EconomíaInicio

El gas proviene aún de campos hallados entre 1979 y 2004

Expertos dicen que en los últimos 13 años no hubo descubrimientos comerciales.

Lidia Mamani / La Paz

El país aún vive y depende  de la producción de gas natural de campos descubiertos entre 1979 y 2004, según información   recopilada de  Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). 

En los 13 años del actual Gobierno, sólo se puso en desarrollo el campo Incahuasi, se amplió la producción de Margarita y se sobreexplotaron otras áreas, coincidieron expertos.

El analista Hugo del Granado, explicó que desde 1979, por ejemplo, se descubrieron  campos como Espino, Tacobo, Tundi, todos en  Santa Cruz (ver gráfica).

Mientras que en la década del  90, YPFB  encontró  San Alberto; Petrobras el campo   Sábalo en 1998,   y el mismo año Margarita, a cargo de   Maxus.  A la fecha los dos primeros  yacimientos  están en etapa de declinación.

La producción de San Alberto, hasta agosto de 2018 fue de 3,51 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas y 2.700 barriles por día de líquidos, cuando en 2013 alcanzó un pico de 11,74 MMmcd y 6.790 barriles día. 

En una nota de prensa de diciembre de 2018,  el ministro Luis Sánchez declaró que en los últimos años, “(…) se descubrieron 17 nuevos campos, entre ellos: Carrasco Footwall, El Dorado, Percheles, Huacaya, Itaú, Curiche, Aquío, Incahuasi, El Dorado Sur, Carrasco Este, El Dorado Oeste, Junín Este, Colorado, Boquerón Norte, Colorado Sur, Los Sauces Sur, Palo Marcado.

Sin embargo, la historia de algunos campos mencionados anteriormente señala  que fueron descubiertos en décadas pasadas. Es el caso de Dorado en 1992 por la   empresa Gulf Oil; Curiche, en 1971; Aquío, en 2004 por la empresa  Total.

También está el  yacimiento de  Itau, en Tarija, operado por Total desde 1998 o Junín, en Santa Cruz por   YPFB desde 1991.

Según Del Granado,  los únicos  nuevos descubrimientos de los últimos años son los ubicados  en las áreas de Huacareta y Azero con contratos  suscritos por   British Gas y Total. 

“En Huacareta se está perforando lentamente el pozo Jaguar pero extrañamente en Azero no se iniciaron los trabajos. Esta laxitud de las empresas demuestra la falta de coincidencia de sus intereses con las políticas del Gobierno”, observó.

En su criterio, todas los estudios indican que el potencial de Bolivia es de por lo menos 50 trillones de pies cúbicos (TCF), pero lo que “falló” en la gestión del actual gobierno es la política petrolera y, particularmente, la  exploración al ponerse  barreras al ingreso de la inversión privada. 

“No hay que olvidarse que en los últimos 13 años, sólo dos empresas nuevas ingresaron a Bolivia: YPF, que recién firmó un contrato en 2017, y Gazprom, éste no tiene suscrito ni un sólo contrato de servicios. Lo que tiene que cambiarse son estas políticas, cosa que este Gobierno se rehúsa a hacerlo”, precisó.

Para el  exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, en los últimos 13 años, la actividad exploratoria ha sido insuficiente y la geología no nos ha sido favorable. “En Bolivia en los últimos 13 a 14 años la actividad exploratoria no ha sido suficiente y más aún la geología no nos ha sido favorable en la exploración realizada. Este 2019, vamos a cruzar los dedos para que tengamos descubrimientos comerciales en Boyui, Caranda Profundo, Jaguar y Sipotindi todos buscando gas natural. No hay nada en proyección por petróleo por lo que continuarán las importaciones de líquidos”, advirtió.

En criterio del investigador de la Fundación Jubileo, Raúl Velásquez, explicó  que Margarita  se conoció en 1998, pero la producción se inició en 2003 en tres pozos.   En los años siguientes se perforaron otros  que fueron útiles para desarrollar el bloque  Margarita-Huacaya, ubicado entre Tarija y Chuquisaca. 

Destacó que de   1998 a 2003, la virtud fue crear las condiciones para promover inversión en exploración  y  entre 2009 y 2011 se pudo  construir la planta de procesamiento de gas natural en el campo Margarita, que permitió quintuplicar la producción.

Para los expertos las tareas de exploración que se encararon los últimos 13 años, sólo arrojaron pozos secos, negativos o sin poder ser declarados comerciales.

Los expertos destacan que los campos que actualmente soportan la producción de gas están en operación hace más de 20 o 30 años y se encuentran en fase de declinación. Por eso, la oferta de gas que en 2014 llegó a un pico de 59,3 MMmcd, bajó a 50 ,9 MMmcd en 2018.

El campo Incahuasi, que fue descubierto en 2004 por Total, no pudo entrar en operación hasta 2016 debido a conflictos sociales y regionales. Actualmente aporta más de siete MMmcd a la producción total.

Los otros yacimientos en los que se sustenta la oferta son Margarita y otros en el sur.

Gobierno defiende 23 descubrimientos

En agosto de 2018, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, aseguró que un total de 23 nuevos campos y reservorios fueron descubiertos desde 2006.

“No hay peor ciego que el que no quiere ver”, dijo entonces y mencionó que el propio informe de la empresa canadiense Sproule, que certificó las reservas de gas en 10,7 TCF, al 31 de diciembre de 2017, destaca el descubrimiento de nuevos campos y reservorios.

Según la autoridad desde 2006 se descubrieron 17 nuevos campos y seis reservorios. “En toda esta certificación, todos estos son campos y reservorios nuevos, pero además hemos optimizado el factor de recobro con sistemas de comprensión en campos importantes, en Sábalo y San Alberto”, destacó Sánchez.

En el listado de los nuevos reservorios están el campo Carrasco, hallado en 2006; El Dorado, en 2007; campo Huacaya, en 2008; Itaú en 2009; Aquío en 2011, entre otros.

 Además resaltó que los volúmenes encontrados en el campo Margarita-Huacaya son resultados de las nuevas inversiones. 

“Si bien Margarita es un campo descubierto hace tiempo, estos nuevos hallazgos son fruto del trabajo conjunto realizado en la fase de exploración y desarrollo en los  prospectos Boicobo, Ipaguazu y Boyuy, los cuales se llevaron adelante bajo la tuición del Ministerio de Hidrocarburos y Energía y de YPFB”, enfatizó.

En ese contexto citó que en 2013, Margarita certificó 2,8 trillones de pies cúbicos (TCF) de reservas de gas natural, volumen que subió por encima de 3,5 TCF.

“Estos volúmenes son resultado del Plan Inmediato de Exploración impulsado por el Ministerio de Hidrocarburos y Energía y YPFB con 86 proyectos en 63 áreas. El trabajo de exploración que hizo el Gobierno es importante, recordemos que en 2009 las reservas eran de 9,94 TCF, el 2013 se incrementó a 10,45 TCF y en 2017 subió a 10,7 TCF, resultado de la exploración”, insistió la autoridad ante las críticas de analistas y exautoridades.

Fuente: paginasiete.bo

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba