Inicio

BOLIVIA: Una revolución en marcha

Entrevista con Evo Morales, presidente de Bolivia desde el 22 de enero de 2006.

Por: Aurelio García

(Politique Internationale No.119/primavera 2008)

Hace dos años, su adhesión al poder desencadenó una enorme expectativa popular. ¿Qué promesas ha cumplido en este momento?

Durante estos dos años, hemos respetado punto por punto todas las promesas que hicimos durante la campaña electoral. Ningún otro gobierno en la historia de Bolivia ha demostrado que respeta sus compromisos. 

Hemos nacionalizado el petróleo, lo que nos ha permitido mejorar significativamente el nivel de vida de la población – sin ahuyentar la inversión extranjera -, a pesar de lo previsto por nuestros adversarios. 

A través de la nacionalización, hemos sido capaces de financiar un importante programa para luchar contra la deserción escolar. De la misma manera, hemos creado un refugio para las personas de más de sesenta años. A los ojos de los europeos, estos avances pueden parecer modestos. Los jubilados en Europa cuentan con la seguridad social, que ayuda a la educación… pero aquí en Bolivia, nada de esto había existido antes de nosotros. 

Hemos hecho la reforma agraria, hemos iniciado un proceso de redistribución de la tierra, a pesar de la oposición violenta de unos pocos grandes terratenientes y los especuladores que tienen latifundios de 50.000 hectáreas o más, mientras que muchos campesinos viven en minifundios menos de la mitad de una hectárea. 

Hemos logrado grandes avances en términos de salud, la vivienda, el progreso social y económico. De hecho, tomaría mucho tiempo para enumerarlos todos.

Sin embargo, lo que hay en sus ojos, ¿cuál es su mayor logro durante estos dos años?

No cabe duda de que se han recuperado nuestros recursos naturales, especialmente el gas, a través de la cual la economía nacional ha logrado un saldo positivo por primera vez en más de cuarenta años. Esta reforma también ha dado como resultado un aumento en la historia de nuestras exportaciones y un aumento en nuestras reservas, que pasaron de los mil millones de dólares – el nivel en que se estancó en las últimas décadas – a más de seis mil millones de dólares en 2007. 

Sin embargo, creo que nuestra mayor satisfacción, que permanecerá en la memoria de las personas es que vamos a superar el analfabetismo. Vamos a ser sólo el tercer país de América Latina, después de Cuba y Venezuela, que se libre de analfabetismo. Puede medir el tamaño de la hazaña.

Si su gestión es tan exitosa, ¿por qué ahora la crisis? Hablamos de escasez, una alarmante subida de los precios….

La revolución y la transformación democrática que venimos desarrollando ha generado la reacción de las elites que han ocupado el poder económico y político desde el nacimiento de Bolivia, y aún antes. 

La inflación que existe hoy en nuestro país no es un fenómeno local, específicamente Bolivia. En todo el continente, hay un proceso similar, que se explica por el hecho de que los ingresos de exportación son más importantes y más dinero circula. El crecimiento que se puede ver, va siempre acompañado por la inflación. Y no debemos olvidar la dramática caída del dólar. Hay que añadir el aumento de la cantidad de los emigrantes que envían dinero a sus familias en Bolivia, y los fondos que el gobierno libera para mejorar la situación de los niños y las personas de más de sesenta años. 

Además, se deben considerar los graves efectos del cambio climático – como la inundación que afectó el departamento de Beni – en combinación con la creciente demanda de alimentos a nivel mundial, también dan lugar a precios más altos. 

Sin embargo, estos factores – en toda la región – que contribuyen a la inflación se ven exacerbados por la especulación y el boicot que algunos grandes empresarios presentan a mi gobierno. Un ejemplo: Bolivia es un productor de soja, este es nuestro principal producto de exportación agrícola, sin embargo, mientras que los precios de exportación no aumenten, el precio del aceite de soja para el consumo interno casi se ha duplicado.

No es justo que los propietarios de las compañías productoras de aceite traten de obtener ganancias por especular sobre las necesidades de la población. Por esta razón, hemos prohibido temporalmente la exportación de aceite de soja y vamos a mantener la prohibición hasta que de un menor precio en el mercado. Ocurrió justo lo mismo con la harina hasta que elevó el precio, por lo que decidimos importarla directamente. Y en ese momento, los precios comenzaron a disminuir.

¿Quién se opone a su gobierno?

Aquellos que siempre se han beneficiado de la situación. Las familias de los políticos que se han repartido los ministerios y las administraciones; elites que se han enriquecido con la privatización de nuestros recursos naturales y nuestras empresas nacionales en diferentes momentos de la historia y los grandes terratenientes y especuladores de la tierra; y, en general, todos los contratistas que «se alimentan de la bestia». Son estos grupos que rechazan las transformaciones democráticas y deliberadamente exacerban el regionalismo y el racismo contra los pueblos indígenas, y que buscan provocar una crisis en el primer gobierno indígena en la historia de Bolivia.

Estos mismos grupos de hoy exige autonomía para sus regiones….

Sí. De hecho, no buscan la autonomía, sino la separación, una división del país, y fácilmente tomar el control de la riqueza. 

Permítame ser muy claro sobre esto: estamos en favor de la autonomía. Hemos convocado una Asamblea Constituyente que redactó una nueva constitución. Esta Constitución permite diversos grados de autonomía de los departamentos, las regiones y los pueblos indígenas. 

Sin embargo, nuestros adversarios no han reconocido la labor de la Asamblea, que fue elegida democráticamente. Se redactó en cuarenta y ocho horas, un «Proyecto de estatuto autonómico» que busca un nuevo estado. No estoy inventando nada, está escrito en blanco y negro en este «Proyecto» que están haciendo avanzar y que dicen fue aprobado por un referéndum ilegítimo e inconstitucional. Su proyecto muestra que son sus autonomías: para ellos tener su propia justicia, su propia policía, su propia política exterior… En primer lugar, es grave, en segundo lugar, este tipo de conducta tiene un nombre: la sedición.

Hay, de hecho, los rumores de la secesión, incluso la guerra civil…

La situación es bastante delicada, pero no voy a hablar de guerra civil. Lo cierto es que hay un plan de desestabilización para derrocar a nuestro gobierno. Y para poner este plan en vigor, la oposición está tratando de crear un clima de guerra civil. En cualquier caso, se trata de una guerra sucia lanzada contra el proceso democrático, en esta ofensiva reaccionaria, la oposición no duda en utilizar todos los medios para sembrar el pánico.

¿Cuál es la respuesta del gobierno?

No queremos un enfrentamiento violento entre bolivianos, ni siquiera con la sedición, porque ellos también son bolivianos. Nuestras raíces son de la cultura de paz, la vida, el consenso. En nuestras comunidades, las democracias se basan en el consenso. 

En sus provocaciones que han respondido a un llamamiento de diálogo permanente. Hemos propuesto conciliar nuestro proyecto de nueva constitución con su proyecto de estatuto de autonomía, siempre que respeten la integridad territorial y la unidad del país. 

Reconocemos que el capítulo de la nueva Constitución sobre la autonomía se puede mejorar, y podemos acomodar algunas de sus preocupaciones, con el objetivo de garantizar la unidad de Bolivia. 

Por su parte, no han realizado ninguna sugerencia, ninguna propuesta, ninguna legislación que modifique la nueva Constitución y, en última instancia, llegar a un acuerdo. Hemos propuesto nuevas iniciativas para el diálogo, a través del Parlamento, a través de la Iglesia… nunca vamos a renunciar a la idea de establecer un diálogo. Si nuestros intentos no funcionan, vamos a intentar algo más, hasta lograr la solución pacífica del problema.

El establecimiento de la Asamblea Constituyente y la redacción de una nueva Constitución han sido uno de los puntos focales de su campaña y uno de los problemas más graves que enfrenta su gobierno. Sin embargo, han experimentado un gran éxito de trabajo en virtud de la antigua Constitución, aún en vigor. Entonces, ¿por qué cambiarla?

Esto es una necesidad histórica. No sólo escribir una nueva constitución para sustituir a la actual. Esta constitución será la primera en reconocer los derechos de los indígenas – derechos que forman parte de la reciente Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. La otra razón de modificar la Constitución es nuestro deseo de fortalecer la democracia y establecer una democracia representativa, participativa, directa y de la comunidad. 

Queremos poner fin a la distribución de las cuotas de espacios de poder entre los diferentes partidos políticos, incluso en el poder judicial e incluso en la composición del Tribunal Constitucional. Los responsables de estas posiciones deben ser elegidos por sufragio universal para que los poderes sean verdaderamente independientes. También necesitamos una nueva constitución para «grabar en piedra» la nacionalización de nuestros recursos naturales y la recuperación de las empresas estatales. He dicho que la nueva Constitución reconoce tres formas de propiedad: la propiedad privada, la propiedad pública y la propiedad comunitaria; todas son complementarias.

Todo el mundo no está de acuerdo: sus oponentes le acusan de redactar una nueva constitución para otorgar más poder e instalar la Presidencia para la VIDA AETERNAM

Estos ataques son una parte integrante de la «guerra de mentiras» que la oposición ha puesto en marcha para bloquear el proceso democrático. La verdad es que, en la nueva Constitución, el presidente tiene menos poder que en la actual Constitución.

Un ejemplo entre muchos: el día de hoy, si un ministro es cuestionado y censurado por la Cámara de Diputados, el presidente no está obligado a despedirlo. Pero en la nueva Constitución, y cito textualmente, «la censura (por el Parlamento) tendrá como resultado la destitución del ministro o los ministros.» Otro ejemplo: la actual Constitución permite al presidente ser reelegido varias veces con la única condición de que no es sobre una base continua. Por lo tanto, en el siglo pasado, tuvimos un presidente elegido cuatro veces. Pero en el nuevo texto constitucional, la misma persona puede ser elegido presidente dos veces, pero nada más, esa es la Constitución que queremos. En nuestra tradición indígena, se práctica la rotación de la oficina.

¿Cuáles son sus aliados estratégicos dentro y fuera del gobierno?

Un analista político dijo que antes el poder era ejercido por los empresarios, la iglesia y los partidos políticos, mientras que hoy es garantizado por los movimientos sociales. Estoy de acuerdo con este análisis, simplemente me reformula mi principal aliado, el pueblo. Es con él y para él que hemos puesto en marcha un proceso de cambio.

¿Le han cambiado la vida de algunos de sus compatriotas? Si es así, ¿cómo?

No sólo «algunos” … sino todos los pueblos indígenas que hasta ahora van con la frente en alto y con dignidad y orgullo, porque saben que pueden ser gobierno, y para todas las personas que los gobiernos neoliberales nunca han hecho.

¿Qué piensa usted que es el más complicado de resolver en Bolivia? ¿Tiene usted planes para hacerles frente?

Hay dos problemas que Bolivia arrastra desde hace más de quinientos años: el racismo y el colonialismo. Cuando llegamos al gobierno, nos dicen que la primera tarea de descolonizar el estado, y estamos haciendo esto. Sin embargo, cinco siglos de racismo, relaciones coloniales, el desprecio por los nativos no se pueden desmontar en dos años de gobierno. Será un proceso largo. Todas nuestras acciones están en consonancia con la descolonización. Si nuestros recursos fueron nacionalizados fue para poner fin al saqueo colonial. Si establecemos planes de alfabetización es para el pueblo y la emancipación de sí mismos y salir de su estado de dependencia y sumisión. Si escribimos una nueva Constitución es para poner fin a la exclusión y el racismo.

Contrariamente a lo que ha dicho anteriormente, las diversas nacionalizaciones que se han hecho parecen haber despertado la desconfianza de los inversores extranjeros: ellos dicen que no hay certeza en Bolivia. ¿Es esto cierto?

Cuando se anunció la nacionalización, los empresarios y los políticos han levantado los brazos al cielo. Dijeron que íbamos a perder la inversión extranjera. Pero repito, esto no es en absoluto lo que ocurrió, con las nacionalizaciones, que han recuperado el control de nuestros recursos, no hemos perdido el interés de empresas extranjeras. Por otra parte, la francesa Total fue la primera en firmar nuevos contratos post-nacionalización. 

Permítanme dejar claro que cuando hablamos de nacionalización, no hablamos de expropiación o expulsión. Estamos hablando de una nueva fórmula que define nuestra relación con los inversores. Esta fórmula es muy simple: «Queremos socios, no patrones.» El Estado y las personas merecen respeto, al igual que las empresas legales. Esta fórmula se basa en el equilibrio, la reciprocidad y la confianza mutua.

¿Bolivia es un país interesante para los inversores? ¿Usted invita a los empresarios a invertir en su país?

¡Por supuesto! Tenemos la riqueza y nuestra industria está ahí para desarrollar. La invitación está lanzada, pero, repito, es lanzada a todos aquellos que están dispuestos a cumplir las condiciones que acabo de mencionar. Deseamos garantizar beneficios para el estado y para el pueblo, y un beneficio razonable para el inversor. Para volver a la pregunta anterior, no sólo las empresas que trabajan aquí no se fueron, sino que, además, se firmó el contrato más grande de la minería en la historia de Bolivia. Se trata de un contrato con una empresa india, JINDAL para la explotación de hierro «MUTÚN». Y ahora, charlamos con otras empresas muy interesadas en una eventual participación en nuestro país, como SHELL o las empresas rusas para invertir en la exploración de petróleo.

Las posiciones que ha tomado en relación con el FMI y el Banco Mundial también han tenido algún impacto de la comunidad internacional. Se ha alejado de estas instituciones. ¿Qué pasó después? ¿Es posible vivir sin el FMI?

Repetimos nuestra independencia frente al FMI, por lo que no tenemos más créditos ni como fórmula de ajuste estructural o de estabilización monetaria. En cuanto al Banco Mundial, tenemos con él una relación de colaboración y respeto en la que no hay más limitación: la financiación va a donde la oriente el gobierno y el pueblo de Bolivia.

A propósito de eso, UD. abandonó el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de diferencias relativas a inversiones), dependiente del Banco Mundial…

Nos retiramos del CIADI el 2 de mayo de 2007 porque se trata de una instancia parcializada en favor de multinacionales. De los 232 casos de arbitraje que se presentaron hasta el mes de mayo de 2007 en el CIADI, 230 denuncias fueron presentadas por las multinacionales contra los Estados. La mayoría de las audiencias son privadas. Y en los raros casos en que los Estados han ganado, no obtuvieron ninguna indemnización de las multinacionales. 

Por el contrario, las empresas buscan una indemnización no sólo por lo que dicen que han invertido, sino también por sus futuros ingresos. 

UD. sabe, un abogado en Washington gana 800 dólares por hora. El presupuesto para un caso mínimo (incluidos los honorarios de los árbitros, además de abogados, expertos y viajes) es de tres millones de euros. En Bolivia, esto representa por lo menos 40.000 euros de sueldos.

Quisiera añadir que la antigua Constitución, aún vigente, en los artículos 24 y 135, establece que «todas las empresas en Bolivia se consideran nacionales y estarán sujetas a la soberanía, leyes y autoridades de la República». Sin embargo, el CIADI no es una autoridad soberana de la República de Bolivia.

En la actualidad, la empresa italiana ETI-Telecom se prepara para demandar a Bolivia, a través del CIADI. Su denuncia es justa…

Esto es una demanda injusta. ETI-Telecom ha presentado una petición al CIADI, ya que se aprobó por decreto la formación de un comité para negociar con ellos el rescate de las acciones de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL), que no hace mucho tiempo, pertenecía todavía al Estado. 

Fue en la década de 1990 durante la ola de privatizaciones en Bolivia que ETI-Telecom adquirió la totalidad de las acciones de ENTEL, ahora queremos comprarla de nuevo a fin de recuperar nuestro negocio de telecomunicaciones. ¿No parece ridículo que esta Empresa simplemente nos lleve a pleito porque nosotros le dijimos: “Queremos comprar sus acciones? Por otra parte, el CIADI no tiene jurisdicción para hacer frente a este caso porque fue presentado el 12 de octubre de 2007, casi seis meses después de que renunciamos al Convenio del CIADI”.

Pasemos, si usted lo quiere, a las relaciones internacionales. Hablamos mucho de sus lazos de amistad con Venezuela de Hugo Chávez y con Cuba. ¿Con cuáles otros gobiernos mantienen tales relaciones?

Como se ha repetido con frecuencia nuestro Ministro de Relaciones Exteriores, DAVID CHOQUEHUANCA, desarrolla la «diplomacia de los pueblos» que se basa en la amistad con todos los pueblos. 

Tratamos de fortalecer los vínculos entre los gobiernos y entre los pueblos. En este contexto, mantenemos muy buenas relaciones con casi todos los países – incluyendo, por supuesto, nuestros vecinos.

Estos dos últimos años, los nuevos presidentes de izquierda han sido elegidos en el continente: CORREA en Ecuador, CRISTINA KIRCHNER en Argentina, ORTEGA en Nicaragua… ¿Es una buena cosa para su gobierno a nivel regional?

Evidentemente, ya que son gobiernos que procuran desarrollar una independencia más grande y una soberanía más grande frente a las órdenes del imperialismo y frente a sus organismos como el FMI y el BANCO MUNDIAL.

Usted parece que han logrado algo que parecía imposible hace unos años: el diálogo con Chile.

Hace poco se conmemoró los 129 años de la guerra contra Chile que dio lugar, para Bolivia, la pérdida de acceso al mar. 129 años de alejamiento y controversia. Estos dos últimos años conseguimos acercar a los gobiernos y los pueblos de ambos países para empezar a construir una relación de confianza en un diálogo abierto, sincero y pleno – un diálogo que se centra en particular en nuestra aspiración de recuperar una salida mar.

El jefe del Estado peruano, ALAN GARCÍA, a menudo tiene palabras poco amables cuando habla sobre usted o HUGO CHÁVEZ…

Es triste ver tales resentimientos en un momento tan importante para América Latina. Sin embargo, en la actualidad hay un deseo de unión e integración entre nuestros países nunca antes visto. Incluso la OEA (Organización de Estados Americanos) comienza a actuar de modo soberano y no se someten más a los caprichos de uno u otro país. En este contexto, algunos presidentes se equivocan y están buscando la confrontación. Mi creencia es que tenemos que construir el gran sueño de la unidad de América del Sur y abandonar el lenguaje que sólo sirve para alejar a nuestros pueblos.

El caso entre Colombia y Ecuador impactó a la región, y su nombre fue citado en una carta relativa a INGRID BETANCOURT, que se encontró en la computadora de RAÚL REYES, el guerrillero de las FARC, matado a tiros por las fuerzas colombianas en territorio ecuatoriano. ¿Desempeñó un papel mediador en las negociaciones para lograr la liberación de rehenes de las FARC?

Mi objetivo es contribuir a la solución pacífica de los conflictos en la región, siempre teniendo cuidado de respetar la vida y siempre la búsqueda de una solución humanitaria. Ese es el espíritu que me anima y yo trabajo en esta dirección. De los tristes acontecimientos que tuvieron lugar en la frontera colombiana con Ecuador, algunos han intentado vincular al presidente Chávez y mi persona al terrorismo. 

Las autoridades colombianas han «encontrado» en un ordenador cartas que constituyen la «prueba» de coordinación entre Bolivia, Venezuela, Ecuador y las FARC. Estas acusaciones no son nuevas. Siempre he sido llamado narcotraficante o un terrorista. Anteriormente, se referían a los líderes sociales como «comunistas» y que fueron tratados los narcotraficantes y ahora terroristas. Todas estas manipulaciones tienen un objetivo: romper la unidad de América Latina que empezamos a construir. Volviendo a su pregunta, les digo solemnemente que voy a estar siempre dispuestos a desempeñar un rol mediador para evitar la violencia y la guerra.

Y fuera de América Latina, ¿hay gobiernos de otros países que considere como aliados privilegiados?

En general, cada vez que participo en un acontecimiento internacional, siento el apoyo y la amistad casi de todos los dirigentes que encuentro. Percibo la preocupación y la solidaridad de unos y otros. Me doy cuenta que desean que el primer presidente indígena de Bolivia obtenga el éxito, para que los problemas graves de pobreza, de discriminación y de exclusión que conoce mi país sean sobrepasados.

Por otro lado, ¿hay gobiernos que considera como enemigos?

Yo no hablo de «enemigos». No considero ningún país, ningún pueblo como un enemigo. De vez en cuando, nos preocupan ciertos comportamientos -que, es de esperar, siguen siendo aislados- de los funcionarios de gobiernos extranjeros. Pero quiero creer en la buena fe de los gobiernos.

¿A qué se refiere?

Por ejemplo, el hecho de que recientemente un pasante de la Embajada de EE.UU. en Bolivia reveló que uno de sus superiores le había pedido espiar a los ciudadanos cubanos y venezolanos que vivían en este país. También hay rumores de que la Agencia de ayuda americana para el desarrollo USAID financia grupos de la oposición que buscan desestabilizar mi gobierno…

El año pasado, Bolivia recibió al Presidente iraní MAHMOUD AHMADINEJAD. ¿Cuál es su posición en relación con este Estado?

Tenemos relaciones con Irán, al igual que con todos los demás países. Casi todos los países latinoamericanos tienen relaciones con Teherán, no vemos ninguna razón por la cual Bolivia no podría haber. 

El gobierno iraní ha prometido la instalación de industrias lecheras en Bolivia. Nuestro interés es primordialmente comercial, pero al mismo tiempo, tratar de contribuir a un clima de diálogo, paz y relajación en el mundo.

¿Qué diría en este momento a la comunidad internacional?

Creo que la comunidad internacional tiene un papel muy importante que desempeñar en la situación actual de Bolivia. Es fundamental que sumerja su mirada en el corazón de América del Sur para impedir que prosperen las actitudes separatistas porque éstas producirán, inevitablemente, la enemistad, la miseria y desestabilización. 

También me gustaría que la comunidad internacional les diera a entender a todos aquellos que no quieren el diálogo, que es la única solución. ¿Es razonable desear que la oposición respete el imperio de la ley y la unidad del país?

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba