JUVENTUDES ICEES
Espacio de actividades:
Boletín ICEES:
de publicación quincenal.

SUSCRIBASE: ESCRIBA SU EMAIL

TWITTER
síguenos ahora:
VIDEOS
URGENTE
embarazos precoces:
Gestión nacional y departamental
El Presidente es desaprobado por 49 de cada 100 bolivianos
IDENTIFICACIÓN ÉTNICA EN BOLIVIA CENSO 2001
CENTRO DEPORTIVO LAS PALMAS
haz tu seserva ahora:
Agregate
en las redes sociales
CONECTADOS EN EL MUNDO

¡BLOQUEADOS!
Manfredo Kempff Suárez

Por supuesto que es una barbaridad que las huelgas en las aduanas chilenas provoquen enormes colas de cientos de camiones bolivianos detenidos con carga hacia los puertos del Pacífico, porque, como dicen las autoridades nacionales, esto puede denunciarse como una violación la Tratado de 1904 y seguramente que con fundamentos. Un tratado internacional no puede incumplirse por conflictos de carácter doméstico ajenos al otro país suscriptor. Bien si Bolivia denuncia esta irregularidad ante la ALADI o el organismo que sea pertinente. Y bien que le recuerde a Chile que el libre tránsito es fundamental en el Tratado de Paz.

Sin embargo, Bolivia es una nación bloqueada permanentemente. Si es cierto que las barricadas que armaban los cocaleros hace más de una década provocaron malestar e incredulidad, porque obstruyeron la vital carretera Cochabamba-Santa Cruz, ocasionando cuantiosas pérdidas, hoy, cuando se suponía que con los cocaleros en el poder las vías estarían despejadas, resulta de los bolivianos vivimos en constante zozobra y que ni los buses de pasajeros ni el transporte pesado tienen garantías para circular.

Bolivia es un desastre total. Todos los días hay un bloqueo nuevo en algún lugar. Antes los cercos eran principalmente en los valles y el altiplano; ahora en la llanura los bloqueos proliferan como hongos y hasta los conflictos vecinales terminan con broncos dirigentes de sindicatos fantasmas – hombres y mujeres – que echan unas cuantas piedras y unas llantas viejas en cualquier camino o carretera y se sientan al solazo a gritar que el-pueblo-unido-jamás-será-vencido. Mientras tanto, se detiene un ómnibus que iba a Cochabamba, luego un enorme Volvo con destino a un puerto, después ya son cuatro buses y diez camiones, y luego viene el caos cuando cientos o miles son los vehículos retenidos y los revoltosos no dejan pasar a nadie. La gente desamparada tiene que echarse a andar a pie por cuadras o kilómetros para sortear la empalizada humeante y la autoridad o escasea o simplemente brilla por su ausencia.

Y cada vez son los bloqueos a Chiquitos y el Beni en Pailas o Pailón, con lo que también se obstruye la Bioceánica, Transcontinental, o como se llame, que hasta ahora no se utiliza como debiera ser, justamente porque desde las  orillas de ambos océanos se sabe que en el interior existen unos salvajes que tienen como costumbre, como hobby, bloquear el importante camino y sentarse a beber, coquear, lanzar petardos y piedras y repetir hasta el hastío que el-pueblo-unido-jamás-será-vencido. Y eso sucede también en el sur, en la ruta de Argentina y hacia el oeste en la peligrosa región de Yapacaní que, aparentemente, ya dejó de ser cruceña.

Nadie se explica cómo una nación puede progresar, puede sobrevivir, si está siempre con sus rutas bloqueadas. Pareciera que se necesitara de un ejército de personas para provocar la paralización y el aislamiento de una gran ciudad y resulta que eso se produce con grupos minúsculos – a veces familiares – que por un requerimiento al Gobierno, a un municipio, o hasta por un pleito de menor cuantía, entre pocos ponen obstáculos, queman llantas en el camino o las calles, y se instalan sin que la Policía pueda hacer mucho.

¿Por qué el éxito de los bloqueos? ¿Por qué han proliferado como hongos hoy y antes no? Simplemente porque las actuales autoridades ceden ante la exigencia de los que perturban el orden, ya que conversan, negocian, se rinden, y los bloqueadores ganan y festejan. De esa manera mañana vuelven a producirse los atrincheramientos viales  porque es negocio seguro.

Los bloqueos no van a ceder terreno si todo les resulta fácil y nuestros vecinos, los que quieren utilizar esta bendita “tierra de contactos” para movilizar sus exportaciones, se abstendrán. ¿Acaso van a tener algún entusiasmo en pasar por Bolivia si saben que sus productos pueden no llegar a destino, si pueden perder sus productos perecederos y también sus contratos con potencias de ultramar? ¿Van a tener el menor deseo de invertir en infraestructuras que no les garantice el libre tránsito de su mercancía?


SÍGUENOS EN FACEBOOK
Tipo de Cambio
cambio a $us.:
Compra: 6,96 Bs. Venta: 6,86 Bs. UFV: 2,09708 Bs.
Colaboradores
De Artículos
  • Alain Muñoz
  • Alcides Parejas Moreno
  • Alejandro Chafuen
  • Álvaro Jordán
  • Álvaro Riveros Tejada
  • Andrés Canseco G.
  • Andrés Gómez Vela
  • Andrés Oppenheimer
  • Ángel Sandóval
  • Antonio Sánchez García
  • Armando Méndez Morales
  • Baldomero Vásquez Soto
  • Boris Santos Gómez
  • Carlos Alberto Montaner
  • Carlos Dabdoub Arrien
  • Carlos Guzmán Vedia
  • Carlos Hugo Barbery Alpire
  • Carlos Miranda Pacheco
  • Carlos Schlink
  • Carlos Toranzo Roca
  • Carlos Valverde Bravo
  • CEPAL
  • Christian Aramayo
  • Christian Riavale
  • Claudio Ferrufino-Coqueugniot
  • Comité Cívico Femenino de Santa Cruz
  • Comité pro Santa Cruz
  • Daniel A. Pasquier Rivero
  • Dante N. Pino Archondo
  • Dario Monasterio Suárez
  • David Horowitz
  • Diego Ayo
  • Eduardo Escobar
  • Emilio Martínez
  • Enrique Fernández García
  • Enrique Velazco Reckling
  • Erika Brockmann Quiroga
  • Esteban Farfán Romero
  • Fernando Prado Salomón
  • Fernando Salazar Paredes
  • Fernando Savater
  • Flavio Machicado Saravia
  • Francesc Arroyo
  • Francesco Zaratti
  • Francisco José Ballesta
  • Franklin E. Alcaraz Del C.
  • Fundación Jubileo
  • Fundación Konrad Adenauer
  • Fundación Milenio
  • Fundación UNIR
  • Gabriela Rivas Barrancos
  • Gary A. Rodriguez A.
  • Gastón Solares Ávila
  • Gonzalo Chavez
  • Guillermo Capobianco Ribera
  • Guillermo Mariaca
  • Guísela López Rivas
  • H. C. F. Mansilla
  • Harold Olmos
  • Héctor E. Schamis
  • Humberto Vacaflor
  • IBCE CIFRAS
  • Ismael Schabib Montero
  • Iván Arias Duran
  • Jacqueline Patiño
  • Jean Pierre Lavaud
  • Jesús Yavari Cortez
  • Jimena Costas
  • Jimmy Ortiz Saucedo
  • Joaquín Monasterio Pinckert
  • Jorge Espinoza Morales
  • Jorge Lazarte
  • Jorge Márquez
  • Jorge Muzam
  • José Brechner
  • José Gramunt de Moragas
  • José Luis Parada
  • José Luis Santistevan
  • Juan Carlos Zuleta Calderón
  • Juan Claudio Lechín
  • Juan Marcelo Columba Fernández
  • Julio Cesar Gil Quiroga
  • Luis Christian Rivas Salazar
  • Luis González Quintanilla
  • Luis Nassif
  • Luis Yáñez Valdez
  • Maggy Talavera
  • Manfredo Kempff Suárez
  • Marcelo Ostria Trigo
  • Marco Zelaya
  • Maria Galindo
  • Maria Victoria Zabala Vaca
  • Mario Panique
  • Mario Vargas Llosa
  • Mauricio Medinaceli Monrroy
  • Nicholas D. Kristof
  • Nicomedes Suárez Araúz
  • Nino Gandarilla Guardia
  • Oscar Díaz Arnau
  • Patricio Navia
  • Paúl A. Coca Suárez Arana
  • Pedro Shimose
  • Percy Añez Castedo
  • Pilar Rahola
  • POPULI
  • Rafael Puente
  • Raúl Peñaranda
  • Richard Osinaga Muñoz
  • Roberto Barbery Anaya
  • Roberto Burgos Cantor
  • Rodolfo Mier Luzio
  • Rodrigo Araya Allerding
  • Romano Paz
  • S.R.A. Gutiérrez
  • Sara Cuevas V.
  • Saul J. Escalera
  • Sergio Antelo Gutiérrez
  • Sergio Villa
  • Sol de Pando
  • Susana Seleme Antelo
  • Sylvia Chafuen
  • Walter H. Zuleta Roncal
  • Walter Reynaga
  • Walter “Puka” Reyesvilla
  • Wilson García Mérida
  • Winston Estremadoiro
  • Yoani Sánchez
  • VISITAS:
    IPs contadas:
    free counters
     
    Instituto de Ciencia, Economía, Educación y Salud
    Direccion:
    Av. Mutualista N° 2285 Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
    Teléfono: (591-3) 3481805
    Email: contacto@icees.org.bo
    copyright © ICEES 2007-2015
    Hosting
    www.scz.com.bo