ArtículosInicioManfredo Kempff Suárez

AÚN HAY TIEMPO

Manfredo Kempff Suarez

De manera decepcionante se han desarrollado las inscripciones de las alianzas para las elecciones de 2019 en el Tribunal Supremo Electoral (TSE), luego de la tramposa ley que impuso el MAS para las inéditas y arteras “primarias”. La oposición se ha presentado dividida en dos frentes y existen muchos otros secundarios. Total que, como en oportunidades pasadas, habrá una alianza que llegará al 20 o 25%, otra que tendrá algo menos, y el MAS  estará satisfecho con tener un 40%, porque así, con una diferencia de 10 puntos o más según la Constitución, dará “knock out” en la primera vuelta.

¿Dónde están las cabezas pensantes de la oposición? ¿Dónde los asesores? ¿Dónde el clamor del pueblo que pide por la unidad? Todos afirmaban que iban en busca de un solo candidato a la Presidencia para derrotar al MAS, pero a la hora de la verdad aparecen cuatro, cinco o seis. Algunos de los postulantes no significan nada porque su votación es simbólica, pero en el caso FRI-Mesa y Demócratas-UN, van directamente a perder si lo hacen por separado. Tal vez, como premio consuelo, logren que el MAS no repita los dos tercios en la Asamblea.

¿Acaso no saben los opositores que lo primero que hay que hacer es sacar a S.E. del poder? No habrá ni profundización de las autonomías, ni federalismo, ni disciplina fiscal, ni educación, ni salud, ni nada, si el MAS sigue gobernando. La oposición está acomplejada porque el MAS le echa en cara de que no tiene programa, que no tiene algo parecido a la Agenda 2020-25, cuando el único programa del MAS es despilfarrar dinero a troche y moche. Así que, sin timideces, lo único en lo que no se debe ceder es en que S.E. está inhabilitado para ser candidato por el resultado del 21-F y que no se le va a reconocer su participación si postula.

Pero, en último caso, si le permiten terciar, porque parece que el TSE está edificado a gusto del MAS como lo está el Tribunal Constitucional (TC), hay que darle dura batalla electoral. Los que dicen que no vale la pena ir a las urnas si S.E. fuerza su candidatura, están en un profundo error, porque sucederá lo que en Venezuela: que S.E. se quedará en el poder y obtendrá todos los curules de la Asamblea. Y nadie moverá un dedo desde el exterior para evitar la dictadura, por si acaso esa es la esperanza de algunos.

Ya se produjo la inscripción de alianzas y no hay nada qué hacer. Pero quedan 11 meses para las elecciones y en ese tiempo se va a ver quién es el aspirante opositor con mayores posibilidades. Es ahí cuando quien tenga menos chance, debería dar un paso al costado, con el tiempo suficiente como para que el pueblo votante sepa a quien hay que darle el voto útil. Entonces, queda esperanza aún como para poder armar un frente ganador contra el MAS, aunque vaya con o sin S.E.

Para que eso suceda es necesario que no haya inquina en la oposición, que cesen los ataques entre opositores porque produce verdadera lástima ver cómo se lanzan pullas hirientes de ida y vuelta entre todos. Es una estupidez que aparezcan en la tv diputados o dirigentes del FRI o de Demócratas y UN, dejándose manipular ingenuamente, para descalificarse entre ellos, cuando los únicos adversarios a batir están en el MAS, que tienen unas colas tan largas como para envolver al país entero.

Las amenazas que S.E. lanza contra sus adversarios son terribles e intolerables en épocas preelectorales y en cualquier otra época. Si los opositores siguen pensando ganarle por separado a quien sea candidato del MAS, que no sean ilusos y que se preparen para que la justicia masista, absolutamente obediente y sumisa a su poder, los comience a cazar, uno por uno, a partir de enero del 2020, peor si S.E. está nuevamente montado en el potro.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Close