ArtículosInicioManfredo Kempff Suárezsemana del 30 de OCTUBRE al 5 de NOVIEMBRE del 2017

TIEMPO DE AMNISTÍA

En los días cercanos a la próxima Navidad, se van a cumplir 12 años del gobierno de S.E. y de su “revolución democrática y cultural” y hasta ahora no vemos se haya acabado con los tiempos de la ira y del resentimiento, de ese resentimiento que solo conduce al odio. No existe una señal de avenimiento, de pacificación, y por el contrario se están profundizando rencores que solo nos llevarán a la confrontación permanente y ojalá que no a lo que sucede hoy en Venezuela, con un gobierno abusivo y violador de todas las garantías constitucionales.

Ya está de buen tamaño que en el equivalente a todo el período que duró el MNR como único dueño del poder (1952-1964), no se haya amnistiado a tantas personas y familias que viven en el destierro pasando por momentos amargos. El MNR que fue implacable con sus enemigos y que tuvo una oposición aguerrida, amnistió cuando vio por conveniente hacerlo. Y el ejemplo emblemático – que siempre explota la izquierda y el MAS – es que durante el gobierno de facto del general Banzer se produjo una amnistía general irrestricta y eso que pronto venían unas elecciones presidenciales.

Si el duro régimen movimientista y la dictadura banzerista tuvieron la voluntad de abrirles las puertas a los proscriptos que vivían en el ostracismo y a los que estaban en las prisiones, no sabemos por qué S.E. no puede tener el espíritu patriótico y pacifista, tantas veces anunciado, de hacer lo mismo, toda vez que, según el régimen, no existe una oposición fuerte que haga peligrar los logros del Estado Plurinacional.  En el caso del general Banzer, se festeja que una huelga de mujeres mineras, liderada por la señora Domitila Chungara, obligara al gobierno de entonces, en 1977, a decretar la amnistía de manera irrestricta, aunque dicen fuera bajo presión de los Estados Unidos. Entonces, ¿qué espera S.E. para hacer lo mismo luego de 12 años en el mando? ¿No es una desvergüenza tener personas en el exilio y en las cárceles durante dos sexenios? Peor aun cuando el MAS engaña pidiendo unidad al pueblo boliviano y haciendo falsos llamados a la concordia.

No creemos que a lo largo de la historia de Bolivia haya existido un período de gobierno tan largo como el actual  en el que los opositores no pudieran regresar a su patria. Tampoco períodos de ocho y nueve años de prisión como es el caso de Leopoldo Fernández y los acusados por terrorismo y separatismo que guardan cautiverio en Santa Cruz. Ni durante las dictaduras militares, ni cuando los enconados enfrentamientos entre políticos civiles, se tuvo más de una década a cientos de personas en el ostracismo. Tanto más si afirman que vivimos en un estado de derecho, respetuoso de las libertades, y peor aún si S.E. y sus partidarios se quejan de haber sufrido maltrato y persecución  por los llamados gobiernos “rosqueros” o neoliberales. Si eso fuera cierto no deberían repetir lo mismo.

¿Cómo es posible que S.E. en vez de amnistiar a quienes persigue los amenace luego de 12 años en el poder? Porque el país no puede vivir tranquilo si el primer mandatario dice en tono desafiante, como un sujeto pendenciero, que si algunos de los exiliados son “machitos” para denunciarlo en el exterior, que regresen a Bolivia a defenderse ante la justicia. ¿Ante qué justicia? ¿Ante los magistrados elegidos por el MAS y que volverán a ser reelegidos en diciembre? ¿Ante los fiscales que cumplen órdenes del Palacio sin pensarlo dos veces?

Sin garantías de ninguna naturaleza, sin asomo de tolerancia, está bien que los opositores se quejen dentro y fuera de Bolivia sobre las arbitrariedades del régimen imperante, pero lo que se debería hacer es exigir una amnistía general e irrestricta para quienes están en el exilio o la cárcel por causas políticas. Ese es un deber inexcusable de la oposición nacional, donde contará con el respaldo de una nación entera que ya está harta de tanta muestra de prepotencia.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close