ActividadesArtículosDaniel A. Pasquier RiveroInicio

Revista España Rotaria N 96: “Un liderazgo necesario. ¿Podrá surgir de las juventudes rotarias bolivianas?”

Artículo publicado en la Revista España Rotaria N 96; el ICEES a nombre del Dr. Daniel A. Paquier Rivero agradece la difusión de nuestros pensamientos.

Daniel A. Pasquier Rivero

La visita de los esposos Fraile-Fernández a Santa Cruz (Bolivia) ha sido motivo para intercambiar criterios y opiniones sobre variados temas sociales tan importantes como sensibles a nuestra sociedad: La pobreza, la justicia, la igualdad, los derechos humanos. Todos ellos encontraron espacio en tertulias donde, además, ambos rotarios sugerían, proponían, planificaban sin cesar, con gran entusiasmo, actividades orientadas a colaborar buscando soluciones. Todo salpicado de buen humor. Sin duda su paso dejará huella. Y su entusiasmo, aún más.

Paradojas del subdesarrollo. Pobreza donde todo abunda: territorio, bosques, agua, minerales, hierro, gas, litio y un largo etcétera, ¡Y pobreza extrema!, la que se corrige estadísticamente con pasar de un dólar diario a dos dólares diarios. Claro que ese “pequeño” detalle no es significativo en la vida real. Si el gas que exportó Bolivia en los últimos años llegó a multiplicar su precio, del 2006 al 2014, un 500 %, esto no se tradujo en mayor cobertura social, en mejor educación, servicios de salud universal, ni empleo. Según la CEPAL, el 2015, uno de los mejores años, el 22 % del empleo era formal, y el 78% era informal, es decir, no estable, donde no hay jubilación, no hay ahorro: ese trabajo no es digno.

Sólo la educación nos hará libres. Sí, aunque oficialmente el analfabetismo ha sido erradicado, solo el 27 % de mayores a 19 años ha vencido el nivel primario, 38 % el secundario y 27 % alcanza el terciario o superior. Tomando en cuenta que el 59.6 % de la población boliviana tiene menos de 30 años, y que los niños trabajan legalmente, muchos como único sostén de la familia, desde los 14 años, pinta el panorama completo de una sociedad donde impera la inequidad y la injusticia.

Y sólo en una sociedad libre podremos desarrollar nuestros talentos y capacidades; encontrando el espacio y el reconocimiento para cada una de las habilidades que aguardan esperando una oportunidad en personas y pueblos. Todos los valores que las ansias de poder, la codicia, la ignorancia y el egoísmo en sus múltiples formas han hecho inútiles.

Nos falta liderazgo, personal y colectivo. Gente que tenga ojos y piel para ver y sentir detrás de todas esas realidades lacerantes en las que conviven millones de seres humanos, compartiendo todos los ecosistemas que nos rodean, la oportunidad para aplicar inteligencia y así aprovechar mejor los recursos de los que disponemos, y voluntad, una poderosa voluntad para hacer el bien. Líderes que sobre todo orienten su accionar, y su vida, al servicio de los demás. No hay fórmulas mágicas, ni falta que hacen. Con honestidad, constancia, conocimiento, y amor a los demás, tiene que ser suficiente. Desterrar el egoísmo, la corrupción, el abuso del poder transformará nuestra sociedad y nuestro mundo.

¡Los rotarios tienen mucho que hacer!

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Cerrar
Botón volver arriba