ArtículosClaudio Ferrufino-CoqueugniotIniciosemana del 30 de OCTUBRE al 5 de NOVIEMBRE del 2017

La fálica obsesión del poder

De casualidad me enfrasqué anoche en un documental sobre las milicias en los Estados Unidos. Grupos civiles armados que dicen cuidar y defender la Constitución norteamericana, el derecho a portar armas, usufructo de tierras fiscales, oposición a regulaciones ambientales, preservación e idolatría de la raza blanca como fundadora y heredera única de la humanidad. Votantes de Trump, por supuesto, e incondicionales suyos a pesar de la obvia traición “a la patria” del hoy presidente. Eso lleva a analizar a estos individuos como gente confundida, peligrosa por asustada, y que ostenta armas y camionetas gigantescas como prueba de virilidad y temple. Cada fusil, cada monstruosa llanta de sus vehículos, juega como extensión de su pene. Los disparos son eyaculación desesperada; la caricia de los caños, masturbación. A esta obsesión fálica la han llamado “patria”. Lo dramático es que se la creen.

Hay cosas en la Red acerca de la política actual de USA y la personalidad y características de su líder que no se dicen en prensa. Lógico, si consideramos el puntillismo necesario que los comunicadores tienen respecto a la veracidad de lo dicho, la seriedad de sus fuentes. No podrían usar eufemismos y por eso se restringen a lo que pueden comprobar. Pero las redes sociales han democratizado la opinión, además de abrir ventanas infinitas al control de la vida social desde distintos ángulos. Allí hallamos descarada la Sodoma y Gomorra trumpista de la que hablé en un texto pasado. Leía, también anoche, acerca de Trump Models, empresa del magnate que se encarga de traer modelos (mujeres) de otros países, incluidas menores de edad, para el negocio de la moda y modelaje, mientras en la penumbra se habla de trata de blancas, de prostitución en beneficio de las apetencias sexuales de una casta de ricos. De fuentes similares viene la Primera Dama de Estados Unidos, del puterío importado para venerar el falo dorado cuyo pedestal mayor se encuentra acá. En el business estaría activamente involucrado el mago Putin por medio de allegados y testaferros, ministros y etcéteras, con la complicidad de la sílfide tonta, Ivanka Trump, y los dos asnos cazadores que fungen de hijos del chulo mandril.

La sociedad norteamericana nunca ha sido niño inocente. Pero aun así trata de proteger sus instituciones que hoy se encuentran asediadas por el fascismo vicioso de Trump y la escoria blanca, analfabeta pero fuertemente armada, que desea apropiarse de todo, aunque luego, sin inmigrantes, no sabrían qué hacer y se hundirían en su propio fango. La legalidad y la justicia contra el falo, ese obelisco que el presidente se desvive por construir con violenta retórica y que adora la plebe vestida de camuflaje. Quien venza decidirá, ya para un futuro inestable por el advenimiento de China como poder mundial, si los Estados Unidos se degradan a un tercer mundo o manotean para extender su poderosa supervivencia en el siglo venidero.

El falo representa a los autócratas. Chávez, en Venezuela, que no era muy varonil (igual que Evo Morales), basó su vida de ladrón en la efímera erección de su -probable- pequeña verga, supuesta tragedia masculina que ha mantenido insomnes a quienes intentan eternidad mediante ofrecerse al pueblo como machos preservadores de la especie, monarcas de la tribu, quienes ejercen dominación y obtienen sumisión femenina (y de patria, nación, como hembras) gracias al título que detentan. La virilidad indisolublemente ligada al poder: Rafael LeónidasTrujillo, los caudillos helenos y sus esclavas troyanas en Eurípides, Trump y su afición a manosear sexos, Morales y el sueño pedófilo de retirase a sus cuarteles con “una quinceañera”. Y así…

El caño de un fusil de asalto, el bastón de mando, el micrófono que da órdenes, representaciones de delirios sexuales de gente insatisfecha, miedosa, insegura, que solo se siente bien -o mal, depende- cuando a momento de orinar suponen que tienen la sartén por el mango.

30/10/17

_____

Publicado en EL DÍA (Santa Cruz de la Sierra), 31/10/2017

Imagen: Estatuilla en terracota mochica representa a un ser dotado de un gran pene por lo que resulta semejante al mítico Kurupí de las creencias avá (Museo de La PlataBuenos Aires). (Wikipedia)

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close