ArtículosDestacadosIniciosemana del 23 de OCTUBRE al 29 de OCTUBRE del 2017

Constituyentes ya vetaron reelección indefinida en 2007

Indígenas afirmaron que la cosmovisión de los pueblos es la rotación y alternancia, por tanto, una reelección indefinida va en contra de sus principios.

Beatriz Layme / La Paz

Hace 10 años, en la Asamblea Constituyente, el MAS intentó incorporar la reelección indefinida pero fue rechazada y los mismos constituyentes pusieron candados para evitar que una persona se eternice en el poder.

Sin embargo, hoy el MAS intenta nuevamente habilitar al presidente Evo Morales a una cuarta reelección, pese a la voluntad del soberano.

El 2 de julio de 2006 los bolivianos, con su voto, eligieron a 255 miembros de la Asamblea Constituyente para que redacten la nueva Constitución. El MAS obtuvo 137 escaños, pero no los dos tercios suficientes para aprobar la máxima norma del país sin pactar con otras fuerzas políticas.

La Asamblea Constituyente se instaló el 6 de agosto de 2006, pero pasaron nueve meses y recién se redactó el primer artículo de la nueva Constitución.

En julio de 2007, la Comisión Poder Ejecutivo redactó y aprobó varios artículos, entre ellos el que establecía que “la Presidenta o Presidente y Vicepresidenta o Vicepresidente podrán ser reelectos consecutivamente por voluntad del pueblo”. El texto fue reformado en noviembre de 2007, pero mantenía el espíritu de la reelección indefinida.

Los primeros en rechazar ese texto fueron los aliados del MAS, el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG), la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) y pequeñas organizaciones políticas que tenían representación en la Asamblea Constituyente.

El principal argumento fue que en la cosmovisión de los pueblos indígena originario campesino está la rotación y alternancia de cargos, por tanto, una reelección indefinida iba en contra de sus principios.

“La CSUTCB planteó la reelección indefinida, nosotros les advertimos que va en contra de los principios de la cosmovisión, por esa situación hubo ruptura en el Pacto de Unidad. La Conamaq y CIDOB orgánicamente (ese entonces) eran fuertes, teníamos más de 15 constituyentes”, relató Martín Condori, quien instaló junto a sus bases una vigilia en la sede de la Constituyente en su condición de jiliri irpiri apu mallku del Conamaq.

Adolfo Chávez, ejecutivo de la CIDOB, sostuvo que los propios constituyentes del MAS rechazaron la posibilidad de que Evo Morales se eternice en el poder. “Partidarios, constituyentes del propio partido de gobierno estaban en desacuerdo con incorporar la reelección indefinida en la CPE, sólo algunos; muy lamentablemente por su propia ambición querían seguir en el poder olvidando todo lo plurinacional”, manifestó Chávez.

Las organizaciones que respaldaron la iniciativa del MAS fueron “las trillizas”, que son la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), los Colonizadores (ahora Interculturales) y la Confederación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa. Esas organizaciones sociales no tenían amplia representación de constituyentes.

El factor que obligó al MAS a retroceder en su intención de incorporar en el nuevo texto constitucional la reelección indefinida fue la amenaza de los constituyentes de los pueblos indígenas y de la oposición.

“Aquí fuimos claros, si va la reelección se rompe la democracia y nosotros abandonamos la Asamblea Constituyente. Esa fue nuestra advertencia en una reunión con el presidente Evo Morales”, dijo Chávez.

Similar versión relató el exmallku del Conamaq, ahora diputado, Rafael Quispe, quien fue parte de la vigilia en la Constituyente. “Nosotros dijimos que tenía que existir la rotación, nos hemos reunido con Evo Morales, aceptamos una reelección más porque indicamos: ahora está de presidente un aymara y el próximo presidente tiene que ser un quechua, esa es nuestra lógica de alternancia y rotación”, dijo.

Por su lado, la oposición presionó para que la figura de la reelección indefinida sea vetada del texto constitucional.

En el foro deliberativo que se instaló en la ciudad de Oruro, a 230 kilómetros al sur de La Paz, 160 de los 255 constituyentes aprobaron el texto constitucional que en su artículo 169 establecía que “el periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos de manera continua por una sola vez”.

Ese hecho fue calificado por las organizaciones sociales y oposición como un éxito, un triunfo; sin embargo, la batalla legal aún comenzaba. El Congreso Nacional volvió a abrir el debate.

En el proyecto de Constitución que llegó al Parlamento ya no existía la reelección indefinida, el oficialismo optó por una disposición transitoria.

El texto decía “los mandatos anteriores a la vigencia de esta Constitución NO serán tomados en cuenta a los efectos del cómputo de los nuevos periodos de funciones”. Vale decir que permitía al presidente Morales optar por tres gestiones continuas.

Esa situación produjo un momento de alta tensión política y obligó al Gobierno del MAS invitar a varias organizaciones internacionales a mediar, facilitar el diálogo y garantizar acuerdos.

Entre los mediadores internacionales estaban Raúl Lago de la OEA, Yoriko Yasukawa de las Naciones Unidas, Wilbert Bendezú del Parlamento Andino, Kenneth Bell de la Unión Europea, Luiz Felipe de Macedo de Brasil, Antoine Grassin de Francia, Nigel Baker de Gran Bretaña y Fulvia Benavides de Colombia.

Después de varios días de negociación el MAS cedió. Se realizó 147 modificaciones al texto planteado por el oficialismo en la Constituyente, el más importante eliminar la reelección indefinida.

A pocas horas del acuerdo, el presidente Morales en plaza Murillo el 21 de octubre de 2008 dijo a la población: “Aquí tenemos nuevos líderes que van surgiendo, líderes como hongos van creciendo para continuar con este proceso de cambio… por eso hermanos y hermanas dije sí para la oposición la segunda reelección es perjudicial, yo dije al compañero Álvaro, levante, no tengo problema y así viabilizamos para que está nueva Constitución sea aprobada”.

El Congreso convocó al referendo constitucional para el 25 de enero de 2009. La nueva Constitución fue aprobada con 2.064.397 votos, correspondientes a un 61,43% de electores.

Luego fue promulgada por el presidente Morales el 7 de febrero de 2009 en un multitudinario acto que se realizó en la ciudad de El Alto.

Sin embargo, cinco años después el MAS volvió a insistir con la reelección y con ayuda del TCP llamó a referendo para preguntar si está de acuerdo que Evo Morales sea reelecto dos veces de manera continúa. Un 51,3% la población dijo No.

Pese a ese resultado, el MAS insiste en habilitar a Morales a los comicios de 2019. El constitucionalista William Bascopé dijo que el MAS debe entender que el voto del soberano “se respeta”.

Morales renuncia

Discurso En octubre de 2008, el presidente Morales dijo “…¿Qué hicimos? No solamente mejoramos el capítulo de autonomías y algunas propuestas, quiero que sepan por la unidad del país, por la nueva Constitución: la propuesta que hicieron dos constituyentes, bajo el pedido de movimientos sociales, como dos reelecciones inmediatas para Evo Morales, yo renuncié, hermanas”.

Punto de vista

Luis VÁsquez Villamor Abogado constitucionalista

“El proyecto de CPE del MAS era autoritario y dictatorial”

El proyecto de Evo Morales era un proyecto autoritario y de un profundo contenido dictatorial, desde un principio la intención del MAS fue esa, hacer de esta Constitución un instrumento para tomar el poder y eternizarse.

Y este fue un elemento vital del debate que se dio en el Congreso Nacional a partir de gobierno y oposición, en ese entonces -junto a colegas- que integrábamos la brigada de Podemos, que teníamos mayoría en el Senado Nacional. Sin nuestra participación no podían aprobar en el Senado la ley de convocatoria a referendo que requería más de dos tercios.

Es ahí que el MAS no tiene más opción, porque en la Asamblea Constituyente el oficialismo tenía más de dos tercios de votos y en ese momento contaba con la participación de Unidad Nacional que le dio el quórum para aprobar la nueva Constitución, pero no así en el Congreso Nacional.

Se rechazó la reelección indefinida porque en los sistemas presidenciales existe un elemento fundamental, que son de términos de mandato fijo, es decir, tiene una fecha en que inicia el mandato y concluye el mandato.

Bolivia tiene un sistema presidencialista, democrático y, por tanto, tiene fecha de finalización de mandato, eso debíamos hacer cumplir. Así fue, pese al cerco y la presión de las organizaciones sociales afines al MAS.

La Asamblea Constituyente aprobó la nueva Constitución en Oruro.

Evo Morales afirma que “no es ambicioso”, en 2008.

Fuente: paginasiete.bo

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close