín ICEES:
de publicación quincenal.

SUSCRIBASE: ESCRIBA SU EMAIL

TWITTER
síguenos ahora:
VIDEOS
URGENTE
embarazos precoces:
Gestión nacional y departamental
El Presidente es desaprobado por 49 de cada 100 bolivianos
IDENTIFICACIÓN ÉTNICA EN BOLIVIA CENSO 2001
CENTRO DEPORTIVO LAS PALMAS
haz tu seserva ahora:
Agregate
en las redes sociales
CONECTADOS EN EL MUNDO

Algo sobre el liberalismo
Andrés Gómez Vela

Seguro escuchaste este dilema: ¿liberal o socialista? ¿Derechista o izquierdista? En la década del 90, conocí trotskistas convertidos en neoliberales y en los últimos 10 años, neoliberales convertidos en socialistas. No me voy a referir a éstos, sino al liberalismo en un intento por compartir su aporte al pensamiento político.

Como sabes, en la edad media baja, la teoría del derecho divino de los reyes había logrado hacer creer que el monarca era un representante de Dios y oponerse a él era resistirse a Dios, por lo que debía tener poder absoluto para disponer de los bienes y vidas del reino.

Pero, como la caprichosa historia va haciendo lo suyo a espaldas de los poderosos, parió a los burgueses, que a diferencia de la nobleza no tenían tierras sino factorías y fábricas, y, por tanto, ambiciones de poder. Su llegada convirtió la sociedad estamental en clasista.

Siglos más tarde (XVII y XVIII), irrumpió el filósofo Renato Descartes con su “pienso, luego existo” y sin querer instituyó la moral burguesa del “yo por mí mismo”. En otras palabras, edificó el individualismo, rompió la rígida relación hombre-Dios y desató los vínculos comunitarios. Y en el horizonte apareció la felicidad, pero no la ultraterrena (aquella que pregona hasta hoy la religión cristiana), sino la de este mundo, la del “yo” y sus deseos materiales, lo que cambió la concepción del trabajo de penitenciaria a productiva; y luego lo declaró un derecho.

Para avanzar más, la burguesía recuperó de siglos pasados la lucha de Lutero por la libertad de interpretar la Biblia y la de Milton por la libertad de pensamiento, y la convirtió en libertad de expresión, derecho esencial para pensar y hacer política. Así sembró la semilla de la primera forma moderna de democracia.

Entonces, la teoría del derecho divino de los reyes fue reemplazada por la teoría del tiranicidio, que en pocas palabras significaba deponer al gobernante que no cumplía con su pueblo. De esta visión, nacieron dos derechos naturales que no necesitaban ser reconocidos por ningún monarca: la libertad y la igualdad.

Pero no bastaba que sean derechos naturales, la convivencia exigía que sean positivados, lo que obligó a la creación del Estado social. Para ese fin, hicieron un pacto, y el soberano ya no fue el monarca, sino el pueblo, que creó un sistema de elección de representantes: sufragio censitario, en un primer momento; universal, luego.

Los pactos necesitaban ser escritos para ser cumplidos, y llegó la ley como la expresión de la voluntad popular. Y los redactores de la ley, elegidos por voto, se erigieron en Poder Legislativo, que parió una Constitución como límite al gobernante y consolidó el Ejecutivo y el Judicial. De ese modo, dividieron los poderes para que no se reúnan en una sola persona y nazca un tirano.

El pacto social engendró el bien común y transformó al ser humano en ciudadano; y el individuo pasó a ser colectivo por encima del “yo mismo”, aunque siguió siendo el centro del sistema, por lo que la propiedad privada, la seguridad jurídica, la libertad de empresa ocuparon los primeros peldaños del sistema de valores y surgió el capitalismo.

Por aquellos años, los liberales solían decir “el individuo, persiguiendo su propio interés, sirve frecuentemente de forma más eficaz al interés de la sociedad que si realmente tuviera interés de servirla”. Quizás por eso las empresas estatales pocas veces dan frutos y terminan siendo antros de corrupción.

Como verás, el liberalismo constituyó derechos, valores, principios, y propugnó la plena participación del ciudadano en la vida social. Y aunque vos no lo creas, se preocupó por los pobres, no para aniquilarlos, sino para sacarlos de la pobreza, porque la pobreza engendra ignorancia y la ignorancia trae consigo la oclocracia, que desvirtúa la democracia.

Una columna no es suficiente para abarcar el liberalismo, que como toda obra humana tiene defectos y mecanismos propios para avanzar, pero sin sus logros no se hubieran desarrollado ni socialistas ni comunistas ni fascistas. ¿Liberal o socialista?

Fuente: paginasiete.bo


SÍGUENOS EN FACEBOOK
Tipo de Cambio
cambio a $us.:
Compra: 6,96 Bs. Venta: 6,86 Bs. UFV: 2,09708 Bs.
Colaboradores
De Artículos
  • Alain Muñoz
  • Alcides Parejas Moreno
  • Alejandro Chafuen
  • Álvaro Jordán
  • Álvaro Riveros Tejada
  • Andrés Canseco G.
  • Andrés Gómez Vela
  • Andrés Oppenheimer
  • Ángel Sandóval
  • Antonio Sánchez García
  • Armando Méndez Morales
  • Baldomero Vásquez Soto
  • Boris Santos Gómez
  • Carlos Alberto Montaner
  • Carlos Dabdoub Arrien
  • Carlos Guzmán Vedia
  • Carlos Hugo Barbery Alpire
  • Carlos Miranda Pacheco
  • Carlos Schlink
  • Carlos Toranzo Roca
  • Carlos Valverde Bravo
  • CEPAL
  • Christian Aramayo
  • Christian Riavale
  • Claudio Ferrufino-Coqueugniot
  • Comité Cívico Femenino de Santa Cruz
  • Comité pro Santa Cruz
  • Daniel A. Pasquier Rivero
  • Dante N. Pino Archondo
  • Dario Monasterio Suárez
  • David Horowitz
  • Diego Ayo
  • Eduardo Escobar
  • Emilio Martínez
  • Enrique Fernández García
  • Enrique Velazco Reckling
  • Erika Brockmann Quiroga
  • Esteban Farfán Romero
  • Fernando Prado Salomón
  • Fernando Salazar Paredes
  • Fernando Savater
  • Flavio Machicado Saravia
  • Francesc Arroyo
  • Francesco Zaratti
  • Francisco José Ballesta
  • Franklin E. Alcaraz Del C.
  • Fundación Jubileo
  • Fundación Konrad Adenauer
  • Fundación Milenio
  • Fundación UNIR
  • Gabriela Rivas Barrancos
  • Gary A. Rodriguez A.
  • Gastón Solares Ávila
  • Gonzalo Chavez
  • Guillermo Capobianco Ribera
  • Guillermo Mariaca
  • Guísela López Rivas
  • H. C. F. Mansilla
  • Harold Olmos
  • Héctor E. Schamis
  • Humberto Vacaflor
  • IBCE CIFRAS
  • Ismael Schabib Montero
  • Iván Arias Duran
  • Jacqueline Patiño
  • Jean Pierre Lavaud
  • Jesús Yavari Cortez
  • Jimena Costas
  • Jimmy Ortiz Saucedo
  • Joaquín Monasterio Pinckert
  • Jorge Espinoza Morales
  • Jorge Lazarte
  • Jorge Márquez
  • Jorge Muzam
  • José Brechner
  • José Gramunt de Moragas
  • José Luis Parada
  • José Luis Santistevan
  • Juan Carlos Zuleta Calderón
  • Juan Claudio Lechín
  • Juan Marcelo Columba Fernández
  • Julio Cesar Gil Quiroga
  • Luis Christian Rivas Salazar
  • Luis González Quintanilla
  • Luis Nassif
  • Luis Yáñez Valdez
  • Maggy Talavera
  • Manfredo Kempff Suárez
  • Marcelo Ostria Trigo
  • Marco Zelaya
  • Maria Galindo
  • Maria Victoria Zabala Vaca
  • Mario Panique
  • Mario Vargas Llosa
  • Mauricio Medinaceli Monrroy
  • Nicholas D. Kristof
  • Nicomedes Suárez Araúz
  • Nino Gandarilla Guardia
  • Oscar Díaz Arnau
  • Patricio Navia
  • Paúl A. Coca Suárez Arana
  • Pedro Shimose
  • Percy Añez Castedo
  • Pilar Rahola
  • POPULI
  • Rafael Puente
  • Raúl Peñaranda
  • Richard Osinaga Muñoz
  • Roberto Barbery Anaya
  • Roberto Burgos Cantor
  • Rodolfo Mier Luzio
  • Rodrigo Araya Allerding
  • Romano Paz
  • S.R.A. Gutiérrez
  • Sara Cuevas V.
  • Saul J. Escalera
  • Sergio Antelo Gutiérrez
  • Sergio Villa
  • Sol de Pando
  • Susana Seleme Antelo
  • Sylvia Chafuen
  • Walter H. Zuleta Roncal
  • Walter Reynaga
  • Walter “Puka” Reyesvilla
  • Wilson García Mérida
  • Winston Estremadoiro
  • Yoani Sánchez
  • VISITAS:
    IPs contadas:
    free counters
     
    Instituto de Ciencia, Economía, Educación y Salud
    Direccion:
    Av. Mutualista N° 2285 Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
    Teléfono: (591-3) 3481805
    Email: contacto@icees.org.bo
    copyright © ICEES 2007-2015
    Hosting
    www.scz.com.bo