ArtículosInicioJimmy Ortiz Saucedo

LA POLICÍA DEL MAS, TOCA FONDO

Jimmy Ortíz Saucedo

() Noticia: Aguilera asume entre el recelo en Santa Cruz y sus logros en La Paz (El Deber 16-04-19).- Exactamente 10 años después de la intervención en el Hotel Las Américas que derivó en el caso de supuesto caso terrorismo, en el cual fungió como investigador, Aguilera asumió ayer como director de la FELCC en Santa Cruz, en medio de cuestionamientos del Comité Cívico que considera su designación como un mensaje de que la persecución a los cruceños continúa.

() Comentario: La policía es una institución vital para los Estados, es la última barrera de la sociedad civilizada.

El artículo primero de ley Orgánica de la Policía, expresa: «La Policía Boliviana es una Institución del Estado que cumple una función de servicio público, esencialmente preventiva y de auxilio, que fundada en los valores de Seguridad, Paz y Justicia en forma regular y continua coadyuva a preservar el ordenamiento Jurídico del país, para asegurar el normal desenvolvimiento de todas las actividades de la sociedad». Su artículo quinto reza: «La Policía Boliviana depende del Presidente de la República, por intermedio del Ministerio del Interior, Migración y Justicia» (Gaceta oficial).

Si bien la policía boliviana no era un dechado de virtudes, desde la llegada al poder del populismo cocaleroa se ha deteriorado significativamente. Una rápida revisión de los medios, nos da los siguientes resultados:

Exjefe policial boliviano preso por narcotráfico, vinculado con ‘El Chapo’ Guzmán (Expansión 09-03-15). Sorprenden a policía con uniforme totalmente ebrio (Erbol 09-05-17). Caen tres jefes policiales por la corrupción en los exámenes de admisión a Anapol (ATB 18-01-19). Suspenden a policías por supuesta violación en cárcel de Rurrenabaque (El Deber 11-03-19). Los 20 escándalos de la Policía de los últimos años que dilatan una reforma (Página Siete 25-03-19). Un sargento de la Policía cae con 125 kilos de droga en Oruro (El Deber 17-04-19). Desde sargentos hasta generales, en 10 años, el narcotráfico enlodó a 14 policías (Página Siete 22-04-19). Y no es todo.

El panorama es simplemente desolador. Esta importante institución republicana está pasando por uno de los peores momentos de su historia. Hoy la gente no confía más en ella: ver un policía en las calles no inspira confianza, esto implica un altísimo grado de indefensión de la ciudadanía. En suma, la policía no está cumpliendo la función para la cual fue creada.

No me queda duda, la politización es la principal causa de su deterioro. Cuando la wiphala apareció como parte del emblema policial, muchos supusimos lo que esto significaba, y no nos equivocamos. A partir de ese momento la policía dejó de ser la policía boliviana, para transformarse en la policía del MAS. La dictadura del jefazo así la necesitaba, para llevar adelante su gobierno autoritario y abusivo. La masacre del Hotel las Américas la mostró en todo su trágico esplendor.

En el caso de Santa Cruz la figura se complica aún más, dado que la gran mayoría de los policías proceden de occidente. Son ciudadanos de otra cultura, que desconocen nuestra realidad y forma de ser. Varios de ellos, incluso, tienen contra nuestra gente una actitud marcadamente racista, discriminatoria y petulante. 

Necesitamos una policía Departamental. Un País autonómico necesita una Policía Autonómica (blog.jimiortiz 9-12-11), es así de obvio. Y tarde o temprano llegará, cuando la democracia vuelva; cuando la autonomía por la que voto el pueblo deje de ser una ficción constitucional y se materialice. 

La Policía Nacional siempre fue para los cruceños una fuerza de ocupación; ya nos cansamos de ello. Nos cansamos que solo vengan a «melear» al pueblo. Necesitamos una verdadera policía nacional, con cantidades importantes de Cambas, Collas y Chapacos en sus filas, no solo de Collas. Necesitamos una policía respetada en la que podamos confiar, como confía, por ejemplo, el pueblo chileno en los Carabineros de Chile. O como la policía colombiana, que tiene al General Oscar Naranjo, considerado el mejor policía del mundo (El País 23-10-10). 

Finalmente, sostengo con absoluta certeza, que mientras el MAS gobierne, no será posible tener una policía como Dios manda. Por tanto, la única forma de cambiar de policía, es cambiando de gobierno.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Cerrar
Botón volver arriba