ArtículosIniciosemana del 19 de JUNIO al 25 de JUNIO del 2017

¿SE CONSTRUIRÁ PUERTO BUSCH?

Rubén Bascopé Oyola

Estamos empezando en abril de 2017, y nadie podrá creer que la añorada construcción de Puerto Busch está empezando a languidecer porque hace más de un año que el gobierno de Bolivia a través de la E.S.M. “Empresa Siderúrgica Mutún”, ha firmado un contrato con “Sinosteel Equipment” destinado a construir una acería en el Mutún cuyo costo estimado sería de $US 450.000.000, y se financiaría a través del Eximbank de China. Después de 14 meses de espera, hasta la fecha no existe respuesta alguna, ni del banco chino ni del Ministerio de Planificación y Desarrollo de Bolivia. Es conveniente recordar que hace dos años el Estado Boliviano por tercera vez ha declarado desierta la construcción del ferrocarril Motacucito – Mutún – Puerto Busch, dejando incierta la consolidación de estos grandes proyectos de desarrollo.

Lamentablemente, hasta la fecha no se percibe nada en esta región, ya que lo único que se siente es la álgida situación económica que azota al pueblo de Puerto Suárez porque no existen fuentes de trabajo, salvo la nueva fábrica de cemento establecida en Yacuses. Esta planta generara nuevos empleos gracias a la empresa privada nacional y extranjera que invirtió en la obra $US. 230.000.000.-

En la región sudeste del país, sabemos a la perfección que el río Paraguay al ser límite arcifinio con Brasil y Paraguay, determina con certeza que el triangulo trapezoidal Dionisio Foianini no se puede ignorar y menos soslayar, porque está demostrado que esta zona fronteriza ni bien esté comunicada con la ciudad de Santa Cruz, de inmediato se transformara en un ÓRGANO VITAL, porque representa crecimiento económico, pautas de poder y más que todo soberanía expedita para salir al mar.

Cuando la “Zona Económica Especial de Desarrollo Germán Busch” este funcionando, no deberia existir excusa alguna que entorpezca la sabia decisión de que la región de Puerto Busch tenga su propia sociedad civil que la proteja. No permitiremos que esta frontera del sudeste cruceño “permanezca vacía y despoblada”, porque eso sería una muestra de autentica señal de dislocación geográfica y de inercia política. Si la costa de 48 kilómetros que poseemos en el rio Paraguay no se integra físicamente con Mutún a través de una ferrovía y de una carretera pavimentada de doble vía, continuará OLVIDADA, que es como permanecer en el limbo de Antares.

Ante esta cruda realidad, el pueblo boliviano está percibiendo que de nada valió el esfuerzo sobrehumano de los 50.000 soldados bolivianos que ofrendaron su vida en la vorágine chaqueña.

Agradecemos a esos estoicos combatientes que supieron cumplir la misión a cabalidad, y también debemos agradecer las invalorables y patrióticas gestiones que realizo en 1938 el presidente Germán Bush ante la Comisión Diplomática de Límites, porque desde ese año Bolivia pudo conservar “intacta” esa costa de 48 kilómetros que estaba siendo pretendida por el gobierno paraguayo. Desde aquel lugar, ahora conocido como PUERTO BUSCH, los bolivianos podemos salir al Atlántico Sur y navegar el imponente escenario de la Hidrovía Platina que es la columna vertebral del MERCOSUR.

Si hasta fines del 2019 no está pavimentada la carretera Puerto Suarez – Mutún – Puerto Busch, quiere decir que no se está cumpliendo la construcción del Tramo 39 que pertenece a la “Ruta Cuatro de la Red Vial Fundamental”, aunque esta conexión ha sido declarada “obra de máxima prioridad nacional”, según Decreto Supremo Nº18680 de 29 de octubre de 1981, el cual está basado en la autorización concedida al Ministerio de Defensa Nacional a través del Decreto Supremo Nº15844de 26 de septiembre de 1978, incluyendo la Resolución Nº 147 de la “XI Reunión de Cancilleres de la Cuenca del Plata”, que son normas concordantes con el más caro anhelo nacional de buscar alternativas viales que permitan lograr un acceso soberano a la navegación oceánica.

Si el gobierno nacional no construye Puerto Busch, ni apoya la construcción de otros puertos privados que acompañen el desarrollo y expansión de la marina mercante y de la industria naval, de nada habrá servido haber derramado tanta sangre boliviana en las arenas del Chaco, porque sin Puerto Busch no se podrán exportar productos acabados en la acería de Mutún, ni se exportarían minerales de otras regiones del país, así como cargas no tradicionales que vendrán de los departamentos de Santa Cruz, Cochabamba , Chuquisaca, Tarija y Beni.

Así como van las cosas, da la impresión que el añorado Puerto Busch se convertirá en una simple utopía. Como respuesta, los bolivianos tienen grandes dudas que se construya esta dársena fluvial porque el presidente Evo Morales el 2 de enero de 2017 ha firmado en Asunción un “Memorándum de Entendimiento” con el gobierno paraguayo, cuya finalidad es la de construir una línea férrea que uniría Bolivia con Paraguay. Se sabe que esta conexión formaría parte del ferrocarril biocéanico que enlazaría Brasil con Perú, pasando por Bolivia.

El acuerdo firmado por nuestro presidente ya está circulando en la prensa internacional de la siguiente forma: “los gobiernos de Bolivia y Paraguay construirán una ferrovía que unirá la ciudad de Robore con Carmelo Peralta sobre el río Paraguay”. Un tanto incrédulo, el pueblo boliviano se pregunta, y después… ¿se construirá Puerto Busch?; la respuesta de las autoridades pertinentes, es un silencio total.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba