ArtículosInicioJimmy Ortiz Saucedosemana del 13 de NOVIEMBRE al 19 de NOVIEMBRE del 2017

UN antídoto contra el efecto maduro

La democracia, en su ya larga historia, ha tenido avances y retrocesos. Como toda obra humana necesita ser ajustada, a la luz de los nuevos tiempos, y, también,  a las nuevas formas de dictaduras. Por desgracia, el espíritu despótico no ha podido desterrarse, de vez en cuando vuelve con nuevas caretas.

La Venezuela que vemos hoy, subyugada por el tirano Maduro, es una Venezuela que nos duele. Su brutal crisis política, económica y social, es inadmisible para la conciencia humana en el Tercer Milenio. ¡Cruel ironía de la historia, la mismísima patria del Libertador de América, ha perdido su libertad!

La aparición del populismo SS XXI significó un fuerte retroceso para la democracia latinoamericana. Una región empeñada en reconstruir democracia, después de la historia negra del Plan Cóndor. La OEA, luego de arduo trabajo, logró aprobar la Carta Democrática Interamericana en 2001. Este documento define con claridad la verdadera democracia.

Esta Carta es el faro que los políticos de la región venían soñando. Fue el avance cualitativo más importante que ha tenido la democracia mundial, en este último tiempo. Con ella la democracia quedó claramente definida, dejando de ser la entelequia entendida por políticos de izquierda y derecha de diferente manera. Hoy la democracia está definida en 5 puntos concretos, no hay donde perderse.

La aparición de Maduro y otros autócratas en el continente, nos han hecho ver que necesitamos consolidar la democracia, dándole fuerza coactiva a la Carta Democrática. Necesitamos una OEA que haga cumplir esta vital norma. No podemos tener Presidentes que piden el voto democrático con una sonrisa y después pelen los dientes de la dictadura. 

El paso siguiente para la OEA, es la creación del Consejo de Defensa de la Democracia. Este Consejo tendrá por finalidad hacer respetar La Carta Democrática, aplicado métodos diplomáticos, económicos,  e incluso la acción militar, como lo hace la ONU.

Otra función de este Consejo seria, dando cumplimiento al artículo 26 de La Carta: “desarrollar programas y actividades dirigidos a promover los principios y prácticas democráticas y fortalecer la cultura democrática en el Hemisferio”. La cultura democrática es el antídoto contra las dictaduras, clásicas de ayer y camufladas de hoy.

Los presidentes, al contrario de las sugerencias de Maquiavelo al Príncipe medieval, tienen que ser amados, no odiados. Al fin y al cabo, son nuestros empleados, no nuestros patrones.

Necesitamos una democracia para el siglo XXI, y la Carta Democrática es el camino correcto;  demos el necesario paso que falta.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close