ArtículosInicioJimmy Ortiz Saucedosemana del 24 de JULIO al 30 de JULIO del 2017

NARCOTRÁFICO IMPORTA VIOLENCIA A SANTA CRUZ

() Noticia: Balas, sangre y muertes pusieron en zozobra a la población cruceña (El Deber 14-07-17). La ciudad se conmocionó al trascender las imágenes de la balacera en el centro. El tiroteo duró más de media hora. La administradora de la empresa, un policía y tres delincuentes murieron. Hay ocho heridos y dos detenidos.

() Comentario: Siembra viento y cosecharás tempestades. Siembra coca excedentaria y cosecharás narcotráfico.  Lo que vemos hoy, es el resultado lógico de lo sembrado en la última década. ESTE ES ELTEMA DE FONDO.

No se necesitaba ser brujo para suponer lo que pasaría en Bolivia;  muchos ya lo sabíamos y lo habíamos alertado públicamente. Hay varios artículos, reportajes y declaraciones de autoridades registradas en los medios de comunicación. Incluso desde el extranjero se nos advirtió del peligro de lo que hoy ya es una triste realidad.

El Senador Roger Pinto pagó con  exilio la denuncia que hizo respecto a la vinculación de altas autoridades con el narcotráfico (eju.tv/2015/03). La propia ONU, el 2011, mostró su preocupación por los carteles en nuestro territorio (El Día).

La marea cocalera y el empoderamiento del Chapare, la expulsión de la DEA, la tolerancia primero y la legalización después de la coca que no sirve para los usos tradicionales, la errada política antidrogas; por decir lo menos, configuraron el caldo de cultivo ideal para atraer a los carteles internacionales del tráfico de drogas, escalando a niveles nunca vistos en la historia de Bolivia la inseguridad ciudadana.

Hoy, uno de estos peligrosos grupos ha tenido el atrevimiento de atacar el corazón de la ciudad más importante y poblada del país en pleno día, asesinando a nuestros jóvenes y a nuestros policías, ante el estupor generalizado. Santa Cruz fue en este aciago 13 de julio, una ciudad con miedo. La bullanguera urbe quedó desierta en la hora pico del medio día. Nunca, durante mi ya larga vida, había visto algo así en mi amada Tierra Camba.

Decía en un artículo que publique el 29 de agosto de 2011, titulado Santa Cruz sigue los pasos de Ciudad Juárez (blogjimiortiz), a casi 6 años de la fecha:

Debemos reconocer que hemos perdido la guerra contra la Cocaína. Tenemos que reconocer esta realidad. Tenemos que ser honestos con el país. Este será el punto de partida para el cambio en el “Proceso de Cambio”. Este reconocimiento hará que podamos tener un verdadero punto de inflexión. Porfiar insensatamente en que todo está bajo control, será seguir profundizando el evidente fracaso en la lucha contra éste terrible mal.

No cabe duda que la situación  sigue escalando en nuestra ciudad. La apacible y cálida Santa Cruz ha perdido su inocencia. Hoy es una ciudad peligrosa. Las mafias internacionales han sentado sus reales entre nosotros. Aparecen nuevas “profesiones” y nuevos lenguajes: sicarios, mulas, tráfico, pozas de maceración, carteles, etc. Por desgracia  nos estamos acostumbrando a vivir con estas cosas, que son ajenas a nuestra cultura y forma de ser.

A veces pienso que la inseguridad ciudadana que genera el narcotráfico es otro de los castigos que el gobierno aplica contra Santa Cruz, como la prohibición a nuestras exportaciones o el invento del caso de “terrorismo”.

Espero que la cadena coca-cocaína no sea la “MAS” clara impronta que los plurinacionales dejen como “regalo” a Santa Cruz y a Bolivia”. 

Y digo hoy: ¿Hasta cuándo seguirá muriendo nuestra gente? ¿Hasta cuándo seguirán muriendo nuestros jóvenes policías, en esta guerra desigual? ¿Hasta cuándo seguirá la destrucción de la moral pública, el activo más importante que tiene un país decente?

Bolivia no puede seguir viviendo así, las próximas elecciones nacionales del 2019, serán la oportunidad para cambiar esta nefasta marea. Necesitamos una nueva clase política. Cambiar el país costará muelas.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario